MondoSonoro Discos

Los Punsetes pusieron las cartas sobre la mesa desde el primer día: pop directo a la yugular, guitarras afiladas, letras maliciosas que lo son aún más en boca de Ariadna… Esa es la esencia de un grupo que precisamente por ser fiel a sí mismo arrastra la etiqueta de inmovilista. Y no es del todo justo porque, aunque las reglas del juego hayan quedado claras, los madrileños nunca han dejado de perfeccionar la fórmula en sus ocho años de existencia, ganando pasito a pasito en sofisticación. De la autogestión de su debut al asesoramiento de David Rodríguez en “LP2” (más que un productor, un amigo) y, desde luego, el trabajo de Pablo Díaz-Reixa en este “Una montaña es una montaña” que -sintomática muestra de madurez- es el primero de sus discos bautizado con un título. Efectivamente, la producción de El Guincho les lleva a sonar como nunca antes lo habían hecho, incisivos, serios y con un punch inédito. Llegó el momento de zafarse de ese amateurismo marca de la casa y, en ese sentido, la operación ha sido un éxito. Rejuvenecidos, la inyección de bótox supone en contrapartida cierta pérdida de naturalidad. O simplemente puede que, aunque una por una estas doce canciones mantienen el tipo, escuchadas del tirón se echa en falta la frescura de canciones pretéritas, hoy ya emblemáticas.

MÁS SOBRE LOS PUNSETES
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies