“Queremos crear un mundo que sintamos como nuestro”
Entrevistas / Digital 21 + Stefan Olsdal

“Queremos crear un mundo que sintamos como nuestro”

Raúl Julián — 15-12-2021
Fotógrafo — Javier Alonso & Marina Sanz

Tras verse obligados a retrasar su salida en varias ocasiones, Digital 21 & Stefan Olsdal ven al fin publicado ‘Complex’ (AWAL, 21), segundo álbum de su proyecto conjunto. Contactamos con ambos vía zoom, para concretar una entrevista a tres bandas que los músicos responden desde sus respectivos estudios en Madrid y Londres.

Me gustaría comenzar la entrevista echando la vista atrás hasta los inicios de todo esto ¿En qué momento os conocisteis y cómo surgió este proyecto entre vosotros dos?
Digital 21: ¡Uf! Es que lo que es conocernos, nos conocimos fácilmente hace catorce años. Por amigos comunes de Madrid en una exposición, pero no sé el año exactamente. Bueno, catorce no… ¡más! Sería 2002 o 2003. Y el grupo comenzó en 2012. Llegó de forma natural: hablábamos mucho, hacíamos muchas cosas, nos remezclábamos mutuamente… Y al final pues teníamos esta idea, era bonito hacerla y la hicimos.

"Quizás 'Complex' sea más sólido porque está hecho después de muchos conciertos, y tiene ya esa energía del directo en todas las canciones".

¿Cómo es vuestra manera habitual de trabajar a día de hoy?
Stefan: Estamos en dos sitios diferentes del mundo, así que la banda funciona un poco así. Miguel está en Madrid y yo en Londres. Y con la tecnología ahora se puede hacer mucho trabajo. Casi nos juntamos solo para los conciertos.
Digital 21: Con chats como este también trabajamos mucho. Nosotros hacemos Skype, estamos un poco más atrás, somos más mayores (risas). Por fortuna los dos tenemos nuestros estudios. De hecho, ahora yo estoy hablando desde el mío y él desde el suyo. Eso facilita todo mucho. Pero hay que decir que en los dos discos hemos tenido etapas de estar trabajando juntos, tanto en mi estudio como en el suyo. Siempre que se han grabado las cuerdas, por ejemplo, yo me he ido a Londres y nos hemos ido a los estudios RAK a grabarlas. Hemos estado en su estudio grabando mogollón de cosas. Luego cuando hacemos conciertos es él quien viene a mi estudio y hacemos ensayos ya con los músicos de cuerda y eso. Porque también la edad nos pide un tipo de trabajo más a la antigua.
Stefan: Sobre todo para grabar las cuerdas, como dice Miguel, que es un aspecto bastante importante en los dos discos.

Diría que ‘Complex’ (AWAL, 21) es un disco sensiblemente más ambicioso, con mayor recorrido y también más sólido que ‘Inside’ (Kobalt, 17) ¿Estáis de acuerdo? ¿Cuáles diríais que son las principales diferencias entre ‘Complex’ e ‘Inside’?
Digital 21: Bueno, más sólido yo creo que sí: individualmente las canciones tienen más cosas en común, pero en el cómputo general del álbum ‘Complex’ es más potente, más sólido, más contundente. Sobre todo, sumando todos los activos. Pero viéndolo de forma más individual veo muchos nexos de unión entre las canciones. Quizás sea más sólido porque está hecho después de muchos conciertos, y tiene ya esa energía del directo en todas las canciones.

‘Complex’ es un disco con cuerdas y una generosa orquestación dotando de elegancia a las composiciones ¿Cómo se encajan todos esos arreglos y aportaciones en las propias canciones?
Digital 21: Ocurre de muchas formas diferentes, dependiendo de la canción. Hay canciones que hemos empezado en el arreglo de cuerda y hemos acabado en la música; y en otras que las que sucede justo lo contario. También hay arreglos que forzosamente había que grabar en RAK, con muchas cuerdas y otras que se podían hacer en el estudio de Stefan, que él tiene sus contactos. A veces hemos grabado cuerdas en ese mismo estudio en el que está Stefan ahora mismo.

¿Es complicado ese proceso?
Stefan: No, yo creo que no. El proceso lleva a la inspiración. La música es como nuestra gasolina. El proceso te da oportunidades y es el que te lleva por el camino. A veces el camino empieza en un tema instrumental, pero acaba como un tema con voz o con cuerda. Hay que dejar todo abierto para así tener más posibilidades. En esto consiste el trabajo de ser músico (Risas).

En mi opinión, el disco tiene cierto aspecto cinematográfico –a medio camino entre lo futurista, la ciencia ficción y la distopía– ¿Es la ciencia ficción una influencia importante para vosotros a la hora de componer? ¿Qué es lo que os inspira?
Digital 21: Es una pregunta difícil, porque cada canción tiene una motivación diferente. Por ejemplo, en “The Fire” estábamos Stefan y yo en su estudio dándole muchas vueltas a todos los arreglos antes de grabar las cuerdas con los músicos en RAK. Ese tema nos absorbió mucha energía a los dos, cuando estábamos trabajando en él, componiendo y produciendo esa canción. Nos parecía a ambos que era demasiado oscura. Pero luego apareció Katrina Mogensen y nosotros mismos nos vimos sorprendidos porque, después de que la cantase, la visión del tema era muy diferente. Así que cada canción tiene un poco su historia. No sé si tanto ciencia ficción como presente continuo que digo yo.

"Cuando nos juntamos hay muchas cosas que nos gustan, muchas posibilidades, muchas emociones, tempos y atmósferas que surgen"

Una de las cosas que más me gusta de ‘Complex’ es que, al amparo común de la electrónica, es una obra multifacética que acelera y desacelera el ritmo con mucha credibilidad ¿Cómo dais con el ritmo adecuado para cada uno de los temas? En el disco hay piezas certeras e incluso apresuradas, pero también algunas delicadas y muy hermosas.
Stefan: Es difícil analizar el proceso, la verdad (risas). Miguel lleva mucho tiempo haciendo música, más de veinticinco años, y viajando por diferentes caminos y diferentes tipos de música. Y a ambos nos encanta la música y los diferentes tipos de música. Así que cuando nos juntamos hay muchas cosas que nos gustan, muchas posibilidades, muchas emociones, tempos y atmósferas que surgen. A lo mejor el primer disco es más variado, y este disco es un poco más de club, pero aún así tiene algún tema más sensible, como has dicho. Pero no sé si puedo contestar a tu pregunta, la verdad, porque a veces no los sabemos ni nosotros. Las emociones nos dirigen, y si encaja con nuestros sentimientos y nos hace sentir algo a los dos, entonces ya es un tema, algo que funciona para la banda. Conviene no limitarse y, como decía Miguel, a veces un tema comienza siendo muy oscuro pero luego, añadiendo otro elemento como un cantante o un cuarteto, va por otro camino. Hay que dejar que la música sea libre y no encerrarla.

Precisamente una de las peculiaridades más vistosas de “Complex” son las voces invitadas ¿Cómo conseguís estos colaboradores y cómo decidís quién debe cantar en cada tema? ¿De dónde vienen estas colaboraciones?
Digital 21: Realmente va ocurriendo de forma natural. Es verdad que cuando arrancamos, al principio de la banda, para ‘Inside’ sí que hubo un tiempo largo en el que íbamos escuchando voces que nos gustaban. Teníamos claro que tenían que ser femeninas, porque para masculinas ya cantábamos nosotros. Ahí sí que empleamos tiempo, mientras estábamos grabando ‘Inside’, en escuchar cantantes. Nos pasábamos nombres para ver qué le parecían al otro. Pero es que una vez terminado ‘Inside’, teníamos una serie cantantes que nos habían dicho que sí pero que no llegaron a entrar en ese disco, así que ese trabajo ya estaba hecho para ‘Complex’. De hecho, hay más canciones que al final no han entrado en ‘Complex’. Hay colaboraciones de ‘Complex’ que vienen de ‘Inside’ porque ya estaban ya habladas. Es lo que pasó, por ejemplo, con Katrina: las dos partes teníamos ganas de trabajar juntos. Así que, en el caso de ‘Complex’, se puede decir que todo vino rodado.

Sé que estamos hablando de voces femeninas, pero ¿No habéis tentado nunca a Brian Molko (vocalista de Placebo) para que pusiese voz a algún tema?
Digital 21: Esa es para Stefan (Risas).
Stefan: (Sonríe). Sí, nunca se sabe. Hasta ahora no, pero nunca se sabe.

Ha habido varios retrasos con el lanzamiento de este disco, que incluso estaba ya fabricado físicamente hace tiempo ¿Qué es lo que ha pasado?
Digital 21: Ha habido un poco de todo: pandemia, problemas de salud… un poco de todo. La vida. Pero el retraso mayor fue por la pandemia. Queríamos acompañar la salida del disco con conciertos. Al retrasarlo, esto ha hecho que este disco tenga una vida diferente. Creo que no es mejor ni peor, porque para la gente que nos sigue ha sido como si algunas canciones saliesen dos veces ¿no? Quizá “High In The Sky” o “Together”, son canciones que han tenido una doble vida. Las más intimistas salen ahora y son un poco la novedad. Pero bueno, la vida te va llevando y cuando llegas a ciertas edades como las nuestras (que nos acercamos a los cincuenta) pues a veces tienes que parar, coger fuerzas y luego seguir.

Creo que vuestros dos discos tienen unas texturas muy reconocibles, algo que no es sencillo en el ámbito de la electrónica ¿Qué tipo de discos buscáis hacer? ¿Qué cualidad tiene que tener forzosamente vuestra música?
Stefan: Es difícil contestar. En el comienzo de la banda queríamos ver qué éramos capaces de hacer mezclando la electrónica con el cuarteto. Eso era muy básico. Pero dentro de eso hay muchos mundos que descubrir: diferentes tipos de canciones, con cantantes, canciones instrumentales… Es como crear un mundo que sentimos que es nuestro mundo. En el que caben todos sonidos que nos gusten… perdona, a veces mi español…

"Hemos llegado a un punto en el que, por fortuna, sí que podemos hacer conciertos con muy diferente formación y muy diferente enfoque"

Puedes contestar en inglés Stefan, no es problema…
Stefan: (Pasa a hablar en inglés) Creo que simplemente tratamos de crear un mundo propio en donde todos los sonidos y tipos de emociones respondan a la música. Incluso los mundos de las cuerdas y la electrónica, en donde hay guitarras, bajos electrónicos, etc. Es difícil centrarse en solo en una cosa.
Digital 21: Cuando dices que se ve un sonido en los dos discos y que tiene conexión… yo creo que más que buscarlo (a pesar de que como decía Stefan queríamos mezclar el mundo de las cuerdas con el de la electrónica), sucede que se interconectan de alguna manera. Quizás en ‘Inside’ aún no lo teníamos tan claro, porque no habíamos dado muchos conciertos todavía, pero en ‘Complex’ ya todo sucede de forma natural. Hacemos las canciones y cuando llegan las cuerdas empastan y ese es nuestro sonido. Y más allá incluso del disco, también pasa con en el directo. Es difícil dar con un proyecto de directo en el que consigas un sonido propio, a base de tener una instrumentación que es más difícil de llevar al directo, como sucede con un cuarteto de cuerda, o como cuando vamos con otro set y hay viola o chelo o Stefan que también toca cuerdas o el teclado creando otro tipo de atmósfera. Pero al final todo se unifica, tanto en los directos como en los discos. No estamos muy obsesionados con ello porque tenemos la suerte que se unifica con los instrumentos.

Aprovechasteis el confinamiento para estrenar un nuevo proyecto, Made For Humans, llegando a publicar un disco completo. Aparte de que ese proyecto es estrictamente instrumental ¿Qué diferencias hay con Digital 21 + Stefan Olsdal? ¿Qué os aporta que no consigáis con el proyecto principal?
Stefan: Surgió porque estábamos encerrados y no podíamos vernos. Teníamos muchos planes para sacar el disco de ‘Complex’ y hacer un par de conciertos. Pero todo se perdió con la pandemia, así que hicimos este proyecto para tener algo juntos y poder viajar con la música. Made For Humans surgió un poco así, y también para diferenciarlo un poco de la otra banda, Digital 21 + Stefan Olsdal, fue algo sin mucho bombo. Son los ambientes que nos sugería la música en ese momento, durante todo el caos que había fuera de casa.
Digital 21: Es algo que nos sentó muy bien en ese momento y que hemos seguido haciendo. Estamos componiendo y grabando temas para un segundo disco de Made For Humans. Esperemos que sin otra pandemia y, de hecho, esperemos que con la pandemia terminada.

¿Cómo se plantea el tema de la gira ahora que al fin ve la luz el disco y cómo definiríais vuestros conciertos?
Digital 21: Gira es muy difícil, porque ahora prácticamente cuando sacamos nosotros el disco saldrá también el de Stefan con Placebo y ellos tienen prevista una gira muy grande. Nosotros lo que haremos será tocar en algunos festivales, y estamos muy contentos y con muchas ganas. Será en el Sonorama aquí en España, en un festival en Rusia en Moscú, otro en Ucrania… Bueno, la fórmula es muy diferente en cada concierto. En cada lugar hemos ido adaptando diferentes formaciones, diferentes modos de hacer los directos, diferentes formas de afrontar las canciones. Por fortuna, hemos invertido mucho tiempo de preparación para hacer tanto el primer disco como el segundo. En directo hay bandas de electrónica que muchas veces están muy encorsetadas, con canciones con un principio y un final, pero es algo que no pasa en nuestro caso. Hay algún concierto en el que estas sin cronometro y hay mucha improvisación, mientras que en otros conciertos tienes que llevar todo cronometrado. Como hace poco, que tocamos en Los Conciertos de Radio 3 de La 2 y es un problema porque cuando llega ese momento de improvisación estás mirando el reloj a la vez que tocas. Pero hemos llegado a un punto en el que, por fortuna, sí que podemos hacer conciertos con muy diferente formación y muy diferente enfoque. Hemos llegado a hacer hasta conciertos totalmente acústicos: cuerda y guitarra acústica y Stefan tocando el piano y voces además del cuarteto. También con la formación de ocho, con guitarra, bajos, sintes, batería, tres voces; O formación de cuatro. Realmente vamos haciendo en cada festival o concierto lo que más nos apetece o lo que más se adapta. Eso es de las cosas que más nos gustan de nuestra banda, esa versatilidad y poder enfocar el concierto casi como si fuese un Lego. Por ejemplo, en La Riviera con Jon Hopkins hicimos una formación que no hemos hecho nunca más: bajo, viola, batería y nosotros dos. O un concierto sin nada de electrónica que hicimos en un festival de cine de Alemania, en una iglesia gótica. Depende mucho de cada concierto, eso es bueno para nosotros, no sé si tanto para el público: hay gente que quiere ver lo que espera, pero nosotros como músicos estamos en ese punto de hacer en cada momento lo que nos apetezca.

Ya para acabar, Stefan, tengo que preguntarte por el nuevo disco de Placebo, porque llevamos ocho años esperando este nuevo álbum. Y los dos adelantos, “Beautiful James” y “Surrounded By Spies”, son magníficos ¿Qué me puedes contarme acerca de “Never Let Me Go”?
Stefan: Muchas gracias. Sí, los dos singles que hemos sacado son un poco el yin y el yang del disco. Sale en marzo, y hemos estado mucho tiempo trabajándolo, pero ya está hecho y estoy muy contento. Tengo muchas ganas. Creo que la pandemia nos ha dado mucho tiempo para concéntranos en la música, y ahora es el momento de volver a dar a público y fans música nueva y también de volver a hacer conciertos. Es la hora.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.