MondoSonoro Discos

Egypt

Macca, al menos a mí, ya no me la da. Me atrevería a decir que no hace un disco de excelente desde aquel lejanísimo “Flaming Pie” de 1997. Y una vez me quite del cuello a todos los beatlemaníacos que también defendían el despropósito de concierto que Ringo starr dio en verano en Barcelona, seguiremos adelante. Paul McCartney tiene la fórmula. De eso no hay duda. Pero a su piloto automático hace ya tiempo que la batería empezó a fallarle. Sabe que puede sacar cualquier disco porque este llevará consigo la correspondiente gira en la que basará su repertorio en las canciones de los Beatles. Llenazo garantizado. Sota, caballo y rey.

No me extrañó por ello que un compañero, redactor de otra revista me comentara vía redes sociales que el disco era una tomadura de pelo, a lo que le respondí “sí, pero tu irás a verlo cuando venga a presentarlo”. Recibiendo, claro está, una respuesta afirmativa y decenas caritas amarillas sonrientes de esas que ya conocen.

Me sorprende que los críticos, en general, hayan acogido tan bien este disco. Y no soy sospechoso de querer nadar siempre a contracorriente. Lo mejor es que todas las reseñas de este trabajo empiezan con frases del tipo “ya no ha de demostrar nada”, “nos ha dado tanto”, “es un mito al que hay que respetar”…Es decir, nos ponen en situación para evitar calificar este álbum de flojo. Y eso es lo que me parece. “Trátalo como si no fuera de Paul”, me dicen. Pues entonces no hubiera pasado del tercer tema. Cargado de clichés pop, de esos que McCartney domina a la perfección, es una muestra perfecta de cómo cubrir el expediente. Melodías que siempre suenan algo, con poco empaque. Y letras simplonas que se alejan de la profundidad que otros músicos de su edad están dando a sus obras de vejez. No aguanta ante los discos de Dylan (antes del sinatrazo), Richard Thompson, John Hiatt y un largo etcétera. Simplemente no está al nivel. Así que por ser quien es lo trataremos con respeto y no lo suspenderemos, va.

MÁS SOBRE PAUL MCCARTNEY
Comentarios 9 comentarios
  1. una crítica excelente.Se nota mogollón que entiendes una mierda

  2. Una crítica excelente,se nota mogollón que entiendes una puntos suspensivos.
    Mejor a tu nivel crítico

  3. «(…) La revista británica Mojo decretó que ‘Egypt Station’ constituye la colección de canciones más portentosa de su autor desde los tiempos de ‘Band on the Run’ (1973), el disco más emblemático de los Wings y acaso lo más cerca que Paul estuvo de igualar a los Beatles. Cuesta llegar tan lejos en el diagnóstico, sobre todo porque existen antecedentes como ‘Flowers in the Dirt’ (1989) o el asombroso ‘Chaos and Creation in the Backyard’ (2005), pero las alabanzas no son nada disparatadas.

    »Habiendo sido capaz de todo, con un repertorio que le asegura la inmortalidad en la memoria de docenas de generaciones, tendemos a minusvalorar a Macca; como si el suyo fuera un fenómeno común, un oficio rutinario. Pero si un jovencito imberbe de repente nos pusiera ‘Confidante’ o ‘Do it Now’ sobre la mesa, no nos quedaría más que emular a aquel mítico comentarista futbolístico argentino: “Barrilete cósmico, ¿de qué planeta viniste?”. Porque McCartney sueña con un otoño vital heroico, y a nosotros nos encantaría que todos sus noviembres se prolongaran durante una eternidad».

    FERNANDO NEIRA en El País

    * * * * *

  4. ★★★★

    «Make a list of all the songwriters who were composing great tunes in 1958. Now make an overlapping list of the ones who are still writing brilliant songs in 2018. Your list reads: Paul McCartney. Sixty years after “Love Me Do,” his legend already inviolable, Macca keeps adding new gems to his songbook, with nothing to prove except he’s the only genius who can do this».

    ROB SHEFFIELD en Rolling Stone.

    * * * * *

  5. ★★★★

    Lúdico, honesto y exigente.

    «By turns playful, honest and questing, Paul McCartney hitches empathy to experimentation on his urgent new album».

    KITTY EMPIRE en The Guardian

    * * * * *

  6. ‘Egypt Station’, Nº 1 en EE UU!

    Rolling Stone: «On the Charts: Paul McCartney Returns to Number One After 36 Years With ‘Egypt Station’»

    USA Todat: «Paul McCartney earns first No. 1 album in 36 years with ‘Egypt Station’»

    Sky News: «Paul McCartney scores first number one album in United States in 36 years»

    :D

  7. «His best album in years».
    BILLBOARD
    .

  8. Me parto con esta crítica. Sigue en la mejor tradición de los que quieren arruinar la carrera de Macca desde que comenzó el solito allá por el 1970. No sé si es la envidia por que es uno de los mejores cantantes de la historia de rock, uno de los mejores bajistas y posiblemente el mejor compositor de música popular de los últimos 50 años. Y el crítico dice que tiene una fórmula! Uno de los músicos que más palos ha tocado, y siempre bien, y que pocas veces, o nunca, ha hecho temas parecidos (al contrario del 95% de sus compis de generación), y que se adapta como nadie al rock´n´roll clásico, al rock duro, al pop más inventido, a la música electrónica, a la clásica (con buenas críticas!)…Increible. Yo creo que este que escribe más arriba oyó dos o tres discos de Macca así de “pasada”, por que decir que no ha sacado un disco bueno desde “Flaming…”, se las trae. Toda la década 2000 a 2010 tiene discazos, macho. No sé si escuchaste “Chaos…” , el de “Fireman” o el “New” de 2013, pero estás más perdido que el pulpo ese del garaje. Pocos músicos se redescubren y se renuevan sin dejar de ser él mismo como McCartney.
    Y después hablas de las letras! (qué cliché, lo de las letras!) Primero había que ver que nivel tienes de inglés para poderlas criticar. Y después escucha “Despite repeating warnings” (vaya pedazo de canción!), y que alguien me diga si esa letra no está de puta madre. Lo importante de una letra es que ritme bien en la canción, y que te quede una od dos palabras grabadas a fuego, como en muchos temas del exBeatle. Además, lo de las letras “profundas”, ya se sabe que las tienen y viven de ellas los “cantautores”, que normalmente no cantan un carajo (técnicamente) y musicalmente tampoco ofrecen mucho. Un ejemplo: Bob Dylan de los últimos años, al que el crítico acude; o más increiblemente, al J. Hiatt. No quiero con esto despreciar a este (profesional pero ni rompedor ni genial) músico, pero, ¿comparar a Paul McCartney con Hiatt? Mira, macho, paso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies