See You On The Other Side
Discos / Korn

See You On The Other Side

6 / 10
David Sabaté — 15-02-2006
Empresa — Virgin / EMI
Género — Metal
Fotógrafo — Archivo

Siguiendo a grandes rasgos la aritmética interna de su discografía –es decir, la alternancia entre discos más directos y otros más arriesgados-, Korn deciden recuperar en su último trabajo el ímpetu experimental de “Issues” y “Untouchables”, alejándose de la vuelta a las raíces orquestada en “Take A Look In The Mirror”. Los considerados por consenso como padres del nu-metal optan aquí por explorar territorio industrial mediante nuevas bases, texturas y registros. Como pruebas infalibles, el primer single “Twisted Transistor”, directo, bailable y rabiosamente pegadizo; la mansoniana “10 Or A 2-Way” o la deudora de NIN “Throw Me Away”.

Siguiendo a grandes rasgos la aritmética interna de su discografía –es decir, la alternancia entre discos más directos y otros más arriesgados-, Korn deciden recuperar en su último trabajo el ímpetu experimental de “Issues” y “Untouchables”, alejándose de la vuelta a las raíces orquestada en “Take A Look In The Mirror”. Los considerados por consenso como padres del nu-metal optan aquí por explorar territorio industrial mediante nuevas bases, texturas y registros. Como pruebas infalibles, el primer single “Twisted Transistor”, directo, bailable y rabiosamente pegadizo; la mansoniana “10 Or A 2-Way” o la deudora de NIN “Throw Me Away”. Un premeditado cambio de sonido materializado a golpe de sintetizador y marcado por un notable carácter rítmico que se alza, pese a quien le pese, como uno de los mayores logros del álbum. La principal razón de semejante transformación debe buscarse en la elección y el trabajo como productores de Atticus Ross y The Matrix, que otorgan al nuevo material del ahora cuarteto una sonoridad grave, voluminosa y pulida pero a la vez opresiva, dura y, por encima de todo, diferente. La frescura inicial se mantiene en cortes como el inmediato “Politics” o el sincopado “Liar”, aunque son las piezas centrales “Open Up” y “Coming Undone” las que ejemplifican mejor esa voluntad de renacimiento marcando a su vez las cotas más accesibles e inspiradas del disco. A pesar de todo, los apreciables esfuerzos de Korn por ofrecer algo nuevo no les permiten llegar donde podrían. Las sucesivas escuchas invitan a descartar hasta cuatro o cinco temas, salvando la digna clausura formada por “I Seen It All” –con pianos y violines en su tercio final- y la sorprendente –por atípica- “TearJerker”. Inquieto pero desdibujado ejercicio de redefinición.

Un comentario
  1. Rubens Vasconcellos November 1, 2013 9:23 amAo vivo o som tava bom. Alie1s, o show do Korn teve o melhor som ao vivo. E eu que fui pra ver prlneipaimcnte Killswitch Engage e Slipknot, achei? o show do Korn o mais foda do evento.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.