Keeper
Discos / Elliott Brood

Keeper

8 / 10
Raúl Julián — 23-09-2020
Empresa — Six Shooter
Género — Alt-Country / Americana

Elliott Brood son solo una de las incontables bandas que no han conseguido ese reconocimiento algo más mayoritario que sin duda merecían por trayectoria, insistencia y, sobre todo, calidad contrastada. Los canadienses bien podrían entenderse como una especie de hermanos pobres de Wilco, manejados entre el alt-country y la americana, y poseedores además de un excelente directo tan impecable como lo son algunos de sus discos, caso de ‘Ambassador’ (Six Shooter, 05), ‘Mountain Meadows’ (Six Shooter, 08) o ‘Work And Love’ (Paper Bag, 14).

El sexto trabajo de estudio del trío inmutable formado por Casey Laforet, Mark Sasso y Steve Pitkin oferta ahora el que quizás sea su trabajo más accesible y para todos los públicos. Sucede tras virar de manera palpable hacia un indie-pop que les sienta bien, sobre todo porque evitan perder de vista sus raíces y parámetros originales. Es así como la mixtura de elementos de uno y otro mundo resulta atractiva y, aunque el aspecto global siga decantándose de manera predominante hacia el country y la americana, también aparece una abertura inédita que deja entrever terrenos más luminosos. En cualquier caso, el mayor logro del lanzamiento recae verticalmente sobre las propias seleccionadas, y cabe localizar amplia mayoría de dianas incontestables (y casi inmediatas) entre las diez canciones que componen la referencia.

El arrasador trío inicial se abre con la animosa “Bird Dog” –y ese banjo santo y seña de la casa que marca el camino–, antes de dar paso al melancólico medio tiempo “Stay Out” (que luce como una de las mejores del lote) y una “No Way Out” que remite directamente a otros infravalorados como Deer Tick. También destacan los siete minutos de “Full Of Wires” con sus elegantes arreglos de cuerda, una “Oh Me” cocinada a fuego lento, o “Merciless Wind” remitiendo a Elliott Smith. Por su parte, “A Month Of Sundays” tiene algo de John Lennon y “Out Walkin’” se decanta más por Paul McCartney, antes de que “The Coast” eche el cierre en plena celebración pegadiza. ‘Keeper’ es un disco muy bien terminado y detallado, apostillado por una producción que engrandece el propio aspecto de las composiciones. Un paso al frente del combo, ambicioso y decidido que, dentro de unos parámetros lógicos, presenta diferentes tonalidades que enriquecen el conjunto y enaltece el talento de sus autores.

El elepé desprende la soltura y despreocupación de esos veteranos que ya no aspiran a nuevas cotas ni grandes logros, sino que apuestan por seguir disfrutando con la creación y consiguiente aceptación de esa cohorte de fieles ganada a pulso a lo largo de quince años. Uno de esos discos, en definitiva, que se disfrutan de principio a fin al apostar por el clasicismo a la hora de consumir música, recomendable para seguidores de los mencionados Wilco y Deer Tick, además de Uncle Tupelo, The Palace Brothers, Centro-matic o incluso The Jayhawks.

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.