Grande Days confía en Xabier Erkizia en la producción de su primer largo, el casi perfecto “A Way to colapse”. Sin romper con su esencia como banda, han conseguido abrir nuevas vías y mantener viva la llama.

Diría que “A way to colapse” sigue la estela de la grabación anterior, pero destaca la sección rítmica. La voz también creo que adquiere más protagonismo… cómo ha sido el proceso de creación de este trabajo?
Teníamos claro que A Way to Collapse queríamos concebirlo como un todo y no una colección de canciones.
Para la creación de este disco hemos partido de una multitud de ideas y grabaciones que teníamos acumuladas. En 2018 hablamos con Xabier Erkizia y realizamos un trabajo de análisis y filtrado para continuar con una búsqueda y experimentación que nos ayudara a dar forma al disco.
Uno de los principales retos planteados y en lo que nos ha ayudado mucho Xabi, fue buscar la libertad creativa dentro de la esencia del propio grupo, alejándonos de la siempre tan presente autocensura y las manías que vamos adquiriendo con el tiempo. No sólo se han reinterpretado canciones terminadas, sino que se han creado canciones nuevas, como nuestro segundo single “Taskmaniac”, fruto de la improvisación y experimentación en el estudio.
Trabajar con las voces más fondo era otro de los retos, en este sentido, para nosotros sigue siendo un instrumento más, pero en este disco adquieren otra presencia. Rítmicamente creemos que también hemos buscado enriquecer las canciones. Hay juegos de contraposiciones y de momentos de encuentro, donde la rítmica, ya no solo de batería y bajo, sino también de guitarras, se hace más notoria.
Hemos querido hacer un disco que tuviera un sentido de principio a fin, llevándote por diferentes estados y emociones, pero siempre con un hilo conductor.

A estas alturas de la entrevista (¡segunda pregunta!) ya ha salido el nombre de Xabier Erkizia, pero quisiera poner en valor el trabajo que habéis hecho con él.
En “Spark”, nuestro anterior Ep, ya intentamos trabajar con Xabi, pero por motivos de agenda nos fue imposible. Sin embargo, en este caso, hemos podido contar con él a lo largo de todo el proceso.
Ha sido un proceso largo que comenzó estudiando las ideas y conceptos en el local para pasar a largas sesiones de estudio en Bera y acabando con las mezclas.
Grabar con Xabi ha sido mucho más que meternos en un estudio, tenemos la sensación de haber salido de un proceso de aprendizaje tanto personal como musical. Cuando trabajas con él esperas encontrar respuestas, en cambio él es el que te cuestiona a ti y te hace avanzar y sacar de ti cosas que no estabas explotando.

Sois uno de los grupos con mayor proyección de Donostia: os querría preguntar sobre la escena en la ciudad.
¡Gracias! Siempre hay cosas interesantes en esta ciudad: Elena Setien, con quien estamos trabajando en un proyecto que lanzaremos para 2020, nuestros compañeros en Born to Bingo Buffalo o Madeleine, lo nuevo de Havoc que saldrá muy pronto y seguimos de cerca proyectos como los de Rafa Berrio, Nau, Pet Fenec, Tenpera o Petra. Por suerte, es un ecosistema muy variado y seguro que nos dejamos proyectos interesantes.

Parte de la culpa de este renacer en Donostia viene de DabaDaba, muy vinculado con vuestro nuevo sello, Elsa Records. Cómo nace esta alianza?
Lo del Dabadaba es de otro planeta. Somos seguidores desde los años de Ayo Silver y nos gusta mucho la manera que tienen de programar, la variedad, el gusto y su saber hacer.
Elsa Records ya había sacado varios discos: Vulk, Melenas, Telmo Trenor, y hace nada editaron el último disco de Rrucculla. Nosotros estabamos terminando de grabar “A Way to Collapse” y entre otras opciones, hablamos con ellos y vimos que el amor era recíproco (ya habíamos tocado en el Dabadaba un par de veces). Pronto nos pusimos a trabajar para darle forma a todo esto. El próximo viernes 7 de junio presentamos allí el disco en directo, estáis invitados.

La ayuda de la Diputación también creo que ha sido esencial en lo que ha ocurrido en la banda en los últimos meses, ya que la plataforma Katapulta os ha dado su apoyo.
Si, tanto Katapulta como Kutxa han sido fundamentales, partiendo de todos los medios que pusieron a nuestra disposición, hemos centrado todos los esfuerzos en la creación del disco y nos permitió también conocer otros artistas y colaborar con ellos. Con Spark estuvimos tocando por ciudades como Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla, Valencia, Oviedo, Santiago, Vigo, Murcia, etc. pero gracias a Katapulta, completamos la gira con conciertos más locales, que han sido fundamentales para la proyección del EP.

“Spark” se publicó en 2016 y desde entonces habéis girado por un montón de sitios. ¿cuál es la idea a partir de ahora?
Ahora estamos terminando de preparar las canciones para el directo. Ya hemos empezado a tocar en alguna radio y hemos grabado un pequeño concierto en un sitio especial que saldrá en los próximos meses.
En breve empezamos con la gira de lanzamiento para la que ya tenemos alguna fecha cerrada y sobre la que iremos hablando estos días: 24 de mayo en El Muelle de Bilbao, 6 de Junio en la sala Sidecar de Barcelona, 7 de Junio en la Sala Dabadaba de Donostia….
A partir de aquí la idea es seguir disfrutando de tocar las canciones en directo y tratar de que el disco adquiera visibilidad.

“A way to colapse”, el nombre del disco parece que hace referencia a que estas canciones han estado a punto de haceros descarrilar. No obstante, diría que hay un componente de ilusión (no sé si ese es el concepto adecuado) para seguir adelante. De alguna manera, parece que hay un componente que os hace fuertes u os une.
Después de publicar Spark, tuvimos serios problemas para avanzar con ciertas canciones. Xabi fue una ayuda muy importante en este proceso. En este disco hemos intentado salir de nuestra manera más natural de crear canciones. Si antes las progresiones eran más dinámicas y los cambios sucedían dejándonos llevar por la inercia, ahora las canciones parece que se rompen con cambios que son más bruscos e incómodos. Hemos trabajado más sobre conceptos.
La ilusión a la que haces referencia se basa justamente en ese ejercicio de búsqueda más allá de nuestra tendencia natural, nos hace mantener la curiosidad y las ganas de crear.