“Es más fácil coger la guitarra cuando estás triste”
Entrevistas / Circa Waves

“Es más fácil coger la guitarra cuando estás triste”

Sergio Ariza — 19-03-2020
Fotógrafo — Archivo

Circa Waves está presentando la segunda parte de nuevo doble disco “Happy/Sad”, su cuarto larga duración en cinco años que han decidido presentar en dos partes diferenciadas.

En enero aparecía la primera cara “Happy” mientras que “Sad” ha visto la luz en marzo, con los de Liverpool apuntándose a una moda, la de presentar el disco en distintas entregas, que ya habían utilizado grupos como Foals o artistas como Bill Shepherd. Hablo por teléfono con Kieran Shudall, cantante, guitarrista rítmico y compositor principal de la banda de este hecho, su amor por Vampire Weekend o el futuro de la música hecha con guitarras.

Hace poco salía un artículo en Pitchfork titulado ‘Why Are Artists Breaking Up Their Albums Into Separate Releases?’, allí decían que esta tendencia de sacar discos en varias partes comenzó como algo impulsado por los artistas pero que ahora se había convertido en “la realidad comercial de la era Spotify”, ¿de quién surgió la idea de dividir este disco, vuestra o de la compañía?
(Se ríe) Nosotros tuvimos que luchar con nuestro sello para que nos dejaran hacerlo. A pesar de que nos parece un solo disco, tiene dos partes muy diferenciadas y nos gustaba la idea de jugar con un ‘cliffhanger’, así que decidimos publicar primero la parte “Happy” y dejar que la gente tuviera que esperar un poco para la continuación. Además va muy bien en términos de ‘streaming’

¿Este disco es un disco doble como el “Sign O’ The Times” de Prince o dos volúmenes independientes como los “Use Your Illusion” de Guns N Roses? Cuando los medios empiecen a hacer críticas, ¿es mejor hablar de los dos volúmenes como una sola obra o en críticas separadas?
En mi opinión es un único disco, en cierta manera también puedes pensar en dos entidades separadas pero creo que la experiencia más satisfactoria es cuando escuchas del tirón las dos partes.

“Creo que habrá unos nuevos Arctic Monkeys o Strokes y un resurgimiento de la música de guitarras”

He leído unas declaraciones tuyas diciendo que este es vuestro “Rubber Soul”, ¿crees que estáis alcanzando vuestra cumbre como grupo y que lo mejor está por venir?
Claramente pienso que lo mejor está por llegar, también estoy muy orgulloso de este disco y creo que ha supuesto un cambio en nuestra música, una prueba de que seguimos progresando. Como compositor puedo ver esa evolución y cómo intento ir siempre un poco más lejos, así que creo que vamos a ir a mejor.

La parte “Happy” del disco es muy disfrutable, un disco divertido de indie pop, ¿es una declaración política en estos tiempos tan jodidos que vivimos? ¿Algo parecido a lo que hicieron IDLES con “Joy as an act of resistance”?
Totalmente, esa era nuestra intención, sacamos esa parte en enero que es conocido como el mes más deprimente del año, lo pensamos también como una forma de escapismo, de no pensar en toda lo jodido que está el mundo, buscar una especie de respiro en medio de tanta negatividad, una pequeña alegría que consiga animarte.

Precisamente te iba a preguntar por eso, y es que esa parte, la feliz, suena a disco veraniego y lo habéis sacado en enero, ¿querías jugar con los polos opuestos como en el título?
Justo, además al sacarlo en enero la gente tiene tiempo de aprendérselas y poder cantarlas cuando comencemos a tocar en los festivales de verano. Nos pareció una cosa natural sacarlo en enero.

La canción “Move to San Francisco” no suena como algo que el departamento de turismo de esa ciudad aprobaría para un anuncio invitando a visitar la ciudad, ¿qué es lo que no te gusta de la ciudad? ¿O quizás es sobre las grandes ciudades en general?
(Se ríe) Sí que me gusta San Francisco, la canción es más en contra de esas grandes ciudades capitalistas llenas de contrastes, grandes edificios pertenecientes a corporaciones que ganan millones y, a la vuelta de la esquina, decenas de sin hogar esparcidos por la calle. En todas las grandes ciudades hay muchos problemas y unas intentan lidiar con ellos mejor que otras. San Francisco es un extremo perfecto de esos millonarios paseando al lado de una pobreza inmensa. Es muy chocante porque es una ciudad muy bonita.

Hablando de “Move to San Francisco”, esa canción tiene un estribillo realmente pegadizo que me ha hecho pensar en Vampire Weekend ¿quiénes han sido vuestras principales influencias a la hora de hacer el disco?
Pues me encantan Vampire Weekend y siempre les estoy escuchando, desde que sacaron su primer disco. Siempre me he sentido inspirado por la forma en la que hacen música, pero he escuchado mucha música mientras realizaba este disco, he escuchado mucho a Phoenix y a Drake, a Gorillaz y a Big Thief, varias cosas de las que he sacado inspiración.

Escuchando la parte “Sad” no suena como un disco depresivo, es más como el título genérico del disco “Happy/Sad”, más nostálgico que triste, ¿qué buscabas con estas canciones?
Creo que salvación, mejor, creo que en cada canción triste he intentado meter algo de esperanza, quizás algo de necesidad de ser salvado, musicalmente, efectivamente, no es un disco depresivo, quería que líricamente sí que fuera triste pero que, al final, pensaras que todo iba a estar bien.

Hay un cliché sobre los compositores que dice que escriben mucho mejor cuando están tristes, ¿en qué estado estabas tú cuando compusiste estas canciones?
Pues al principio puede que estuviera algo triste, no deprimido, pero sí un poco triste. El sentimiento de tristeza es más real, más productivo, es más fácil coger la guitarra cuando estás triste, cuando estás cabreado necesitas una catarsis y la música es muchas veces la terapia que necesitas. Cuando estás feliz no hay mucha necesidad de coger la guitarra, es más normal que termines saliendo de fiesta.

“Acabamos de hacer algo para eliminar nuestra huella de carbono para los próximos cinco años, vamos a plantar estos árboles y vamos a elaborar nuestra propia sidra a partir de ellos”.

¿Tienes una parte preferida?
Es muy difícil para mí, porque son mis canciones, las he producido y mezclado con otros tíos en un proceso bastante intenso, así que todavía no puedo escuchar las canciones sin pensar en cómo suena la guitarra o cualquier otro detalle, están todavía demasiado cercanas, a lo mejor en un año soy capaz de darte una respuesta adecuada.

Este mes empezáis una gira por el Reino Unido y en la parte “Sad” aparecen unas cuantas canciones acústicas, como “Sympathy” o “Birthday Cake”, ¿habrá parte acústica en la gira?
Puede, no lo sé, todavía no lo hemos ensayado. Tengo tendencia a mantenerme alejado de lo acústico, no me gusta ese protagonismo de un hombre solo tocando una canción con su guitarra cuando el público ha ido a ver a una banda, pero no lo sé…

En una entrevista reciente has dicho que “queremos hacer música de guitarras que excite a la gente”, ¿por qué crees que la música de guitarras está desapareciendo del ‘mainstream’?
Porque es más fácil hacer otro tipo de música, poner a una banda a tocar en una habitación cuesta un montón de dinero. Para hacer un disco dance o hip hop, solo necesitas un ordenador y lo puedes hacer tú solo, para hacer un disco con una banda necesitas alquilar un estudio y todo tipo de cosas más…

¿Así que crees que es una cosa impulsada por la industria?
Creo que es algo puramente tecnológico, si piensas en la proporción de canciones pop que se escuchan, comparadas con las canciones que provienen de una banda, es una diferencia abrumadora. El pop se impuso en la radio, en Internet, y si eres un chaval que escucha nueva música no vas a escuchar guitarras, así que va a terminar haciendo música pop en su ordenador y es un bucle que se perpetúa y cada vez va a haber más música de ordenador y menos grupos.

¿Y piensas que podría haber un resurgimiento de la música hecha con guitarras?
Sí, seguramente. En cierta manera ya está ocurriendo, en el Reino Unido hay un tipo llamado Gerry Cinnamon que está llenando estadios de fútbol y es solo un tío con una guitarra acústica. De todas formas ahora es menos obvio cuando una banda de guitarras lo está haciendo bien porque el mercado está saturado. Pero sí que creo que habrá unos nuevos Arctic Monkeys o Strokes, aunque tardará un tiempo porque ahora cuesta más entrar en ese mercado tan pop.

Recientemente he entrevistado a Milky Chance y me dijeron que para su gira habían contratado a un mánager de sostenibilidad, ¿tenési algo pensado sobre el tema del medio ambiente en vuestra gira?
Sí, acabamos de hacer algo para eliminar nuestra huella de carbono para los próximos cinco años, vamos a plantar estos árboles y vamos a elaborar nuestra propia sidra a partir de ellos. En nuestras anteriores giras ya quisimos reducir los plásticos que utilizábamos, es algo sobre lo que llevamos trabajando desde hace un tiempo. Estoy emocionado por ver que más cosas podemos hacer al respecto.

Habéis sido una banda que no se ha cortado a la hora de hablar de política en el pasado ¿cuál es vuestra opinión sobre la victoria de Boris Johnson y el Brexit? ¿Crees que afectará a vuestro trabajo como músicos?
Probablemente, hacer fronteras más difíciles de cruzar es siempre duro para los músicos. No creo además que en las prioridades de los gobiernos conservadores esté el ayudar a la gente que no sea millonaria. No tengo ninguna duda de que será mucho más duro, así que tendremos que defendernos y contraatacar.

Este verano tocáis en el Festival de Benicàssim en España, ¿habéis estado alguna vez allí, ya sea tocando o como grupo? Lo digo porque es un festival con mucha tradición británica
Yo no he estado, pero en Liverpool hay mucha gente que ha estado, así que estoy deseando tocar allí.

No es vuestro único festival este verano, ¿con qué grupo o artista os apetece más compartir escenario?
No sé ni con quién tocamos, no he tenido tiempo de mirar los carteles, he estado tan líado mezclando el disco y, además, he tenido un hijo, así que lo único en lo que pienso es en dormir (risas)

Finalmente, ¿habrá fechas en España para presentar el disco por vuestra cuenta?
No es una pregunta para mí, nos encanta tocar en España pero no lo hacemos tan a menudo como a mí me gustaría, creo que hay menos mercado en España para la música indie británica que el que hay en otros sitios. No lo sé, pero espero que la actuación en Benicàssim nos ayude a tocar por allí un poco más.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.