MondoSonoro Discos

Cuando se concibe el arte como inquietud constante y catarsis, el miedo a pasarse de frenada no existe, y si encima se emprende un nuevo camino, la honestidad de ese volantazo exige pisar el acelerador a fondo para volar por los aires y dibujar con tu propia estela, antes de caer, el siguiente horizonte.

Un año después, cuando aún corre por nuestras venas parte de aquel dulce y amargo veneno de la despedida de Standstill, Enric Montefusco, fundador, compositor y vocalista de la banda, inicia su andadura en solitario con “Meridiana”, su esperadísimo debut. Once temas escritos, grabados y producidos por el mismo, acompañado por una docena de músicos, redefiniendo su sonido con sus propias raíces. Un cóctel emocionante de recuerdos biográficos y latido social en los que palpita más que nunca esa esencia multidisciplinar que ya se respiraba en discos anteriores como “Dentro de la luz” (13) o “Adelante Bonaparte” (10), un cruce de caminos donde la música busca la complicidad de otras artes para saciar su necesidad interna y enriquecer más aún la experiencia y el mensaje.

El disco abre diciendo “Adiós”, entre sintetizadores y percusiones, una especie de ritual donde se invoca al fantasma que nunca se va del todo, penúltimo intento de dejar atrás la sombra que te persigue. Y tras la intrigante “Buenas noches”, un acordeón marca un vals y se le une un violín que llora, mientras gira y gira un carrusel al otro lado de “El riu d’oblit”.

Si “Flauta Man”, de título y estribillo arriesgado, con desconcertante final incluido, provocaba dudas como primer adelanto, la cadencia de “Obra maestra” borra esas nubes y se encumbra como pieza costumbrista marca de la casa que podrían haber firmado los mejores Standstill, con una atmósfera envolvente y arreglos orquestales que entre vientos, palmas y percusión, asciende como enredaderas a un techo que rompe Enric cantando a pleno pulmón ese “Hay un hueco dentro de mi, lo lleno de vino y lo lleno de guerra”.

Con “Meridiana”, canción clave que da nombre al disco y a la avenida donde Montefusco se crió, se abre una caja de música que guarda el amanecer del viejo barrio, ese primer rayo naranja que se cuela por la ventana y te despierta junto al olor del café que inunda los pasillos de la casa de tu infancia… Una de las pistas más intensas de este trabajo, con Enric dejándose el alma y aumentando las pulsaciones al son de una sesión de cuerdas que acelera y explota como fuegos artificiales. El retrato social de la clase media trabajadora, olores y colores que impregnan una época y cada surco de este nuevo LP.

La crítica cargada de ironía sigue en “Uno de los nuestros”, con aura de marcha fúnebre y ejemplo claro de fragmento que pide a gritos la complicidad de otras disciplinas, la amargura naif de “La vida plena” o el cierre con “Yo delego en ti”.
“Todo para todos”, single oficial, se presagia himno y apoteosis en directo, con palmas y coros infinitos que se funden en una nebulosa sonora, desatada por un acordeón omnipresente a lo largo de toda la obra.

Un disco para alzar el vuelo, valiente y arriesgado, marcadamente de autor, que entiende la música como una suerte de arte y ensayo comprometido ética y estéticamente consigo mismo y su tiempo.

MÁS SOBRE ENRIC MONTEFUSCO
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies