Los catalanes North State se han convertido durante los últimos meses en uno de esos secretos a voces gracias a su indiscutible calidad y a una propuesta totalmente actual y sobrada en clase. No en vano han sido Demoscópicos de MondoSonoro, finalistas del Bala Perduda y un largo etcétera.

Desde que el año pasado se presentaran en sociedad con el tema “I Know You”, los hermanos Pau y Laia Vehí no han tenido más que alegrías, como por ejemplo el segundo puesto que recientemente consiguieron en la última edición del concurso de bandas emergentes Bala Perduda o ser Artista Demoscópico de esta publicación, actuando en Madrid junto a artistas como La Plata, Maria Arnal i Marcel Bagés, Jump To The Moon o Vetusta Morla. Pero para conocer la génesis de North State hay que trasladarse hasta el año 2015. Por entonces Laia defendía un proyecto en solitario de corte folk-pop del que no estaba del todo satisfecha, pero estando en Menorca recibió una llamada de su hermano que lo cambió todo. Para bien. “Estaba algo perdida artísticamente en ese momento y Pau me dijo que iba a empezar a estudiar producción musical en Girona y si me apetecía que probáramos de hacer algo juntos. Me pasó al cabo de unas semanas unas bases en las que estaba trabajando y me quedé alucinada con lo que escuché”, recuerda.

El primer tema que terminaron fue “Downhillin’” (que precisamente ha sido el último que han mostrado hasta la fecha), y a partir de ahí el dúo empezó a construir los cimientos de un sonido que deambula entre el pop electrónico y el r&b de corte futurista con guirnaldas ambient y experimentales en su justa medida. Tal como el pequeño de los Vehí afirma. “En cada tema lo que queremos es probar cosas nuevas porque precisamente eso es lo que nos divierte. Nuestra fórmula es ir probando y, por supuesto, no repetirnos. No queremos ceñirnos a un sonido o a una etiqueta concreta porque queremos huir de eso”.

De momento no se plantean ni la posibilidad de editar un EP o un álbum. “Ahora mismo estamos más cómodos lanzando singles sueltos a los que podemos dedicar todo el tiempo que queramos. A su debido momento, cuando nos veamos con más soltura y confiados, ya pensaremos en lo otro”. Pero a todo esto, ¿el hecho de que en tan poco tiempo hayan recibido tantos piropos puede llegar a ser algo contraproducente por la presión que eso implica? “Para nada”, dice sin vacilar Pau. “Toda la presión que tenemos viene de nosotros mismos porque queremos que las canciones suenen tal como queremos y que nada falle en los conciertos. Mediáticamente somos poco impresionables”.

“Ni en nuestros mejores sueños nos imaginábamos todo lo que nos ha ocurrido en los últimos meses. Desde que mostramos ‘I Know You’ la respuesta ante todos los temas ha sido estupenda”, dice por su parte Laia. “No sé cuál es el secreto de esta buena recepción exactamente, pero influye mucho el buen trabajo que está haciendo Club Ruido, nuestro sello, así como que creo que el público se ha dado cuenta de que somos muy honestos y sinceros en todo lo que hacemos. Lo que contamos en nuestras canciones nos sale de dentro y sin filtro. Personalmente siempre conecto más con aquellos proyectos que tienen mucha verdad, y eso es lo que creo que aportamos”.