La nueva escuela
Entrevistas / No Age

La nueva escuela

Jorge Ramos — hace 9 años
Fotógrafo — Archivo

En “Everything In Between”, No Age se doctoran con honores con su propuesta indie-core versátil y evolucionada. Sin caer en el revival pesado, apostando por la melodía pero manteniendo las aristas, los californianos se salen del género para dignificarlo.

Son veganos, no les gusta tocar en bares o en lugares tradicionalmente asociados a la música en directo, trabajan con skaters, dibujantes y creadores de otras disciplinas, participan en proyectos para jóvenes… No Age dan esplendor al viejo lema “do it yourself”, y lo hacen desde una posición privilegiada para una formación de su cuño, la de grupo que trasciende los circuitos endogámicos en los que el punk y el hardcore local (angelino, en este caso) suelen moverse. Desde 2005 habían editado por su cuenta cinco Ep’s, compilados más tarde bajo el título “Weirdo Rippers”. En 2008 debutaron en Sub Pop con “Nouns”, un disco que les proporcionó elogios de gente de Radiohead, menciones en listas de lo mejor del año y giras con bandas como Deerhoof. Ahora llega el interesantísimo “Everything In Between”, lo que puede interpretarse como una continuación lógica dentro de su progresión. Sin perder la esencia y la urgencia, las nuevas canciones abren vías de escape hacia el pop y la corriente indie internacional. Avanzan las atmósferas, avanza la sugestión, se mantiene el fuzz, se mantienen las canciones. “Es una mezcla de todo eso”, explica Dean Spunt, batería y cincuenta por ciento de No Age. “Nos parece bien lo que se está comentando acerca del disco. Pero para nosotros sobre todo lo importante es que te haga detenerte un rato, que te haga pensar, que lo puedas escuchar sin que se te desgaste en dos escuchas”. Porque “Everything In Between” trata sobre experiencias personales, la vida y todo lo que hay entre medias, algo que ya queda claro desde su apertura con el corte “Life Prowler”. “Y cuando busco en mi interior, mi pasado se vuelve realidad”, reza una de sus primeras estrofas antes de que las palabras “Mi vida” pasen a repetirse como un mantra. No hay peligro de caer en monsergas o disertaciones vacías, aquí prima la reflexión no sobreintelectualizada, nada presuntuosa. “Lo que se cuenta es muy personal. Habla sobre crecer, darte cuenta de lo que te rodea y aceptar que no todo puede estar siempre bien. ‘Common Heat’, por ejemplo, habla sobre cómo actúas con la gente y sobre cómo no actúas con la gente. A veces relacionarte con los demás hace que te metas en problemas, y es bastante posible que seas tú el causante. Es mejor saberlo y aceptarlo que aislarte o negar que algo suceda sólo porque a ti no te guste”. Dicho lo dicho hasta ahora, hay que aclarar que No Age ni se han abandonado a la autoayuda de repente ni han hecho un disco de indie pop. Lo dejan claro burradas como “Fever Dreaming” o “Depletion” (sobre todo “Depletion”, que obliga a aguantar la respiración durante tres minutos mientras ves pasar a Washington y California de la mano. ¿Hüsker Dü, anyone?). Parece, pues, que No Age se salen del género pero continúan en él, atacándolo como pocas bandas consiguen hacerlo hoy en día. De ahí el sobresaliente conseguido en Pitchfork (que, por mucho que en ocasiones patine, sigue sabiendo a quién le pone nota) y de ahí su posición privilegiada en el actual catálogo de Sub Pop. ¿Cómo afronta la elección de discográfica un grupo que por definición aspira a manejar todas las ramificaciones de su actividad? “Sub Pop es un gran sello. Se trata de gente que puede publicar cosas totalmente variadas. Yo quiero sacar mis discos en un sello así. Si quieres saber de qué va un sello, echa un vistazo a su índice”. ¿Y qué hay de todas las “obligaciones” que lleva aparejadas la participación en la industria a esta escala? “Eso de las obligaciones es una tontería. No hay ningún grupo que esté obligado a nada”, ataja Spunt. “Nosotros tocamos dónde queremos. Si en el sitio sólo caben doscientas personas, tocamos tres días y fuera. Los grupos que ceden y hacen cosas que no quieren es porque quieren”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.