Mirando atrás
Entrevistas / Piratas

Mirando atrás

J. Batahola — 15-07-2008
Fotógrafo — Archivo

No quisieron ser superventas, y podían haber dado la dignidad necesaria a las radios comerciales. No quisieron continuar si no estaban convencidos de que cada nuevo disco sería el mejor, pero han querido reunir su carrera en “Disco Duro” (Rhino/Warner, 08), una caja conmemorativa de muchos buenos momentos.

La Red ha dejado los quince minutos de Warhol en un chiste, el mercado se desmorona y el “Armageddon” que pedía Morrissey en “Every Day Is Like Sunday” está cada día más cerca. Aun así, hay gente que insiste en publicar discos, aunque sea jugando sobre seguro.

“Es más interesante para todos llenar tres salas medianas al mes que un pabellón cada medio año”

Paco Senén -guitarrista de Piratas- siempre tuvo en la cabeza editar un documental sobre el grupo, y cuatro años después de su separación ha conseguido (sin demasiados problemas, insiste) convencer a su discográfica. “Cuando terminamos con ‘Relax’ yo había comentado con el director de la compañía que había casi doscientas cincuenta cintas con material de todas las grabaciones, directos, furgoneta… La idea era sacar el documental y hacer un DVD. Recopilando material empezó a aparecer de todo: maquetas, temas inéditos… y nos planteamos en serio el proyecto. Siempre llevábamos la cámara al estudio y es la historia de las grabaciones, va por disco y en orden cronológico”. ¿Temeridad o avaricia? Lo cierto es que el proyecto es ambicioso: una caja, “Disco Duro”, que reúne la discografía casi completa de la banda gallega en edición de lujo con temas extra, un DVD y un disco con temas inéditos, rarezas de las que merecen la pena y todos los video clips del grupo. Puestos a dejarse un dineral en la tienda –“la caja no va a ser económica, pero merece la pena para los verdaderos coleccionistas; es algo caro de producir. Aunque también se publicará un doble CD con el documental y una especie de recopilatorio con canciones inéditas”– se agradece que el material sea verdaderamente interesante. Pudieron ser más grandes pero ¿eso era importante? Creo que no. Mirándolo en términos de estricto negocio la fidelidad de los fans genera más beneficios que el capricho repentino de temporada. “Al principio sí que veníamos más concienciados por parte de la compañía sobre llegar a un público más amplio, pero creo que en ‘Manual para los fieles’ ya nos relajamos y entendimos cuál era nuestro sitio. Puede que no tocáramos demasiado en Galicia y eso pudo ir en nuestra contra. Tampoco sentíamos que mereciéramos más. Es más interesante para todos llenar tres salas medianas al mes que un pabellón cada medio año”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.