“Si no pagas no te ponen en la Radio Pública”
Entrevistas / Rata Negra

“Si no pagas no te ponen en la Radio Pública”

Ángela Álvarez Marcos — hace 1 año
Fotógrafo — Miguel Vargas

Lo nuevo de Rata Negra, Justicia cósmica (La Vida Es Un Mus / Beat Generation, 2018) llega no mucho después de su primer larga duración, Oído absoluto (La Vida Es Un Mus, 2017). Ellos son el núcleo duro de Juanita y Los Feos y la sección rítmica de La URSS: Violeta, Fa y Pablo. No hace falta más que tres personas para transportar al oyente a paisajes decadentes y hostiles. Como protagonista, el de las canciones de Rata Negra es el antihéroe atormentado que esta vez regresa para repartir justicia más allá de los confines de la tierra.


Parece difícil hablar del grupo sin mencionar a Juanita y Los Feos. ¿Pero cómo definirías Rata Negra como proyecto autónomo?
(Violeta) Es lo que nos sale, lo que sabemos hacer. Fa y yo llevamos haciendo música desde el instituto. Cuando éramos pequeños, quedábamos y hacíamos música en casa. La grabábamos con una grabadora y nos hacia gracia. De hecho, grabábamos pistas con dos grabadoras. Cuando empezó Rata Negra estábamos muy obsesionados con eso, con que tuviese un sonido autónomo y que nadie lo identificase con otra cosa. Estábamos preocupados porque no se pareciese en nada a Juanita y los Feos, pero al final es inevitable. Es que es mi voz, somos las dos personas que componíamos. Sabíamos que íbamos a acabar sonando parecido.

Para la grabación y producción habéis contado con Paco Loco, productor ecléctico donde los haya. Ha producido desde a Australian Blonde y Nacho Vegas hasta a Mikel Erentxun, Airbag o Hinds. ¿Por qué os decantasteis por él?
(Violeta ) Con Juanita ya habíamos producido un disco con Carlos Hernández, lo que en su día si que le chocó bastante a la gente porque el tío era un abanderado del indie, y a nosotros no nos gustaba en absoluto el indie, pero nos gustó muchísimo el resultado y queríamos conseguir algo parecido. Queríamos trabajar también con un gran productor y pensamos que Paco era el ideal.
(Fa) Nos pusimos a buscar en España y es que estaban Carlos Hernández, Paco Loco y Santi García.
(Pablo) Después de conocer a Paco y sus gustos musicales, lo que te sorprende es que haga cosas como Enrique Bunbury. Porque él en realidad es una persona a la que siempre le ha gustado el indie de los noventa y el punk.
(Fa) Mola porque es una persona a la que se ve que le gusta mucho la música y que está claro que es su pasión y que el tío montó el estudio por eso. Y lo que pasa es que tuvo el éxito de Australian Blonde en los noventa y a raíz de eso yo creo que ha grabado de todo, desde indie hasta cosas más comerciales.
(Violeta) Es que parece que la única música que genera dinero en este país es el indie, entonces yo creo que la única gente que se puede gastar pasta en una buena producción es esa, pero no debería de ser así. También mola sonar guay, aunque hagas ruido.

¿Qué ha aportado Paco al disco? ¿Ha vuelto a Rata Negra menos oscura?
(Violeta) Hemos aprendido mucho de él, pero íbamos con las ideas muy claras. Lo que pasa es que sí que suena súper diferente del anterior. De hecho, yo creo que suena más sucio.

“Con el primero queríamos una producción a lo Ramones. Y en este le dijimos a Paco Loco que queríamos sonar como Nirvana”

Canciones como Sombras, En su boca el veneno o Encerrada, comienzan con potentes riffs rockeros. ¿Esta reivindicación de la guitarra ha sido intencionada?
(Fa) Lo que pasó con la guitarra es que hacíamos varias tomas y yo pensaba que era en plan “Repítela, que te ha quedado mal”. Pero luego resultaba que luego Paco usaba todas. Había como ocho capas de guitarra que era la misma canción tocada dos o tres veces, pero la misma canción.
(Violeta) También en el primero estábamos súper flipados con que queríamos una producción muy a lo Ramones. Entonces queríamos que la batería y el bajo sonasen por encima. Y en este le dijimos a Paco que queríamos sonar como Nirvana, así que eso es lo que ha salido de ahí.
(Fa) Aunque muy como Nirvana no suena…

¿Cómo pensáis trasladar estos arreglos al directo? No dejáis de ser tres.
(Violeta) A mí me preocupa porque siempre he querido sonar lo más honesto posible, y la verdad es que creo que el disco, aunque haya 25 guitarras, es bastante honesto. Al fin y al cabo, aunque haya capas, está grabado en directo y con nuestros amplis. Es como tocamos.
(Pablo) Tocamos fuerte y alto.
(Violeta) También como la melodía de la voz nunca para, podría considerarse un cuarto instrumento.
(Fa) Podría ser como lo que haría un teclado o una guitarra.

Nada va a permanecer dorado tiene una deriva más pop. ¿Buscáis esa variedad en el disco?
(Violeta) Esto fue porque Pablo estaba flipado con los Replacements y con Hüsker Dü. Hubo un mes que sólo se oía Green Eyes de Hüsker Dü y Unsatisfied de Replacements. Eran baladas, y como nunca habíamos hecho una balada, dijimos “Tenemos que hacer una balada”, y Fa la consiguió hacer.
(Fa) Me parece una chorrada cerrarse a un estilo, me gusta la libertad.
(Violeta) Con Juanita y los Feos era igual. Nos flipa que cada canción suene a un estilo diferente.
(Pablo) Además, fue un poco por quitarnos el estigma, porque al principio era como “No puedes ser pop por Juanita y los Feos”. Pues si suena pop, suena pop y no va a sonar pop nunca porque somos nosotros tres tocando a un volumen que te cagas. Pop no va a sonar.

El disco lo editan el sello inglés La Vida Es Un Mus y Beat Generation. ¿Cómo surgió vuestra relación con ellos?
(Violeta) La Vida Es Un Mus ya había sacado el último de Juanita y Los Feos y a Beat Generation ya los conocíamos también por haber trabajado con Munster. Tiene una distribución de la hostia. Queríamos seguir con La Vida Es Un Mus porque gracias a ellos de pronto te conocen en Japón, en Estados Unidos… Es curioso porque a nosotros nos conocen más fuera de España que en España. Y yo creo que es por la distribución que tiene el sello.

Respecto al arte del disco, es como si la rata de la portada de vuestro primer EP Corasones se hubiera personificado en el típico “triunfador” con chalet, jardín y cochazo. ¿De quién es obra y qué queréis transmitir con ella?
(Pablo) La portada la ha hecho Fa. Cuando sacamos el primer disco, Oído absoluto, por la portada los medios decían “la banda de goth de España”.
(Violeta) Como era en blanco y negro y salía una catedral gótica, pensaban que era de temática oscura.
(Pablo) La portada de Corasones es un homenaje a la banda Dead Moon.
(Fa) A mí me gustaba el hecho de salir nosotros en la portada, pero la idea no cuajó.

En las letras hay críticas al narcisismo (Es única, Te elevas), derrotismo y poca fe en la humanidad. Menos humor y más misantropía que en las de Juanita y Los Feos. ¿Os habéis vuelto más jeiters?
(Fa) Nos hemos vuelto mayores (risas). Cuando te haces mayor, pierdes el sentido del humor.
(Violeta) Yo he hecho un esfuerzo súper grande por volver a esa dinámica y también por eso el cambio de portada. A mí esta me recuerda un poco más a Pesadilla adulta (Munster, 2011). Me di cuenta de que Juanita gustaba mucho porque era gracioso y Rata Negra no tenemos ni puta gracia. Es como mucho más poético. Y yo dije, “Joder, quiero seguir diciendo gilipolleces”. En el disco nuevo hay muchas canciones que han vuelto a la ironía.

Habéis girado por Europa y recientemente por Norteamérica. ¿Cuál ha sido vuestra experiencia?
(Violeta) Hemos estado en Canadá y en la Costa Este. Lo montamos nosotros, pero nos resultó muy fácil porque allí nos conocen por el sello. Gracias a ellos hemos salido mogollón, hemos estado en muchos festivales de Europa, en Berlín, Copenhague, Londres… Hemos tocado en sótanos de casas, en espacios autogestionados y centros sociales que igual en el más grande cabían 150 o 200 personas. Pero aun así nos ha ido bastante bien, hemos conseguido recuperar el dinero y hemos vendido todo el merchandising que habíamos hecho, así que ha sido muy emocionante. A mí me emociona más eso que ir a sitios grandes. Me flipa de pronto estar tocando en el salón de una casa y que la gente se sepa todas tus canciones y luego lleguen y te den todo el dinero que llevan encima y te compren el disco.
(Fa) En EEUU tienen una idea de la música súper guay. Es una cosa que forma parte de la vida, de la sociedad.
(Pablo) Allí se valora la música. Compaginas tu actividad musical con tu trabajo de camarero y le dices a tu jefe, “Me voy de gira” y no va a pensar “Ah, se va de gira, el típico vago”. Allí es otra profesión digna. Aquí se lo toman como el pito del sereno.

“Me flipa estar tocando en el salón de una casa y que la gente se sepa todas tus canciones, te den todo el dinero que llevan encima y compren el disco”

¿Cómo veis la salud del punk actualmente? Están saliendo propuestas interesantes como las de Sonido Muchacho.
(Violeta)
Me mola mucho que Sonido Muchacho de pronto esté teniendo este boom porque llevaba muchos años trabajando en el underground y de pronto lo ha empezado a petar con determinados grupos que a mí también me flipan como Sierra, Carolina Durante o La Plata.
(Fa) Pero hay gente que no lo consideraría punk.
(Pablo) Somos colegas de gente de la Plata y de Sierra y no creo que ellos mismos se consideren punk. Los sellos de punk de la península están en “la alcantarilla”, más abajo del underground.
(Violeta) A mí me revienta cómo funcionan las cosas en este país. Se da tan poca cobertura a los grupos… Hay muchísimas bandas de punk, pero están en el underground porque si no consigues un sello, una editorial o un promotor, parece que nadie te hace ni puñetero caso. Con el disco de Juanita, Pesadilla adulta, nos pasó que lo sacamos con Munster y teníamos la editorial con Warner, entonces de pronto nos llamaban a nosotros. No nos moló la experiencia, así que el siguiente disco lo sacamos con La Vida Es Un Mus y no nos llamó nadie. No se le dio cobertura, no salió en prensa, no nos pusieron en la radio… Cuando El final, de Pesadilla adulta lo han puesto mil veces en Radio 3. Sin embargo, el siguiente disco, cero. Y a mí me da mucha rabia que funcione así. O sea, si no te “pago”, no me pones en la radio, en la radio pública. Pero luego a la vez estas radios promueven que dan a conocer la música independiente. Es como…, sí, la música independiente, pero ¿qué música independiente?

Para que vayamos poniendo el circulito rojo en nuestras agendas, ¿cuándo podremos escuchar Justicia cósmica en directo?
(Violeta) Ya hay fecha. En Madrid, el 18 de enero en la Wurlitzer Ballroom.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies