El que fuera cantante de Standstill, Enric Montefusco,  acaba de publicar su segundo disco en solitario, “Diagonal” (Buenasuerte/El Segell, 19). Ahondado en el camino sonoro emprendido tres años atrás con “Meridiana” (Sony Music, 16), el músico barcelonés nos ofrece una nueva colección de canciones marcadas por su fuerte mensaje político.

Meridiana” era un disco en de marcado acento social enmarcado en el contexto en el que creciste. ¿Qué concepto que se esconde tras “Diagonal” , la otra gran arteria de Barcelona pero con una características socioeconómicas diametralmente opuestas a la Meridiana?
Si “Meridiana” era el origen, Diagonal vendría a ser el sitio donde se nos arroja cuando queremos encontrar nuestro lugar y prosperar en la vida. En ese sentido tiene que ver con el poder, el dinero, la imagen, el estatus. Imperativos que nos arrojan a una vida en realidad muy loca, llena de grandes sacrificios y contradicciones de los que creo que no somos ni siquiera conscientes. Pasa en todos los campos y profesiones, y en mundo de la música realmente es muy crudo, casi grotesco.

“Mis canciones reflejan lo que voy siendo, o lo que creo que voy siendo, no al revés. Tampoco creo que sea ahora mejor persona que antes”.

Efectivamente, en el disco hay mucho de crítica al liberalismo y al capitalismo. Y sí, todos estamos sujetos a ciertos condicionantes y circunstancias, principalmente el dinero, para llegar donde queremos llegar. ¿Tú has tenido que renunciar a muchos de tus principios para hacer de la música tu oficio?
En general, mis principios creo que han sido más bien un impedimento para prosperar que otra cosa. Evidentemente, para vivir en este mundo uno tiene que hacer concesiones en algún grado, pero por suerte en mi caso, lo importante creo que está intacto. Lucho a diario para que sea así. Pero no es nada fácil ni gratis porque como dice la canción ‘Diagonal’, y perdón por la autocita, ellos quieren “carnaza, todo mi tiempo, mi cordura y mi integridad”.

¿Por qué en la portada del disco apareces vestido de monarca?
Para mí era importante dar a entender que esta lucha no solo es contra los poderes fácticos, el status quo, la autoridad… sino también contra nosotros mismos, o mejor dicho, todas las semillas que éstos han dejado en nosotros y que nos distraen y corrompen de nuestra verdadera necesidad y naturaleza. Esa es la batalla importante y la única que contará al final. Creo que el disco en última instancia habla de esa lucha interna. Y creo que la portada y sobretodo el videoclip de “Quien abre camino” lo sugiere bastante bien.

¿Tus canciones y explorar en ellas tu conciencia social y política te han hecho mejor persona?
No. Mis canciones reflejan lo que voy siendo, o lo que creo que voy siendo, no al revés. Tampoco creo que sea ahora mejor persona que antes. Con suerte, voy siendo más consciente de mis defectos y de los de la sociedad en la que vivo.

“No hay reto mayor que intentar sacar a la superficie, es decir, poner en palabras y sonidos, lo que crees que eres en cada momento. Es imposible, un fracaso asegurado”.

Y cuanto más escribes… ¿más conciencia política y social tienes?
La experiencia, supongo que como a todo el mundo, parece que me lleva encontrar el nexo entre las problemáticas de mi vida íntima y las del resto de la gente, y eso, inevitablemente, me lleva al plano político y social.

De la música a las letras, cada uno de tus discos es un reto para el oyente.
No busco el reto en sí. Respecto a las letras, supongo eso es así en la medida en la que que mis canciones hacen preguntas, más que dar respuestas. Respecto a la música, me imagino que el hecho de buscar un lenguaje propio y adecuado para cada disco supone un ejercicio para el oyente, que cada vez ha de recolocarse y encontrar una relación con ello.

¿Y para ti? Imagino que creativa e intelectualmente también debe ser un reto el momento en el que decides ponerte a trabajar en un disco nuevo.
No hay reto mayor que intentar sacar a la superficie, es decir, poner en palabras y sonidos, lo que crees que eres en cada momento. Es imposible, un fracaso asegurado. Yo me contento con que no me incomode y que a veces me emocione. Aún así, paradójicamente, el único sitio donde realmente estoy a gusto es en esa búsqueda.

¿Pero consigues plasmar en música y letras las canciones que tienes en la cabeza?
En general me siento bien y vaciado después de cada disco. Supongo que es señal de que más o menos lo consigo. Pero nunca me ha salido así cuando he partido de una idea o concepto racionalmente. Solo me funciona cuando hago caso del instinto, la viscera, lo irracional, lo inconsciente… supongo que porque es de eso de lo que estoy hecho en realidad. Lo racional solo es un castillo que he montado a mi medida para taparlo o protegerlo.

Porque… ¿cuál es tu proceso creativo?
Hay una primera parte de vómito, donde solo abro las compuertas y salen cosas. Y luego otra donde intento entender cuál es el tema de fondo. Después intento cerrar el paquetito con coherencia y una estética más o menos acorde a lo que creo que quiero decir.

Musicalmente, “Diagonal” es un disco más complejo ens sus formas que “Meridiana”, más rico en matices y detalles.
No lo sé. A mí me parece un disco más directo pero no tengo distancia aún.

¿Quién te ha acompañado esta vez en la grabación y te acompañará en la gira?
A diferencia de Meridiana, esta vez hemos sido una banda en toda regla. Hemos construido y grabado todos los temas los mismos cuatro músicos. Ramón Rabinad en la batería, Jaima del Blanco con el sousafono y el violín, y Pere Jou con la trompeta, el teclado y el acordeón. Músicos realmente buenos, muy polivalentes y abiertos, con los que ya hice la gira de Meridiana.

Meses antes de grabar el disco publicaste el EP “Coros de Medianoche“. ¿Ha influenciado de alguna manera ese trabajo en este disco?
Creo que los dos trabajos forman parte de un mismo periodo donde básicamente estoy jugando con las posibilidades de la música popular. En ese sentido, cada ejercicio seguro que condiciona al siguiente de alguna manera.

En quel EP contabas con la participación de Niño de Elche, Albert Pla, los Hermanos Cubero, María Arnal y Nacho Vegas. ¿Por qué los elegiste a ellos?
Porque los respeto y admiro. Y porque creo que tienen visiones afines y complementarias a la mía de la música popular. Es muy enriquecedor trabajar codo con codo en las letras con gente así. Un lujo.

¿Y por qué decidiste poner tus canciones al servicio de otras voces?
Para desdibujar un poco la autoría, que es algo que históricamente me parece propio de la música popular. El pop, que en muchos sentidos me parece una degeneración demasiado condicionada por los medios masivos, parece que hace lo contrario. Yo, en ese sentido, quería ensalzar los contenidos, los valores que hay detrás.

¿Repetirás la experiencia?
No creo, no suelo repetirme. Por lo menos en la forma.

Meses atrás también publicaste el ensayo autobiográfico Carne de cañón. ¿Qué te impulso a hacer inventario?
Me propusieron editar un libro y se me ocurrió reunir todos mis escritos y letras. Al agruparlos vi que todos giraban en torno a los mismos temas o ejes. Escribí entonces diez relatos autobiográficos que centraran cada una de esas problemáticas. El resultado es un libro donde creo que las letras toman otra dimensión y donde sin duda me abro más que nunca.

¿Ya te sientes más cómodo cuando se te describe como cantautor?
Prefiero esa etiqueta a cualquier otra. Pero igual mejor decir autor que canta y así no remitirnos a cosas quizás son más del pasado.

AGENDA
FechaCiudadRecintoHoraPrecio
De 24/05 hasta 25/05/19MadridFestival: TOMAVISTAS FESTIVAL
De 07/06 hasta 09/06/19PalenciaFestival: PALENCIA SONORA