“No nos arrepentimos de nada de lo que hicimos”
Entrevistas / M-Clan

“No nos arrepentimos de nada de lo que hicimos”

David Lorenzo — 15-10-2014
Fotógrafo — Archivo

Veinte años de carrera bien valen una buena celebración. Dos conciertos en un Circo Price lleno a reventar, en los que M Clan, o lo que es lo mismo, Carlos Tarque y Ricardo Ruipérez, repasaron sus éxitos pasados y recientes, acompañados de un nutrido número de artistas que son parte de la historia del rock en castellano. Su nuevo trabajo recoge en dos CDs y dos DVDs lo acaecido en esas dos noches mágicas y además incluye un interesante documental que repasa la historia de la banda murciana.

Este trabajo recoge la celebración de veinte años de carrera. ¿Es el más importante de M Clan hasta la fecha?
 Carlos Tarque: Bueno, siempre que hemos hecho un disco, en ese momento hemos pensado y sentido que es el más importante. Sí consideramos que es un colofón muy especial. Pero la palabra más adecuada para definirlo no sería importante sino premio. Ha sido un alzar la copa, una celebración para el público y sobre todo para nosotros, por lo que significa haber tenido tantos invitados en estos dos conciertos. Y escuchando las canciones recogidas en él, nos sentimos orgullosos de mirar atrás y decir: hostias, qué buen trabajo hemos hecho.

Durante estos años habéis ido evolucionando y pasando por distintas etapas, pero, ¿qué queda de ese Clan de los Murciélagos que se dio a conocer en Murcia allá por 1993?

CT: Quedamos Ricardo y yo (risas). No, en serio, aunque hayamos cambiado mucho, porque no podemos negar que una persona no es igual ni siente lo mismo con veinte años que con cuarenta, quedan las mismas ganas y la misma ilusión de seguir haciendo música y sobre todo de poder seguir subiéndonos a un escenario a tocar en directo. Porque en el escenario hay un punto de locura y una sensación de sentirnos libres que no se puede comparar con ninguna otra cosa.

En una entrevista reciente a Angus Young le preguntaban si seguía manteniendo la ilusión de tocar en directo y respondió que las dos horas que pasaba sobre el escenario en un concierto eran siempre y con mucha diferencia las mejores del día…

CT: (Risas) Claro, es que es una sensación muy buena. Siempre lo es, pero sobre todo en los días de concierto que todo sale bien y que la comunión con el público ha sido increíble. Esos días te bajas del escenario y piensas, hostia puta, qué suerte tenemos, qué privilegiados somos.

Siguiendo vuestra trayectoria a uno le queda la impresión de que siempre habéis hecho lo que os ha dado la gana, aún a riesgo en ocasiones de tomar decisiones que os reportaron críticas por parte de vuestros seguidores en diversos momentos de vuestra carrera. ¿Os arrepentís de alguna de esas decisiones?

CT: Sin que suene despectivo es cierto que siempre hemos hecho lo que nos ha dado la gana o dicho de otra forma, nunca hemos hecho algo que no queríamos. Nosotros cuando hicimos lo que la gente piensa que fue un adecuarnos a la industria fue porque quisimos. ¿Sabes lo que no queríamos? Seguir haciendo lo mismo pese a que mucha gente nos llamase vendidos. Pues a lo mejor tenían razón, pero en su momento lo consideramos necesario y probablemente es lo que provocó que tú y yo estemos hablando hoy aquí. Sino, seguramente habríamos desaparecido como miles de grupos de nuestra época. Grupos que sacaron uno o dos discos y se quedaron ahí.
 



Vosotros sin embargo seguís gozando de un estatus de éxito a día de hoy, pese a que M Clan, por un lado parezca no tener cabida dentro del rollo indie de festivales como el Sonorama, Low Cost, Primavera Sound…, y por otro, sea considerado como un grupo demasiado comercial por un sector del público más “roquero”…

CT: Tenemos un hueco muy grande. Por suerte, la gente cada vez tiene menos prejuicios. Nosotros hemos tocado el año pasado en el Azkena y en general, fue alucinante. Es cierto que estaban los cuatro talibanes de siempre que nos gritaron que qué hacíamos allí siendo un grupo de pop. Pero esos, aunque ahora compusiésemos un tema como el “Ace of Spades” de Motörhead nos seguirían imprecando porque son muy cerrados y no ven más allá, lo cual, por supuesto, respeto también. Algo que tenemos muy claro piense lo que piense la gente es que M Clan es una banda de Rock.

Ricardo Ruipérez: Una banda de rock que le gusta a mucha gente porque no hemos querido limitarnos a un sonido muy concreto. Lo grande de la música es que es muy variada y nunca hay que cerrarse a escuchar cosas nuevas.

¿Cómo veis el panorama roquero actual en nuestro país?

CT: ¿Cuándo ha estado el rock mejor que ahora en España? ¿En qué momento de la historia? En realidad, cuando más festivales y conciertos de rock hay y cuando más gente acude a ellos es ahora. Otra cosa es que los medios comerciales como Los 40 Principales, que son empresas privadas, no apoyen a los grupos de rock. Bueno, eso nunca lo han hecho. Y también hay que reconocer que el rock en España en otras épocas pasadas era un género más mainstream que ahora en cuanto al trato que le daban los medios. Pero eso no puede ocultar realidades como que Fito por ejemplo, pone entradas a la venta para sus conciertos y en un sólo día vende seis mil. En Murcia, cuando yo era pequeño no había ni un puto concierto de rock y ahora en la mayoría de ciudades españolas la oferta es más numerosa y variada y también hay más garitos donde se programe rock.

Vamos, que no todo ha sido un camino de rosas. ¿Cuáles han sido los momentos más duros de vuestra carrera?

CT: Los peores momentos que hemos vivido a nivel profesional han sido cuando ha habido separaciones de otros miembros de la banda y cuando hemos sufrido algunas crisis artísticas. Pero sin duda, los momentos más duros han sido los fallecimientos de amigos: de nuestro bajista Pascual Saura en 2010 y de nuestro técnico de sonido Cristóbal Martínez. A ellos siempre van dedicados nuestros discos.

En los conciertos del 6 y 7 de Junio en el Price de Madrid os rodeasteis de un buen puñado de compañeros para que tocasen con vosotros: Ariel Rot, Íñigo Uribe, El Drogas, Alejo Stivel, Miguel Ríos, Guasones, Fito, Carlos Raya y Enrique Bunbury. ¿Qué criterio seguisteis para que fuesen estos artistas en concreto los que os acompañasen en esas dos fechas tan señaladas?

CT: Fundamentalmente fueron dos: que fuesen gente con la que hemos ido cultivando nuestra amistad a lo largo de estos veinte años y gente que a nosotros nos ha influenciado a lo largo de nuestra carrera. Miguel Ríos por ejemplo, siempre ha sido para mí, la mayor referencia como cantante de rock en castellano que he tenido. Fito es amigo desde hace mucho tiempo. También El Drogas con el que hemos tocado varias veces y es más, Ricardo y yo es que hemos sido muy fans de Barricada. Guasones son amigos más recientes, con los que hemos tenido un rollo genial cada vez que hemos visitado Argentina y por eso también queríamos que estuvieran. Con Ariel hemos colaborado en diversos momentos de nuestra carrera… Digamos que todos estos nombres surgieron de forma natural.


 

Y qué me dices de otros colegas de profesión con los que también tenéis una gran amistad como Rubén Pozo, Leiva, Josu García, Ovidi de Los Zigarros… ¿Era imposible que estuviesen todos?

CT: La verdad es que a la hora de decidir finalmente los artistas que queríamos que estuviesen esas dos noches con nosotros sobre el escenario, primó por encima de todo, el que fuesen gente que a nosotros nos hubiesen influenciado con su música como Miguel o como los Tequila de Ariel y Alejo, y que por afinidad con nuestro propio estilo intuíamos que iban a acoplarse a la perfección con M Clan. Por ejemplo, yo soy muy amigo de Pau Donés, pero estilísticamente somos diferentes, Jarabe de Palo no nos ha influenciado y además está muy alejado de nuestra onda. Pero claro, amigos faltaron muchísimos. Tantos que habría dado para tres discos más. De todas formas, la gira que haremos presentando este trabajo va a ser larga y os podemos adelantar que habrá sorpresas en varios de esos conciertos, como el que vamos a dar el 23 de Diciembre en el Palacio de los Deportes de Madrid.

Echando la vista atrás, ¿hay algún disco del que a día de hoy no os sentís muy orgullosos?

CT: La verdad es que en el momento de componer cada nueva canción y cada nuevo disco pensábamos que estaba bien. Aunque es cierto que en ocasiones hemos hecho cosas que no nos gustaban por igual a todos los miembros del grupo. Eso es algo que desde hace años ya no pasa, porque si hay una canción que no nos gusta a Ricardo, a Carlos Raya y a mí por igual, no la publicamos. Porque luego no es fácil defender algo de lo que no estás convencido al 100 %. En cuanto a discos pasados, en su momento nos sentimos orgullosos de todos pero sí te reconozco que con el paso del tiempo hay canciones que no han envejecido nada bien.

RR: Sí y ahora piensas que habrías hecho esas canciones de otra forma distinta. De todas formas te confieso que una misma canción dependiendo de diferentes etapas, me ha gustado mucho, luego ya no tanto, a veces hasta me ha llegado a parecer una mierda y luego me ha vuelto a apasionar.

CT: Y te mentiríamos si no te dijésemos que hay veces que después de sacar alguna canción o disco no hemos pensado, hostia, pues aquí la hemos “cagao” un poco o nos hemos equivocado. ¿A ti no te ha pasado alguna vez que miras fotos pasadas y te preguntas: cómo me podía poner yo esta camiseta? ¿En qué cojones estaba yo pensando? Pues eso pasa también con la música que compones. Mira, el otro día en el iPod me salió una canción antigua nuestra, que no te voy a decir cual es, que pensé: ¡madre mía! Te pondré ejemplos concretos. Para mí hay partes de “Defectos personales” que no han envejecido nada bien y sin embargo nuestro primer disco, “Un buen momento” creo que no ha envejecido nada mal. Lo que sí te puedo asegurar es que nos lo curramos mucho para sacar todos nuestros discos y no nos arrepentimos de nada de lo que hicimos.

RR: Claro, porque tanto los aciertos como las cagadas nos han llevado a donde estamos ahora.

¿Cuál es el disco de M Clan al que más cariño tenéis?

RR: Sinceramente, yo creo que el mejor disco que hemos hecho es este último. De los anteriores, yo destacaría “Sin enchufe” porque fue una grabación muy especial, con un gran despliegue de medios y con mucha química entre nosotros. Pero sin duda, el disco del Price ha superado todo lo anterior. Es más, yo ahora lo escucho y te puedo asegurar que pienso que habiendo hecho algo así yo ya me puedo morir a gusto.

CT: Yo destacaría “Memorias de un espantapájaros” y el del Price también.

Por lo que me decís, esos dos días tocando en el Circo Price han sido muy especiales y emotivos para vosotros…

RR: Mira, ha pasado muy poco tiempo todavía desde que dimos esos dos conciertos maravillosos, pero es que creo que hasta que no pasen unos años no seremos capaces de valorar realmente lo acojonantes que fueron. Los conciertos y los ensayos. Porque se creó una química increíble entre todos desde el primer momento y no paramos de bromear y descojonarnos. Lo normal es que para un bolo de este tipo cada invitado llegue al ensayo con su mánager, toque su canción y se vaya. En este caso no fue así. Dieron las once de la noche y todos seguíamos allí disfrutando de un ambiente bonito de verdad. Y eso es algo que yo recordaré toda mi vida.

Hablando de recordar, en “Dos noches en el Price” además de un doble CD y un DVD que recogen la grabación de estos conciertos, hay además un interesante documental: “Las calles siguen ardiendo”, que repasa la historia de M Clan desde sus inicios. ¿Qué vamos a encontrarnos en este trabajo dirigido por Lasdelcine?

CT: (Risas) En el `docu´ hay unas imágenes antiguas que vais a flipar.

RR: Carlos y yo somos el hilo conductor…

CT: Pero lo mejor es que salen un mogollón de artistas invitados…

RR: Y un montón de imágenes inéditas.

CT: Está dirigido con mucho cariño por Lasdelcine que son dos chicas de Granada que viven aquí en Madrid, pero no desvelamos nada más porque la gente tiene que verlo.

¿Y podéis desvelarnos por donde van a ir los tiros de M Clan en el futuro? ¿Estáis trabajando en material nuevo para un próximo disco de estudio?
 CT: Estamos barajando la posibilidad de que nuestro próximo disco sea acústico pero todavía es muy pronto para asegurarlo con certeza porque no tenemos pensado ponernos a componer nada nuevo hasta dentro de un año o así, y en tanto tiempo es fácil que podamos cambiar de idea. Sí que es verdad que sentimos que con nuestro próximo disco vamos a abrir una nueva etapa en nuestra carrera y la verdad es que ya tenemos muchas ganas de empezar a componer. Además, como desde el 2012 no hemos sacado canciones nuevas, pues ya vamos teniendo el frasco de las ideas y las vivencias lleno.

¿Seguiréis con la línea marcada en “Para no ver el final” y “Arenas movedizas” en los que os acercasteis a un sonido más “soulero” y a un mayor clasicismo con la inclusión de metales?

CT: En el primer disco de M Clan ya había metales en tres temas y también aparecen en mayor o menor medida en el resto de nuestros trabajos. Por lo tanto eso no fue una novedad de “Para no ver el final”, aunque sí que es verdad que en este disco cobraron un mayor protagonismo. Esto inevitablemente hizo que en ese disco nos acercásemos más a los parámetros de una banda grande de soul americana que a los de una banda más roquera. Para nuestro próximo trabajo a mí sí me gustaría que sin alejarnos de los parámetros de la música y estilos que a nosotros nos gustan: rock, pop, folk y soul, nuestro sonido fuese diferente al de nuestros dos discos anteriores.

RR: Lo que tengo claro es que queremos hacer algo que nos divierta mucho.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.