Awaken, My Love!
Discos / Childish Gambino

Awaken, My Love!

8 / 10
Manuel Jubera — 19-12-2016
Empresa — Glassnote Entertainment Group
Género — Soul

“Quien mucho abarca, poco aprieta” dice la sabiduría popular. Refrán siempre aplicable a personalidades como la de Dani Glover AKA Childish Gambino o, en otras palabras, naturalezas que se empeñan en hacerlo todo, y en hacerlo bien.
Sin embargo, el caso de “Awaken, My Love!” es una demostración de que, como siempre, la tradición se equivoca. El comediante, actor, guionista y cantante le da la espalda y rodeándose de buenas compañías –las cuales han jugado una influencia clara en su trabajo– logra encauzar su vertiente rapera hacia el soul y el funk, sintetizándola en un álbum redondo y desplazándola de coordenadas más comerciales en las que la ubicaba su anterior álbum “Because The Internet” (2013).

Dos cosas quedan claras tras escuchar el disco: la primera es que la autoría del disco adjudicada a Childish Gambino podría ser tan suya como de Ludwig Goransson, encargado de la producción, y quien ha realizado un trabajo tan impoluto que ha acabado con la magia de lo casual y espontaneo para devolvérnosla desde la precisión y el cuidado; y la segunda es que pese a los grandes nombres con los que cuenta Gambino como son Gary Clarck Jr. o Eddie Hazel, Haskins Clarence, George Clinton (Funkadelic-Parliament) son los más desconocidos de la larga lista de colaboraciones los que hacen del disco un trabajo impecable. Bastaría con pensar en canciones como “Me And Your Mama” sin los coros de Brent Jones, “Zombies” sin la sensual voz de Kari Faux anunciando el fin o en general el disco sin Chris Hartz para caer en la cuenta de que no sería lo mismo.

Lejos del Childish Gambino que cantaba “An elephant never forgets, so my dick remembers everything” en “Freaks and Geeks”, y al margen de la introspección oscura y melancólica que anegaba el contenido de algunos de sus trabajos anteriores, en “Awaken, My Love!” nos encontramos fragmentos, trazos inacabados que hablan de amor, pero que al mezclarse con la fe que transmite el último tema del disco “Stand Tall” adquieren una coherencia y un sentido común.

En definitiva, con “Awake, My Love!” Gambino se ha elevado, reluciendo y a hombros ante la escena del neosoul yanqui donde cada vez es más difícil hacerlo. Pero que no se olvide, a hombros de otros.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.