Ha llovido mucho desde que debutó discográficamente. Las experiencias se acumulan a sus espaldas y también las ganas de hacer lo que le apetece. Después de su experiencia junto a The Blind Boys Of Alabama, Ben Harper vuelve a la actualidad con un doble disco, “Both Sides Of The Gun” (Emi).

Ben Harper nos contesta al teléfono con un afable y sorprendente “¡hola amigo!”, en un castellano forzado y escucha atentamente nuestras preguntas sobre su último trabajo, “Both Sides Of The Gun”, un disco doble porque “se trata de dos extremos opuestos. Las canciones que componen los dos discos no tienen mucho que ver. Son como dos polos que se enfrentan, uno más rudo y libre y otro más interno, más cercano a mí, más introspectivo dirían algunos”. Efectivamente, la división de este trabajo de Harper es certera porque las dos partes del álbum son muy diferentes.

“El hip-hop y el rap también me influyen. Me gusta mucho esa manera de decir las cosas tan directa y agresiva “

“Llegué a sentirme casi frustrado porque no sabía como ordenar las canciones, no me pegaban”. De esta manera, el disco se presenta con una primera parte en la que el rock y el soul se muestran en su sentido más amplio, mientras que en el segundo predominan los sentidos acústicos. “Aunque no pueden entenderse por separado porque forman un todo, algo completamente unitario que aunque fueran diferentes se necesitan”. Parece que su anterior entrega junto a The Blind Boys Of Alabama ha dotado a Harper de una seguridad suficiente para llevarle a defender un trabajo de este calibre. “Ellos consiguieron que fuera firme respecto a mi carrera y que tuviera claro que puedo hacer frente a lo que supone sacar un disco doble al mercado. Realmente era lo que sentía y es lo que he hecho. Las canciones me pedían que las sacara delante de esta manera. En definitiva me enseñaron que lo correcto siempre es buscar tu propio camino”. De todos modos, Harper reacciona cuando le digo que “Get It Like You Like It” me recuerda a los Rolling Stones porque “preferiría que te recordara a John Lee Hooker o a Robert Johnson. Los Stones son fruto de ellos aunque no me importa la comparación e incluso puede ser acertada, pero lo cierto es que me gusta más pensar que suena a los orígenes del blues”. A partir de ahí afloran en la conversación las influencias. “Siempre me comparan con Jimi Hendrix, cosa que es un honor porque era un genio, pero yo me siento más cerca de gente más experimental como, por ejemplo, Ry Cooder. Me gusta jugar con otras músicas, no sólo con el rock´n´roll. Me gusta el folk, el gospel, el reggae, el funk…”. No en vano, Harper creció a una hora en coche de Los Ángeles, ayudando a su familia en el negocio familiar que no podía ser otra cosa que “una vieja tienda de discos donde podías encontrar auténticas joyas del pasado”. El collage musical de la obra del rockero californiano no acaba ahí ya que “el hip-hop y el rap también me influyen. Me gusta mucho esa manera de decir las cosas tan directa y agresiva. Todo se expresa cara a cara”. Por ello, por ese gusto por dejar las cosas claras, puede ser por lo que Harper ha incluido en este “Both Sides Of The Gun” algunos temas de marcado acento político. “No me gusta la situación política de mi país. No me gusta lo que se hace hacia afuera y tampoco lo que se hace hacia adentro. Y me refiero a cosas como lo sucedido con el huracán Katrina. Por eso he necesitado hablar de esas cosas. He sentido la necesidad de decirle a la gente que se dé cuenta de que a su gobierno no le importa una mierda lo que les pase y que lo sucedido es una buena muestra de ello. De ese sentimiento nació ´Black Rain´”. A pesar de eso, Harper no pierde la esperanza e inicia el disco con “I Believe In A Better Way” (creo en un camino mejor) porque “nunca hay que dejarse llevar por las adversidades. Es como una especie de declaración de intenciones desde el principio del disco. El primer tema que abre un trabajo, que encima es doble, es muy importante y decidí transmitir esa sensación. Imagina que empiezo con un tema depresivo, quizá no tendrías ganas de seguir escuchando. Yo creo que se puede vivir bien compartiendo cosas con los demás y de eso habla la canción”. Como buen experimentador de sonidos no le cierra la puerta a nada en el futuro, “me gustaría colaborar con Femi Kuti o con Ry Cooder”. Con eso se acaba nuestro tiempo y dejamos a Harper con la sensación de que, a pesar de todo lo que expresa “Both Sides Of The Gun”, a este tipo aún le quedan muchas cosas por decir y, sobre todo, que será difícil callarlo.