Zahara y LIPA, amigos para siempre
Conciertos / Zahara

Zahara y LIPA, amigos para siempre

8 / 10
Arturo García — hace 6 años
Empresa — AIE
Fotógrafo — Arturo García

Como si de una de las películas musicales de Alan Parker (“Fame”, “The Commitments”) se tratara, el encuentro entre Zahara y los jóvenes músicos del LIPA de Liverpool ha sido, según nos confesaba la jiennense, una experiencia vital. La gira que ayer pasaba por la sala El Tren de Granada era el colofón a una nueva edición de ese proyecto conjunto entre la sociedad AIE y su programa Artistas en Ruta, junto con el Liverpool Institute For Performing Arts, una institución de formación global en artes escénicas, algo parecido a aquella idílica escuela de la película “Fame”.

Zahara era la encargada este año de compartir con un grupo de estudiantes su experiencia como artista, sus conocimientos, sus inquietudes y también sus canciones. A cambio ellos, le han transmitido esa ilusión seminal y ese respeto por la profesión que tienen por esas tierra y que como nos comentaba Zahara antes de saltar al escenario le ha recargado las pilas. Y no cabe duda, porque si algo desprendía el show era energía positiva. La que radiaban las caras de los seis músicos mientras Zahara hacía los honores de presentación de sus nuevos compañeros de gira.

Arrancaron con “El Universo” un repertorio trufado por temas de sus dos discos largos, versiones e incluso un tema inédito compuesto para la ocasión durante las sesiones en Liverpool. “Where The Wild Things” es su título, en clara referencia a la cinta de Spize Jones, una de las favoritas de Zahara y también de algunos de sus fans que desde las primeras filas suspiraron cómplices. Como complicidad la que tenían en el escenario. Los seis de Liverpool disfrutaban con las canciones de Zahara y esta correspondía y les daba la alternativa, primero a Andreas Häberlin con quien compartió “General Sherman y como Sam Bell volvió de la Luna”. El teclista suizo hizo de Ricky Falkner y se atrevió con su parte en castellano. Después le tocó el turno a James Wyatt, el simpático bajista grandullón, para interpretar a dúo un tema de este, “Cardboard Spaceship”. Para entonces las “Mariposas” revoloteaban, y no de nervios en el estómago de Karen Tariro-Mavundukure que los había soltado irrumpiendo con su torrente de voz en “You Are The One That I”, otro guiño al cine musical, en este caso “Grease”. La guitarra de Bendik Johnsrud hacía recordar ese toque swing y jazzy de los primeros pasos de Zahara, el trombón de Simen Eifring aportaba sin embargo un sonido nuevo en sus canciones, en “La Mujer Mayúscula” sonaba, ora orquestal, ora enigmático,  y en esa recta final de “Funeral” y “Camino L.A.” rugiente, vigoroso y apoteósico, como pedía el momento.

Los bises no están contemplados en el Reino Unido, una sensación más para los chicos del LIPA, esa de recorrer el camino de vuelta al escenario al ritmo de “otra”. Y lo hicieron entre “Olor a mandarinas” y con “Summertime”, un clásico universal, aunque también hubiera encajado un “Amigos para siempre” que también se lo saben aquí y allí.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies