Que hable la música
Entrevistas / Ben Harper & The Innocent Criminals

Que hable la música

Redacción — 02-04-2003
Fotógrafo — Archivo

Empezó teloneando a los grandes (recuerden, por ejemplo, su actuación junto a Pj Harvey) para darse a conocer, hasta que, después de un bautismo discográfico austero, simple y de cadencias roots (“Welcome To The Cruel World”), dio un gran salto para alcanzar su cima creativa. Con “Fight For Your Mind” comenzó el proceso evolutivo, potenciándose su capacidad por englobar en un estilo propio infinidad de influencias. Al consabido folk y al reggae se les unió el soul o el gospel, con la electricidad llamando a la puerta con la cautela suficiente para no incomodar. Aquel fue un disco casi redondo, pero lo mejor estaba por llegar. A la tercera fue la vencida y, con “The Will To Live”, Ben Harper dio forma a un disco perfecto al que ni le faltaba ni le sobraba nada.

“Estoy contento de que mucha gente joven haya podido conocer quiénes son y eran The Blind Boys Of Alabama”

A continuación, The Innocent Criminals tomaron gran parte del protagonismo. La banda de acompañamiento que se mantiene junto a él hasta el día de hoy empezó brillando en “Burn To Shine”. Sólo que quizás se apresuraron demasiado y el resultado fue algo irregular. Para “Diamonds On The Inside” se han tomado su tiempo y se nota. Suena más elaborado y más rico estilísticamente. A un serio, tajante y escueto Ben Harper (en la línea de Mark Lanegan) le tuvimos al teléfono, aunque resultó difícil sonsacarle demasiado. “Lo grabamos al lado de donde vivo, en Hollywood. En tres meses lo dejamos acabado y el proceso de grabación del disco muy relajado”. Ahora, quién quiera saber más sobre el disco tiene dos opciones: imaginárselo o acudir a otro periodista que tuviese más suerte que quien suscribe este artículo. “No preguntes nada sobre el disco, porque no pienso hacer tu trabajo. Tú eres el que debes hablar sobre ´Diamonds On The Inside”. Ni el mismísimo Ryan Adams hubiese soltado una perla de este calibre. A trabajar se ha dicho. En todo caso, el quinto disco en estudio de Ben Harper es su obra más variopinta y espiritual hasta la fecha. El primer tema y primer single, “With My Own Hands”, es un reggae demasiado largo y poco acertado para abrir el disco. Y es que, en general, el orden es algo inconexo, con dos piezas de guitarras duras casi al final, dejando escapar de buenas a primeras un hit en alza como “Amen Omen”. ¿Virtudes? Pues todo lo restante, con un rosario de recursos e influencias inagotable. Tuvimos ocho minutos más de entrevista, durante los que pudimos abordar alguna otra cuestión. Obviamos que está promocionando un nuevo disco, aunque se le escapó algún comentario sobre la producción. “He prescindido de JP Plunier porque esta obra la tenía muy metida en mi cabeza y sólo yo podía reproducir lo que andaba buscando”. Estamos ante el mismo caso de Ani Difranco (les aseguro que ella es mucho más simpática y educada), artistas ambos sumamente inquietos que necesitan estar siempre involucrados en éste y aquel proyecto. Harper, por ejemplo, ha andado últimamente entre dos aguas, con dos proyectos junto a otros artistas muy distintos tanto en estilo como en edad. Hablamos de Jack Johnson y The Blind Boys Of Alabama. “Esa ha sido la experiencia más maravillosa de mi vida. He aprendido y disfrutado tanto que no lo puedo explicar con palabras. Estoy contento de que mucha gente joven haya podido conocer quiénes son y eran The Blind Boys Of Alabama… Jack Johnson tiene por delante un futuro realmente esperanzador. Creo que tiene estilo propio y no veo muchas similitudes con lo que yo pueda hacer”. Casi todos los músicos que habitan el planeta Tierra dicen que lo son para poder tocar en directo, pero muy pocos son los que demuestran que eso es totalmente cierto. Ben Harper es parco en palabras, quizás porque todo lo que tiene que demostrar lo verbaliza con sus canciones sobre un escenario. Ahí es dónde se ha ganado el respeto y el aprecio de público y medios. Le ves tres, cuatro o cinco veces y siempre quieres más. Si no han vivido aún la experiencia, les remito a “Live From Mars”, triple en directo francamente emocionante. “Quien me haya visto tocar, sabe que no racaneo ni con el tiempo ni con el esfuerzo. Esa es mi vida, subirme a un escenario y mostrar desde ahí arriba lo que sé, y lo vivo de una manera muy intensa”. Eso es algo indudable. Harper se vuelca totalmente en su carrera musical y lo hace como artista comprometido y responsable. Va ya por la nada desdeñable cifra de seis millones de discos vendidos y su aventura parece no tener fin. Casi al mismo tiempo que “Diamonds On The Inside”, se publica “Pleasure + Pain”, su primer DVD, con un minutaje como el de sus conciertos, así que nuevamente no defraudará a sus fans.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.