Inventando ilusión
Entrevistas / Jimmy Eat World

Inventando ilusión

Ignacio Pato — 12-11-2010
Fotógrafo — Archivo

¿Se acuerdan de los estadounidenses? Fueron portada de esta revista hace mucho tiempo, y quizá ustedes crecieron con alguno de los discos de su época dorada. Pues siguen luchando y ahora publican “Invented”, su séptimo largo, llamado a reenganchar a los fans de una de las mejores bandas de rock melódico de la última década y media.

Seamos sinceros para empezar: “Invented” no es “Clarity” ni “Bleed American”. El primer paso para escuchar a los Jimmy Eat World de hoy en día es asumir que cualquier tiempo pasado fue mejor. Aun así, no obviamos un parentesco, está producido por el responsable de aquellos, Mark Trombino. “Llevamos mucho tiempo trabajando con Mark. Creo que cada disco suena diferente aunque haya la misma gente trabajando en él. Tu experiencia vital y la de hacer discos va cambiando. No sabría decirte cuáles son concretamente esos cambios. Mark sabe muy bien como editar digitalmente, tiene un gran conocimiento también sobre ritmos y percusiones, quizá es ahí donde más reside su huella”. J

im Adkins responde al otro lado del teléfono con una evidente calma. La conversación fluye bien y casi sin querer hablamos de cómo podría sentarle al grupo un toque electrónico que a veces, en arreglos, parecen insinuar. “Ninguno de nosotros nos sentimos expertos en electrónica suficientemente, sería difícil para nosotros. Hay demasiado rock con electrónica mala por ahí y no querríamos caer en eso”. En un grupo que siempre ha cuidado la parte gráfica de sus álbumes y cuyas letras parecen ir acordes con la misma, es lógica la percepción que Adkins tiene de ese universo desde dentro. “Las letras son interpretaciones de imágenes fotográficas de apariencia cinemática, pueden servir como una historia. Me gusta verlo como algo ficticio y a la vez muy real”. “Invented” es un disco que parece a todas luces consciente de sus limitaciones, haciendo gala de una humildad que puede hacerles ganar enteros con cada escucha y que a veces puede sonar como el telón definitivo de una época de inocencia para los de Arizona. “No tengo ni idea de la respuesta que pueda tener este disco, su recepción. Aunque pienso que si te has hecho, o tienes ya, una idea preconcebida sobre nuestra banda y ésta es negativa no la va a cambiar. Es así. Sin embargo si estás familiarizado con lo que hacemos de manera positiva, si te gusta el grupo, te gustará. Supongo que puede ser un disco que contente a nuestros seguidores y a la vez pueda también gustar a nuevos oyentes, una buena introducción por así decirlo”. Una buena introducción para lo que Jim se resiste a ver como algo más que un conjunto de canciones que expresen algo sobre el momento de la banda. Algo así como una transición a otros lugares no confirmada. Un lugar incómodo para un grupo que siempre ha sufrido –y en muchas veces ganado- la cruel batalla de los singles. “El single puede hacer pensar que somos un grupo de rock melódico basado en las guitarras, y es cierto. Creo que ‘My Best Theory’ es un buen ejemplo de ello. El álbum, en mi opinión y si tuviera que definirlo en una sola palabra como pides, sería variado, o más bien ecléctico. Tiene momentos muy tranquilos y otros realmente de rock realmente ruidoso”.

Algo que llama poderosamente la atención es que cinco de los doce temas (la edición especial recoge versiones de Wilco o Superchunk) cuentan con la voz femenina de su paisana, la cantante Courtney Marie Andrews. “Siempre me han gustado las canciones con voces diferentes en ellas y también las femeninas, así que me pareció una buena idea incluir algo así en el disco, y ahí está Courtney, que acabó participando en cinco de los temas. Además, estará con nosotros en la gira de presentación”. Habiendo estado tan cerca de tocar el cielo (¿realmente lo llegaron a tocar?), con una carrera que se remonta a hace diecisiete años –más o menos la mitad de los que tienen ahora- y siendo algunos de ellos amigos de la infancia con una formación casi intacta, la pregunta de despedida es obvia. “¿Que cómo mantenemos la ilusión? Bueno, creo que hacemos un buen trabajo en cuanto a marcar objetivos realistas. Para nosotros nunca se ha tratado de tomar el mundo o de ganar cosas a corto plazo. Tenemos también suerte de tener mucha gente que nos apoya desde hace mucho”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.