Circadia
Discos / Jardín De La Croix

Circadia

8 / 10
Rubén G. Herrera — 29-12-2016
Empresa — Aloud Music
Género — Post Metal

El nombre de estos madrileños (Jardín de la Croix), esa apología al orden geométrico de un parterre francés, representa el gusto por la sofisticación y su música es, en esa analogía, como una enredadera que recubre la piedra y los cimientos de ese rock progresivo que en el fondo es una expresión neoclásica, etiqueta que puede emplearse aquí sin ningún tipo de miedo.

La banda presenta su cuarto álbum y proyecto más ambicioso, en el que saben dar opacidad a sus influencias (Dream Theater, Russian Circles, The Mars Volta,…) aunque les rinden homenajes indirectos en varios pasajes. Su sonido es inspirador; el primer síntoma de que las cosas van bien. Pero ya desde que quitamos el celofán a su nuevo trabajo, nos introducen en su misterio sónico; el cover-art es un centenar de figuras de origami dan un toque de onirismo minimalista al álbum; una portada que desvela un leitmotiv en la banda: cierto factor repetitivo, que se hace oír en seis largos cortes instrumentales, pero que es absolutamente pretendido. Su título nos lo reitera: “Circadia” es como una defensa apasionada del círculo como expresión artística y matemática de la perfección.

En una primera escucha, percibimos el ya mencionado factor repetitivo, pero son las texturas las que devuelven a este álbum su originalidad indiscutible. El sistema compositivo de este math rock se sustenta en riffs evolutivos y vitalistas, siendo quizá piezas como “Intermarealso “Reversion” de las que parece emanar la mayor carga o energía creativa. El primero, es el single, uno de los desarrollos que mejor cristalizan en el oído. Reversionen cambio, la habían presentado anteriormente en shows de algún año atrás, en esa larga espera que ha habido desde su anterior trabajo 187 Steps To Cross The Universe. Cuando nuestro compañero Francesc Feliu analizaba aquél trabajo, ya nos advertía que se trataba de una banda sorprendente: “Destilan una fuerza y una compacidad melódica de lo más convincente y disfrutable”. Pero volvemos a la actualidad para concluir la escucha con piezas de gran virtuosismo como “Green Architect” o las sugerentes atmósferas de “Trail For Alaska” o “Flowers and Carrion” , y la conclusión es que el mundo debe conocer a Jardín de la Croix y en este sentido, esperemos que nuestras fronteras lingüísticas, culturales y otras tantas, dejen de ser un freno para ello.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.