“Si quieres hacer música lo mejor es no escuchar música”
Entrevistas / Albert Pla

“Si quieres hacer música lo mejor es no escuchar música”

Oriol Rodríguez — 28-07-2020
Fotógrafo — Archivo

Albert Pla acaba de publicar su segunda novela, “Espanya en guerra” (Amsterdam, 2020), relato delirante (por el momento publicado solo en catalán porque todavía no ha conseguido editorial para la versión en castellano) en el que, y esta vez de forma literal, no deja títere con cabeza. Hablamos con él de su nueva entrega literaria y de los millares de proyectos que tiene en marcha.

La literatura ha estado contigo desde siempre?
No … O menos que mucha gente y más que mucha otra, supongo.

¿Pero ya de pequeño escribías? Y no hablo de escribir canciones
Sí, siempre he escrito mucho, pero yo nunca he escrito una canción.

¿A qué te refieres?
No, no las escribo. Y los libros tampoco, los transcribo. Pero vaya, que ya desde pequeño siempre he hecho muchas cosas. Lo que pasa es que gané el concurso aquel de Jaén [se refiere al Certamen Nacional de Cantautores que ganó en 1988 con veintidós años] y me centré totalmente en la música. Me hice profesional de esto de un día para otro. Pasé de no saber que podía vivir de esto al día siguiente hacer de esto mi vida. Todo lo que tenía por allí lo convertí en canción. Si hubiera ganado un premio literario, seguramente me hubiera dedicado a escribir libros.

¿Cuál fue el primero que te inoculó el virus de la lectura?
Muy probablemente el primer libro que leí fue “Gargantúa y Pantagruel”. Lo leí con doce o trece años y me impactó muchísimo. Nunca he vuelto a leer nada tan bestia pero a la vez tan culto. Una historia tan fundamentada y sofisticada y, pese a que el escritor es francés, tan catalana por su humor negro y escatológico. Pero hace cuarenta años que la leí, tal vez ahora ha cambiado (risas).

Por eso lo de lo políticamente correcto e incorrecto, ahora muchos defenderán que no es una lectura para un niño.
Ya… Pero es que ahora el Arcipreste de Hita estaría al talego. La lucha continúa (risas).

¿Has sido lector compulsivo?
No he sido compulsivo de nada. Bueno, sí, he sido fumador compulsivo. He leído y leo rápido, sí, pero no me considero lector compulsivo. En los últimos dos meses he leído la obra entera de Stefan Zweig, que deben ser unos treinta libros

Pero no eres lector compulsivo.
No, es eso del iPhone, que te puedes poner tantos libros como quieras. Pero no, no me considero un gran lector. De la misma manera podría haberme pasado un año sin leer.

¿Lees en el móvil?
Sí y, eso sí que es cierto, desde que leo en el móvil, leo más que antes. Antes leía especialmente en los viajes: en el avión, en la furgoneta, en el tren… Ahora quizás me espero para hacer una entrevista y mientras no llega el periodista me pongo a leer estos cinco minutos.

¿Tienes algún escritor de referencia?
No, no tengo ningún escritor de referencia, como tampoco tengo ningún músico de referencia. Si me haces leer otra novela de François Rabelais (el autor de “Gargantúa y Pantagruel”) si es que escribió otra, es probable que no me guste. De Leonard Cohen, por ejemplo, me puede gustar mucho una canción y muy poco otra. Lo único que tengo claro es que no me gustan The Rolling Stones. No tengo ninguna fidelidad a nadie, ni soy mitómano. De Stefan Zweig pero porque está muerto, y a los escritores muertos se les debe hacer más caso. Últimamente, sin embargo, sí que he descubierto Cristina Morales y a Max Besora, que me han gustado mucho los dos.

¿Cómo descubres los nuevos artistas que van apareciendo?
Suele ser por recomendación de los amigos. Pero del mismo modo que voy descubriendo nuevos escritores, con la música ir siguiendo la actualidad se me hace más pesado. Me gustaría que pasara como con la literatura, que vas a una librería y te la encuentras.

Para eso están las tiendas de discos.
Cierto. Pero la música tiene esta mala cosa de que te la meten por todas partes. Estamos aquí y ahora haciendo esta entrevista y de fondo suena este puto saxo insoportable. Para mí la música se ha vuelto muy invasiva.

Una declaración que sorprende viniendo de alguien que, principalmente, se dedica a la música.
Pero es que si quieres hacer música lo mejor es no escuchar música.

¿Por?
Si escuchas música, harás música que sonará como la que escuchas. Acabarás mimetizado con lo que suena. También hay artistas que dicen grandes cosas pero maldita la música que hacen.

¿Cómo?
Robe, Kase.O, Joan Miquel Oliver

¡Todos amigos tuyos!
Son gente con unas ideas brillantes y unas letras impecables. Nadie escribe mejor que el Kase.O. Él y Robe. Pero el pobre tío tiene que hacer hip hop. Y Robe debe estar con cuatro peludos allí detrás y lo tienes que aguantar. Y como ellos mucha otra gente que son músicos pero la música es lo peor que hacen. Cuando Robe me enseña una canción tocándola él solo, me encanta. Ahora, cuando la graba ya con todos los compinches, no me gusta tanto. No sólo eso, sino que ya me recuerda a otra.

“En las canciones juegas con la síntesis y la concreción. Con las novelas puedes explayarte y dejar volar la imaginación. Me divierto mucho escribiendo. Tanto que no me considero escritor, me considero comediante”

¿A ti te pasa con lo que haces?
¡Siempre! Y si no he hecho más cosas ha sido justamente por eso.

Las novelas, imagino, te permiten modificar el camino si lo que vas escribiendo no te gusta.
Sí. Las canciones son una manera de reducir lo que quieres expresar, pero en una novela puedes decir todo lo que quieras. En las canciones juegas con la síntesis y la concreción. Con las novelas puedes explayarte y dejar volar la imaginación. Me divierto mucho escribiendo. Tanto que no me considero escritor, me considero comediante.

Debe ser divertido, crear tu propio universo literario y cargarte a quien te dé la gana.
Es lo más divertido. Si alguien lo pasa mal escribiendo que una soldado estadounidense decapita el presidente del gobierno español y con la cabeza se hace un cunnilingus es que es imbécil.

Tras el humor del comediante siempre hay un gran crítica.
Ni lo sé ni me interesa. No me interesa explicar las verdades a la gente. No es mi punto de partida. Todo es mucho más sencillo que eso.

¿Qué estás creando ahora?
Tengo treinta mil ideas y a ver qué sale primero. Tenía una gira rockera por fiestas mayores cerrada pero… Se ha quedado todo tan muerto. Este libro debería haber salido en abril.

Días atrás publicaste “¿Os acordáis?” canción en la que muestras tu particular visión de la pandemia. ¿Tienes un disco nuevo en cocción?
Tengo dos discos grabados ya. También un espectáculo infantil. Y otro libro. Y dos documentales a la espera de ser estrenados. Uno es sobre La Pandilla Voladora [el proyecto que reunió a Albert Pla, Muchachito, Lichis, Tomasito y El Canijo de Jerez] y un segundo sobre por qué los poetas recitan tan mal sus poesías. No sé, a ver cuándo salen.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.