"Nuestra máxima era hacer el disco más pop que hayamos hecho nunca"
Entrevistas / Medalla

"Nuestra máxima era hacer el disco más pop que hayamos hecho nunca"

Tanit Cortés Deulofeu — 20-10-2021
Fotógrafo — Archivo

Los catalanes Medalla acaban de editar su tercer álbum “Arista rota” (Limbo Starr, 2021), un disco que podríamos definir como un cóctel de estilos realmente interesante que merece llevarles un paso más arriba en el escalafón nacional.

Medalla siempre se han situado entre distintos mundos, en plena escena indie nacional, pero sin perder un ápice del alma rockera y dura que les caracteriza. Y eso por no hablar de sus letras subversivas, también emocionales, que les identifican como una banda muy particular. Pero todavía se guardan muchos ases en la manga, como los que encontraremos en “Arista rota”, nuevo trabajo para el que han contado con un nuevo bajista, Peris, después de la marcha de Benoît. Hablamos con tres de los cuatro integrantes de Medalla, Sueiro (voz y guitarra), Peris (bajo) y Joan (voz y guitarra) en un bar de la Plaça Universitat, en pleno corazón de Barcelona, sobre el camino que han seguido para llegar hasta este álbum creado en pleno confinamiento y sobre cuáles son los puntos clave en este cambio que ha experimentado la banda.

Este es un disco creado en el seno de un confinamiento total, ¿cómo ha sido el recorrido desde “Medalla” (El Segell, 19) hasta “Arista Rota” (Limbo Starr, 21)? ¿Cómo ha sido el proceso creativo durante la pandemia?
(Sueiro) Sacamos el segundo en septiembre de 2019, y fue el disco que nos colocó en la escena, el momento en que más gente conoció nuestro proyecto. Y cuando empezaron a llamarnos desde festivales y teníamos una gira con veinte conciertos llegó la pandemia. Básicamente. La pandemia en cierta manera nos ha ido mal y bien, mal porqué ha habido que parar muchos planes y bien para renovar energías y componer un nuevo disco. ¿Cómo lo veis vosotros?
(Joan) Es verdad que cuando nos pilló la pandemia también fue el momento en que hicimos un cambio. Benoît tocaba el bajo y ya habíamos hablado entre nosotros para que entrara Peris y también fue el punto en que lo teníamos todo madurado. Y comenzamos a componer nuestro tercer disco, aunque estuviéramos encerrados.
(Peris) A mí la llamada de Medalla, la propuesta, me llegó encerrado en casa, como estábamos todos, y fue una gran alegría. Tengo muchísimas ganas de tocar otra vez con ellos.

"Nunca pensamos en lo que nos funciona mejor y en lo que no, siempre tiramos a lo que nos apetece hacer".

¿Por qué “Arista rota”?
(Sueiro) Eso Peris, el arquitecto [risas].
(Peris) Esto salió de un brainstorming, de un juego de palabras que queríamos que salieran en el disco. Al final llegamos a esta combinación y cobró sentido de golpe. De hecho la portada se estaba haciendo paralelamente y quedaba muy bien. Tiene que ver con la rotura, con la fragilidad y la multiplicación cuando algo se rompe.
(Sueiro) Surgió a la par con el diseño. Lidia Ruego, que ha sido la encargada de la parte de dirección artística, tenía claro que en la portada tenía que haber cristales rotos, un espacio abierto… Remitiendo un poco a la estética setentera.
(Joan) También mola porqué en este disco hay muchos estilos, hay canciones más chill, o el tema de “Altares” que es una bossa nova… Y quieras o no el tema de la “arista rota” también tiene que ver con la diversificación. Da a entender que no es un disco hermético y cerrado, sino que hay muchos rollos diferentes.

Como decís, en este disco hay un buen cóctel de estilos, ¿cómo pasáis del hard rock a hacer una bossa nova?
(Sueiro) Nuestra máxima era hacer el disco más pop que hayamos hecho nunca. Por pop entendámoslo como las melodías más pegadizas, con mucha distorsión o sin ella. El tema de “Altares” fue todo un reto porque es la primera canción que hemos hecho más calmada y encima es una bossa. La escribí antes de que saliera el primer disco y la tenía aparcada en un cajón, y dijimos “venga, ahora la podemos meter”. Así que también configuramos el tracklist para que encajara y tuviese sentido, pero éramos conscientes de que era una locura y nos molaba la idea.
(Peris) Yo creo que es de las que está teniendo mejor acogida de los cuatro sencillos que hemos sacado. Es muy fuerte.

¿Qué es lo que os ha llevado a sonar o a buscar un estilo más popero? ¿Fue premeditado, es decir, se os ocurrío que sería una buena estrategia cambiar vuestro rollo para funcionar mejor?
(Sueiro) Nunca pensamos en lo que nos funciona mejor y en lo que no, siempre tiramos a lo que nos apetece hacer. Teníamos muchas canciones que tenían este rollo un poco más “pop”, y al final este fue el mínimo común múltiple para que el disco tuviera sentido.
(Peris) Creo que es muy emocionante que un grupo vaya cambiando y da riqueza. A mí me gusta que las bandas hagan cosas diferentes y me gusta que Medalla lo haga.
(Joan) Es eso. Si sacas cuatro discos iguales y sacas pasta pues vas tirando, pero nosotros lo hacemos porque nos mola y no vivimos de esto. A mí personalmente me aburriría estar siempre haciendo lo mismo.

¿No vivir de esto os da más libertad entonces?
(Sueiro) Yo pienso que sí. Cuando no es lo que te da de comer te lo tomas de otra forma, puedes hacer lo que te de la gana: a quien le guste bien y a quien no, también. Este es el espíritu de Medalla, hacer las cosas por el simple motivo de querer hacerlas y no porque sea lo que “tienes que hacer” o “lo que se lleva ahora”. Hemos venido a jugar [risas]. Lo que quiero decir es que ahora te pones a escuchar los grupos nuevos que están saliendo y ¿cuántas bandas están juntando el rollo indie con autotune? Podríamos tener el sentimiento de estarnos hacernos viejos y meterle al autotune pero seguimos haciendo las cosas a nuestra manera. Incorporamos nuevos registros pero seguimos siendo nosotros. Eso no quiere decir que no me guste el autotune, a tope con él.
(Peris) No se descarta el autotune para el cuarto disco [risas].
(Sueiro) Hombre si lo ha metido El Petit de Cal Eril, nosotros también, tío [risas]

En otras entrevistas habláis de vuestros discos como trabajos bastante progresivos que siguen un hilo sonoro marcado. ¿Creéis que os habéis pasado a la “tendencia single” con este último disco para poder enlazar todos estos estilos diferentes?
(Sueiro) Cuando teníamos el ochenta por ciento del disco fue cuando comenzamos a darle forma de álbum. El hecho de confeccionarlo como un trabajo progresivo hace que tenga más coherencia y sea más fácil ver qué te falta y qué no. Yo creo que no es un conjunto de singles sino que es más bien una unidad.
(Joan) A mí me gusta que haya sencillos, que no haya doce singles de doce canciones pero que haya alguno me gusta.

"En el disco hay dos vertientes, la parte más crítica, ya sea social, política, contra la policía, contra todo. Y luego está la parte más emocional". 

¿Cómo definirías un single en vuestro caso?
(Joan) Pues serían las canciones más pop, más melódicas. Yo creo que “Leviatán” sería el sencillo del álbum.
(Peris) Yo creo que el sencillo es el momento de “puño alzado”. Pasa con todos, pero yo creo que con Medalla es el momento en el que más te lo crees, con guitarras más agudas, un patrón más marcado.

Vuestras letras siempre han sido muy críticas e irreverentes, pero en este disco también hay canciones más “sentimentales”. ¿Cuál diríais que es el lait motiv de “Arista rota”?
(Sueiro) Efectivamente, en el disco hay dos vertientes, la parte más crítica, ya sea social, política, contra la policía, contra todo. Y luego está la parte más emocional, como en “Verde Esmeralda”, con romance, flores, etcétera. Creo que me ha afectado bastante a nivel laboral como estamos la juventud, y yo soy una persona que lo ha sufrido mucho en su carne. He tenido cinco trabajos en cinco años, por ejemplo “Velázquez” es un resumen de estos años de intercalar trabajos de mierda.
(Joan) Tienes ya muchos temas de cagarte en los curros que tienes [risas].
(Sueiro) Totalmente. En “Velázquez” la gracia era coger a una figura emblemática como el pintor, que es uno de los máximos de la cultura, y exponer que si Velázquez estuviera vivo sería un muerto de hambre.

Hasta el momento ha sido complicado encuadraros en un género concreto y hace tiempo nos contasteis que eso podía ser angustiante y a la par beneficioso. ¿Cómo lo lleváis ahora?
(Sueiro) Yo tengo la sensación de que ahora nos estamos afianzando en el género indie y encajamos bastante en la escena nacional de estos grupos. Aunque es verdad que por mucho que estemos en la escena somos un grupo diferente, compartimos cosas pero no sonamos igual. Cuando la gente escuche el disco va a ver que hay un montón de registros y cosas diferentes, y eso es Medalla.
(Joan) Y lo mejor es que lo hemos hecho porque nos apetecía, no por salir en Radar Indie de Spotify ni en ninguna playlist concreta.

¿Cuál es la canción con la que más se identifica Medalla?
(Joan) Yo diría que “Doce espadas”, es muy heavy y me gusta mucho. Pero tiro también hacia el rollo pop así que “Leviatán”.
(Peris) Que defina… “Leviatán”.
(Sueiro) Yo iba a decir “Leviatán” también. Esta canción define el disco y “Doce espadas” define el futuro.

Por curiosidad, hace tiempo os preguntamos cuáles serían vuestras colaboraciones soñadas y respondisteis que Calvin Harris (Joan) y Lemmy Kilmister (Sueiro), ¿las mantenéis?
(Peris) Ostia…
(Sueiro) A mí me encantaría colaborar con Valdivia, es una chica de Madrid que tiene un disco de folk intimista y ahora está haciendo más electrónica. Me flipa. Y también con Le Parody que es una mezcla entre folclore y flamenco pero con electrónica de rave, una locura.
(Peris) Voy a decir Goa.
(Joan) Pues a mí Calvin Harris me encantaría, me mola un montón. Ya sé que no tiene nada que ver, pero me gusta.

Si tuvieseis que describir con un adjetivo cada uno de los tres álbumes que habéis sacado, ¿cuáles serían?
(Sueiro) “Emblema y poder” (17) sería épica; “Medalla” (19) sería progresivo y “Arista rota” lo definiría como pop.
(Joan) El primero para mí sería estar en la ESO, el segundo en bachillerato y el tercero la universidad.
(Sueiro) Y el cuatro será el cementerio [risas].

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.