Sin olvidar sus inicios post-punk, pero ampliando la senda Madchester abierta con su anterior EP, “Great State”, los vascos We Are Standard publican “Day” (Mushroom Pillow, 13), un álbum en el que confluye todo lo bueno que nos habían ido mostrando.

Bilbao, febrero de 2013. Llueve a mares. Graniza a ratos. La humedad cala hasta los huesos. Por suerte, We Are Standard tienen puesta la calefacción en los estudios El Tigre del barrio de Deusto. Me he citado con Deu Txakartegi (voz), Jon Aguirrezabalaga (guitarra), Juan Escribano (guitarra) y Adolfo “Willy” González (batería y percusiones) para hablar de “Day”, su nuevo (y tercer) largo. Ya estuvimos aquí con ellos hace algo más de un año, cuando acababan de grabar “Great State”, ese epé de cinco cortes donde aparcaron su vena post-punk para dejar patente que la escena “Madchester” caló en ellos casi tanto como el frío invierno de la capital vizcaína. Ahora, presentan nueve temas que dan forma a su trabajo más compacto hasta la fecha.

“Day”
es un álbum rico en matices y, claramente, trabajado a conciencia. “El hecho de disponer de este estudio propio, de poder meter aquí todas las horas que quisiéramos, el poder probar y probar hasta dar con la tecla adecuada, ha sido esencial para que el disco suene así de grande”, afirma Deu, quien apunta hacia Jon como responsable del gran trabajo de producción. “Con la ayuda de Xabi Eguia, nuestro técnico de sonido”, dice el guitarrista repartiendo méritos. La banda ha crecido a todos los niveles, está claro, pero no sabemos si los aldabonazos post-punk son menos por una cuestión de madurez o de simple evolución lógica. Hacia terrenos más psicodélicos, sí. “El gusto por el baile siempre va a estar ahí, va en nuestro ADN”, admite el vocalista, “pero teníamos ganas de seguir expandiendo nuestro sonido”, agrega. “Aunque sí, nos hacemos viejos, qué cojones”, ríe Willy. De todas maneras, seguirán invitando a quemar zapatilla en sus conciertos, está claro. “Hay que distinguir entre el directo y el disco… son cosas diferentes. En los conciertos seguirá habiendo jarana”, más cuando el nuevo trabajo de los We Are Standard no abandona del todo el sonido de sus inicios. De hecho, es curioso cómo hay temas que empiezan recordando a sus añorados Gang Of Four, pero que terminan derivando en algo más… The Stone Roses. “Está claro que jugamos con esos dos extremos, uno más americano y otro más británico”, confirma Juan.

Añádanle a todo ello la colaboración del sueco Emanuel Lundgren (I’m From Barcelona), la mezcla de Eric Broucek (DFA Records) y temazos como “Something Bigger” y verán que estamos ante la mejor grabación de We Are Standard hasta la fecha. La veteranía, que es un grado.