Aquella melodía
Entrevistas / Francisco Nixon

Aquella melodía

Jorge Ramos — 31-03-2009
Fotógrafo — Archivo

Sin las presiones de tiempos pasados pero con una autoexigencia ejemplar, Fran Fernández ha cocinado en los dos últimos años las canciones que ahora dan forma a “El perro es mío” (Siesta), su segunda entrega bajo el nombre de Francisco Nixon. Un disco que estará presentando el 3 de abril en el festival Plastidepop.

Ser Fran Fernández no debe de ser fácil. Todo el mundo te conoce y todo el mundo tiene una opinión sobre lo que haces, es lo que tiene estar ahí desde el principio. Fran llega muy tranquilo a la entrevista, lo cual en cierta manera me sorprende, ya que esa misma mañana ha habido revuelo a su costa en varios foros de Internet.

"Me gustaría poder grabar un disco de pop más barroco, pero de momento sólo es una idea"

Y es que resulta que ahora las letras de Francisco Nixon son machistas. En fin. Lo que ha pasado es que Fran ha comentado en su blog que una periodista le hizo una observación acerca de sus letras y algunas webs han aprovechado la coyuntura para realizar un juicio sumario. La ultracorrección política y el oportunismo, otra vez, de la mano. “Cada uno tiene sus propios criterios. De todas maneras, aunque casi nadie lo diga en las entrevistas, lo cierto es que los músicos pensamos mucho en el rechazo que pueden generar las canciones que hacemos, porque no es fácil exponerse. Por eso tienen tanta importancia la crítica y las modas, porque es fácil y seguro subirse al carro de lo que suena en cada momento. Creo que eso condiciona las canciones que hace la gente casi más que cualquier otra cosa”, explica Fran, y pasamos a otros asuntos, la música y la creación, por ejemplo, todo eso que no siempre colocamos en primer lugar. Esta misma mañana he escuchado “El perro es mío” más de cinco veces seguidas, y no precisamente por celo profesional. El disco es todo un homenaje a la melodía y a las historias contadas en canciones. Tan sencillo y a la vez tan complicado. “Me gusta buscar la simplicidad, sobre todo en Nixon, que son canciones que hago en casa, pensadas con acústica, y que descansan más en la letra que en el arreglo. Si logro que la estructura sea robusta, consigo que sea más fácil ir a grabar al estudio con poco tiempo y poder defender las canciones en directo sin echar nada de menos. La verdad es que también me gustaría poder grabar un disco de pop más barroco, pero de momento sólo es una idea”. La producción del disco, aun así (orquestada de nuevo por Paco Loco), es por momentos bastante exuberante, pero sobre todo se nota que Fran Fernández hace un esfuerzo por caminar hacia la naturalidad y huir de imposturas, algo que quizá venga del plano personal y que quiere reflejar en su música. Douglas Coupland ha escrito que la ironía de la sociedad moderna viene dada por la falta de Dios, que es como el escudo que nos queda para poder soportar la total responsabilidad que tenemos sobre nuestras vidas. Últimamente se habla mucho de esa máscara de ironía tras la que tantos y tantos grupos indies se protegen, de lo difícil que resulta escapar de ese recurso y exponerse. “Ahora hay muchos grupos que se han pasado al castellano y hacen de la ironía su único argumento. Yo también lo hago, pero la ironía, si bien está muy prestigiada porque de alguna forma te haces pasar por una persona ingeniosa, puede llegar a cansar y al final lo que esconde es falta de contenido, falta de valentía para buscar tus emociones”, explica Fran, que en todo momento habla del pop en la más extenso de los sentidos. “Las letras del pop siempre han girado en torno al amor, y es verdad que quizá es un tema que ya está muy trabajado. Pero toda la vida hemos escuchado canciones así que nos han emocionado, y siento que es muy difícil emocionar con la acidez”. Ayudado de nuevo por Ricardo Vicente, que ha aportado varias composiciones brillantísimas a las que también pone voz, Fran continúa buscando emocionar y dar con esa tecla mágica del pop, con esa melodía que nos salve la vida. “Sí que doy importancia a la melodía por encima del ritmo. Ahora hay muchísimos grupos que hacen lo contrario. Desde que salió Arcade Fire ves que los grupos se concentran mucho más en el ritmo. No sé por qué no lo llaman rock experimental”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.