“En los tiempos que corren creemos que es importante aportar un poco de luz”
Entrevistas / El Altar Del Holocausto

“En los tiempos que corren creemos que es importante aportar un poco de luz”

Jesús Casañas — 04-05-2021
Fotógrafo — Archivo

La impactante indumentaria de El Altar del Holocausto no pasa desapercibida, pero dejando a un lado la puesta en escena, la de los salmantinos es una de las propuestas más interesantes del post-rock nacional de los últimos años.

Atmósferas sonoras que, evocando las emociones propias del ser humano, crean dinámicas capaces de hundirnos en lo más profundo para subirnos después a lo más alto. Vuelven a demostrarlo en “Trinidad” (Autoeditado, 21), un disco que nos hará viajar de nuevo.

La preparación de vuestro nuevo disco comenzó al terminar la gira anterior, “IT Tour Part I&II”. ¿Cómo ha afectado la crisis sanitaria a vuestros planes?
En realidad todo se precipitó el domingo 8 de marzo de 2020 volviendo de Andorra, donde habíamos tocado la noche anterior. Escuchábamos por radio cómo todo se desmoronaba, cómo cerraban perimetralmente ciudades, cierre de colegios… Era todo una locura y estábamos a novecientos kilómetros de casa. Además en el camino recibimos una noticia personal muy dura que acabó de hundirnos por completo. Decimos entonces ir posponiendo todos los conciertos que teníamos programados del “IT Tour part II” hasta junio, donde también debíamos participar en varios festivales, alguno fuera del país.
Pero la realidad fue que nada de eso se pudo llevar a cabo, tuvimos que cancelar algunos conciertos, otros posponerlos sin fecha futura… Entonces decidimos ponernos a hacer lo único que se nos “permitía”, que era componer.

La preproducción la ha llevado a cabo Cardenal Shake, técnico de la banda. Grabación, mezcla y masterización en Estudio Uno (Madrid) durante el mes de noviembre a cargo de Pablo Pulido. ¿Cuál ha sido el modus operandi a la hora de trabajar?
Sí, teníamos claro que en este disco queríamos trabajar con calma, sin prisas de tiempos, dejar que los temas madurasen y darle las vueltas que hiciera falta.
Para ello contamos con nuestro técnico Cardenal Shake, que nos ayudó en la preproducción, donde pudimos trabajar sin la “presión” del estudio. Una vez tuvimos todo bien estructurado y definido hablamos con los hermanos de Estudio Uno para que fuese Pablo Pulido, quien ha trabajado con multitud de bandas desde Izal a Soziedad Alkoholika, quien estuviese a cargo de la grabación completa. Queríamos que fuese un sonido más limpio que en “IT”, y Pablo era la persona perfecta para ello. Una vez en el estudio todo fue muy sencillo. Son gente con muchísima experiencia, gente que ama lo que hace. Fue todo un placer ponernos en sus manos. Nos facilitaron mucho el trabajo de grabación.

El resultado es “Trinidad”. ¿Era la idea desde el principio que tuviese tres canciones larga?
Sí, siempre hemos tenido clara esa idea. Tres partes, una trinidad. Nos gusta que los discos vayan estructurados y tengan un sentido completo, que en la trilogía (“HE”, “SHE”, “IT”) cada disco tenga seis canciones no es algo aleatorio. Procuramos cuidar esos detalles y hacer que todo encaje. En esos tres discos hay más coincidencias que hacen que sean parte de un “todo”, que se puedan escuchar de principio a fin y encajen.

“Fe” fue el primer single. El videoclip es bastante oscuro: blanco y negro, interiores, velas… “Esperanza”, el segundo single/videoclip, va en contraposición: color, exteriores, naturaleza… ¿Están definidas y acotadas las emociones que queréis transmitir con cada canción?
Es algo que buscamos y tratamos de transmitir a través de las imágenes ese momento en el que la canción se compuso. Por supuesto cada oyente podrá interpretar cada parte a su manera, pero para nosotros es eso… “Fe” nos transmite esas lamentaciones o lloros que debemos interiorizar, y “Esperanza” transmite esa expectación, ese alivio constante al que aferrarnos cuando todo se aleja… Debemos tener certeza en la música. En los tiempos que corren creemos que es importante aportar un poco de luz entre la oscuridad que nos inunda.

Habéis ofrecido algunos conciertos para presentar “Trinidad”. ¿Cómo es tocar en una sala en la “nueva normalidad”?
Es una sensación agridulce, por un lado se coge con muchísimas ganas por el parón musical, toda esa “rabia” que tienes acumulada durante meses se suelta en el concierto, pero por otro lado es frío y distante… Se pierde ese calor con el público, no los tienes cerca… es diferente. Respecto a las fechas anunciadas en realidad son cinco, el 23 de abril en Alicante, el 8 de mayo en el Volcano fest de Tenerife, el 5 de junio en Resurrection Fest y el 12 de junio en el Z!live de Zamora y varias más que aún no podemos desvelar.

El 5 de junio en el Resurrection Fest (Lugo). ¿Volverán los festivales este verano? ¿Estáis optimistas al respecto?
Ojalá, rezamos para que así sea, y pondremos todo de nuestra parte, pero la situación es la que es. Debe acelerarse mucho la vacunación y la inmunidad de grupo aún parece lejana. Quizás en verano la situación actual haya mejorado. De todos modos debemos transmitir el mensaje de que la cultura es segura y seguir trabajando con medidas, y no desfallecer.

“La indumentaria y el anonimato son el precio a pagar”

¿Estáis estudiando la posibilidad de realizar una gira de presentación, o preferís esperar a que se estabilice un poco todo?
Es algo que hemos hablado en varias ocasiones con los hermanos de Rebel Beat, que se encargan actualmente del booking, no sabemos muy bien qué hacer, por un lado tenemos nuevas atmósferas a las que darle forma en directo, nuevas canciones que presentar… Pero por otro lado las restricciones cada vez son más estrictas y nos limitan mucho a la hora de poder organizar las homilías. Dejemos que la ciencia haga su trabajo e iremos poco a poco mejorando. Por supuesto nosotros estaremos donde se nos reclame para presentar “Trinidad”.

La banda nació como dúo, ¿cuál fue la evolución hasta llegar a cuarteto?
Sí, durante el año 2012 la banda estaba formada solamente por Reaper Model a la batería y Skybite a la guitarra, que posteriormente pasaría a tocar el bajo. Durante ese año tocamos en varios festivales y dimos varios conciertos, pero aún no teníamos ningún disco grabado. En 2013 con la grabación de “HE”, Weasel Joe toma los mandos de la guitarra y comenzamos a girar como trío. Más tarde, en 2017, entra en las filas el hermano Reverb Myles como segundo guitarra, grabamos “IT” como cuarteto y giramos hasta la actualidad en ese formato.

Toteking recitó en el cuarto tema de vuestro anterior disco. ¿Volverán a aparecer voces en vuestra música, o fue algo anecdótico?
Así fue, el hermano Tote es gran amigo, le propusimos la idea y le encantó. No es algo que descartemos en un futuro, de hecho ya lo hicimos en “† † †” (la intro de “SHE”) contamos con la voz de Amparo Mateos, una tenor salmantina magnífica.

Vuestra indumentaria y puesta en escena es impactante. ¿Creéis que la banda habría llegado al lugar en el que está ahora de haberlo hecho en vaqueros y camiseta?
Puede que no, pero nunca lo sabremos. Por supuesto la estética es importante y suma, es parte de la banda. Es algo que debemos aceptar, tiene su parte positiva y su parte negativa, si no que se lo pregunten a los feligreses que nos vieron sudar en el Download a 43 grados o a cualquiera que se acerque a una homilía en una sala de marzo a octubre (risas).

¿Vuestra imagen ha ofendido alguna vez a alguien, o llegado a suponer algún problema?
Bueno, en alguna ocasión sí que hemos recibido algún insulto por redes o algún mensaje privado amenazante, pero nada serio. La gente debe ir más allá y escuchar el mensaje musical, no quedarse en la superficie.

El anonimato es el precio a pagar: no existen fotos de EADH sin túnica ni máscaras. ¿Dificulta las cosas a la hora de organizar los directos?
Al igual que ocurre con la indumentaria pasa con el anonimato, es un poco el precio a pagar. La gente nos pregunta que si pueden hacerse fotos después del concierto, preferimos mantener esa parte oculta y lo entienden perfectamente.

El artwork va acorde a vuestro aspecto. Siempre corre a cargo de Reaper Model. ¿Cuál suele ser la inspiración? ¿Pintura clásica, figuras, estampas…?
Sí, el hermano Reaper Model se encarga de todo el arte relacionado con la banda, conoce mejor que nadie nuestra espiritualidad y trata de transmitirla en cada trabajo que realiza. Cada artwork es diferente. Puede ser una camiseta sobre un single concreto o un cartel para un concierto, pero casi siempre suele inspirarse en la Santa Biblia y en pinturas religiosas.


Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.