MondoSonoro Discos

medianoche

El grito inicial de Standstill se convirtió en catarsis purificadora en “Meridiana”. Ahora Enric Montefusco redescubre sus posibilidades zambulléndose de lleno en la música popular. Percusiones, guitarras, experimentación en voces y toques flamencos definen “Coros de medianoche”, su nuevo EP de solamente cinco canciones. Producido por él mismo y con colaboraciones instrumentales como la de Pau Vallvé, es un encuentro artístico entre amigos en que cada uno aporta su voz genuina a cada canción.

Da la bienvenida Niño de Elche con “Toda la fuerza”, que, valga la redundancia, desprende una potencia increíble, creando un pequeño eco de distancia en la voz que le otorga mayor sonoridad, a la que se añade la guitarra de Montefusco. Le sigue “La Casa Museo” con Albert Pla, una canción que se hace suya desde el principio. Con un comienzo tímido e íntimo, los instrumentos y los coros vuelven a ser rápidamente invitados y forman juntos una comunión espléndida. Los Hermanos Cubero marcan el ecuador del EP y fuerza motor, retomándola de Niño de Elche, en “Tonada negra”. Como si fuese una fiesta entre amigos, Montefusco se deja la piel en la guitarra mientras los dos hermanos cantan a la fortaleza de la música. María Arnal pone su toque tierno en “El baile”, que, junto con la voz de Montefusco, acordeón, guitarra y teclados, cantan al amor –y al desamor. Nacho Vegas, romántico de manual, pone punto y final en “Contra los románticos” acompañado de la voz de Enric, de una percusión con toques latinos y de una base algo oscura.

Los invitados también aparecen en la carátula del EP en una imagen creada a partir de una pintura de Goya. ¿Quizás el espíritu del pintor es una influencia para Montefusco? El eclecticismo de “Coros de medianoche” pasa por expresar lo que siente tanto de manera literal como difuminada, estableciendo definitivamente el estilo de Montefusco: el de no encasillarse. Si en “Meridiana” ya se empezaba a adivinar, en “Coros de medianoche” se confirman sus ganas intrínsecas de mostrar su música tal y como la concibe: sin ataduras, en constante evolución y con pura maestría.

MÁS SOBRE ENRIC MONTEFUSCO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies