MondoSonoro Discos

El que tendría que ser el disco más musicalmente luminoso de Los Planetas se queda en un estupendo medio Lp en el que la afición de J a las historias con múltiples lecturas alcanza niveles difícilmente superables. ¿Son “El golpe de gracia”, “Devuélveme la pasta” o “Y además es imposible” (en realidad, todas salvo los temas de relleno) historias de desamor post-adolescente o postales de la fractura entre un grupo y su discográfica?

J siempre ha sido un maestro de las canciones de venganza y aquí vuelve a dar buena muestra de ello (“En el castillo de donde las dan las toman/hay una cama reservada para ti” canta en “No ardieras”), así que decantarse por cualquiera de esos sentidos sería hacer un triste favor a la magia de unas magnificas canciones (¡cómo crece “Nunca me entero de nada”!) y a la habilidad de J para esconder lo obvio tras una muralla de dobles sentidos. Con este nivel, no es problema que el grupo juegue con la hipócrita corrección política de las corporaciones (¡cómo iba a ser “Canción del fin del mundo”, el primer single con el verso “Y voy a reivindicar los atentados”!). El pero de este disco es que, empeñados en ir a la contra, los de Granada añaden cuatro temas, con el definitorio instrumental “Cumplimentando compromisos contractuales” a la cabeza, que por flojos o haber sido ya publicados no aportan nada al conjunto. Si esa energía se hubiera canalizado hasta completar un álbum completo estaríamos hablando de su mejor colección de canciones. Pero a Los Planetas hay que sabérselo perdonar (casi) todo.

MÁS SOBRE LOS PLANETAS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies