La ética de lo amoral
Entrevistas / Slayer

La ética de lo amoral

Daniel Rabadán — hace 13 años
Fotógrafo — Archivo

“Christ Illusion” (Warner) ha sido posiblemente el disco más esperado de la historia de Slayer después de “South Of heaven” (al que precediese el vital “Reign In blood”). El regreso de Dave Lombardo, la nueva artillería lírica, las portadas explícitas y un guiño al sonido más clásico tras flirtear con la modernidad han hecho que el ruido del filo de sus riffs les hagan seguir reinando.

El alumbramiento de la nueva obra de Slayer cierra un período de cinco años de sequía discográfica (con la excepción de la masiva caja “Soundtrack To The Apocalypse” y dos DVD’s), que no de actividad en directo. En este frente, el grupo se ha mantenido hiperactivo, encadenando una gira tras otra con decenas de apariciones en festivales que han servido para allanar las viejas diferencias y catalizar la química para un nuevo álbum con un Lombardo que ha vuelto a sentarse detrás de la maquinaria rítmica de la que es una de las diez bandas más influyentes y respetadas de la historia del metal.

“Hemos sido etiquetados de socialistas, satanistas, fascistas, nazis…”

“Pasaron tres años antes de que entrásemos a grabar en estudio así que dispusimos de tiempo para habituarnos los unos a los otros a tocar juntos de nuevo, volver a acoplarnos. Cuando llegó el momento de hacer el disco resultó sencillo y divertido y ha terminado por salir bien. Básicamente seguimos haciendo álbumes de la misma manera que hicimos el primero, dejamos que la música surja y, una vez que estamos contentos con las canciones, comenzamos a escribir las letras, los solos, la mezcla. Estamos aquí para hacer música nueva”, explica el guitarrista, Kerry King. Bien por el retorno de Lombardo o por clamor popular, “Christ Illusion” también supone una vuelta a la que muchos consideran su marca registrada. Y pese a que estilísticamente puedan dar síntomas de hermetismo e involución, es evidente que de manera más o menos espontánea siempre ofrecen un giro de tuerca lo cuál no es una excepción esta vez. “Pienso que fuimos un tanto lejos con ‘God Hates Us All’. No presté mucha atención durante los noventa, estuve muy concentrado en muchos hobbies. En ‘Diabolus In Musica’ contribuí con tres o cuatro canciones mientras que tanto en ‘God Hates Us All’ y ‘Christ Illusion’ he escrito la mayoría del material. Probablemente se trate de una vibración de la vieja escuela y también porque probablemente esté componiendo cosas mucho más rápidas tal y como hacía en los comienzos. Eso junto con el hecho de que Dave tocó en esa etapa, hace que el material se asemeje más a los Slayer originales y nos ha devuelto a nuestro sentimiento original por primera vez desde ‘Divine Intervention’. Además creo que este es el disco en el que la voz de Tom suena mejor”. Con un ojo puesto en su música y otro en el lado oscuro de la vida, King, Hanneman y Araya fundamentalmente, parecen haber dado con un pozo inagotable de inspiración gracias a la historia más negra, al presente más incierto y a un aterrador futuro. “Quizá un poco sí, aunque no puedo decir que haya escrito esto o aquello por éste o aquel motivo. Algunas de mis ideas vienen en forma de imágenes viendo la televisión. En América dan muchísima información sobre la guerra, pero el noventa por ciento es mala. Ves los programas de noticias y en función de quiénes sean sus patrocinadores puedes escoger qué es lo que quieres ver y oír, ofrecen visiones totalmente distintas de un mismo asunto. Eso te hace pensar en que somos marionetas como es el caso del primer tema, ‘Flesh Storm’, en el que hago referencia a lo que se ve en televisión aunque no tomo partido al escribir una canción sobre ello”. Tras haber lanzado todo tipo de diatribas y provocaciones contra el cristianismo durante un cuarto de siglo, el cuarteto ha ampliado sus objetivos a todo culto y religión susceptible de ser responsable de los conflictos y desavenencias entre credos que desestabilizan el orden mundial. “Una canción como ‘Cult’, en la que destripo a la religión, puede que Tom no lo comparta conmigo al cien por cien, pero soy yo quien ha escrito el tema y las cosas son así. Como compositor creo en lo que expreso y espero que Tom comparta mis opiniones, aunque somos Jeff (Hanneman, guitarrista) y yo quienes estamos más de acuerdo. Escribir para Slayer supone hacerlo con un cierto estilo y, aunque cada uno tengamos opiniones, no tienen que vislumbrarse en la música de Slayer. Pienso que la gente quiere creerse muchas cosas, existan o no. Hemos sido etiquetados de socialistas, satanistas, fascistas, nazis. Si te encuentras con nosotros comprobarás que tanto a Jeff como a mí nos encanta la fiesta, lo que ocurre es que nos excita hacer música desde una perspectiva más oscura porque así lo programamos desde el comienzo del grupo hace ya veinticinco años”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies