MondoSonoro Discos

En la esencia del David Gedge que habla desde “Take Fountain” se encuentra el vacío de la pérdida, el abanico de “porqués” y “paraqués” que acompañan a toda ruptura, y la necesidad de huir de las frases a medias que éstas dejan tras de sí.

Gedge puede haberse encontrado abatido y neutralizado en los últimos tiempos, pero no se ha quedado sin palabras. Ha adquirido una nueva ingenuidad, la suficiente como para resucitar a The Wedding Present, y se encuentra dispuesto a seguir chocando contra las paredes, como ha hecho siempre. “Take Fountain” -un disco que, no podía ser de otro modo, tenía que llevar la firma involuntariamente generacional de TWP- es un relato persuasivo y elocuente, pero no en el sentido de autocomplaciente, sino en el sentido de apasionado. Hace falta ser muy valiente para ofrendar públicamente la propia resignación, los propios enredos sentimentales, cuando se tienen dolorosamente atravesados los primeros compases del siglo XXI. Además, sobre eso de mantenerse donde uno está, de no patinar, para eso hay que tener una confianza colosal. No debe ser fácil ver como Sally Murrell se deshace, desaparece, y luego vuelve, al compás de las fases lunares. Sin duda es duro. Dios bendiga a David Gedge. Ojalá pueda volver a sonreír pronto, y sea de felicidad y no de resignación.

MÁS SOBRE THE WEDDING PRESENT
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies