The Wave Pictures visitaban Valladolid con el ciclo promovido por SON Estrella Galicia, y dentro de la gira con la que están presentando los temas incluidos en su último disco de estudio, Bamboo Diner In The Train (Moshi Moshi, 16). Cualquiera que haya seguido la trayectoria del combo británico, a lo largo de los años y a través de sus numerosísimas visitas a los escenarios españoles, sabe que en su momento los conciertos del grupo fueron garantía de nervio, diversión y desenfreno.

Pero el tiempo pasa y algunas bandas mutan con él, en ciertos casos hacia una inevitable debacle y en otros derivando con acierto en dirección a eso que se suele llamar madurez creativa. El trío formado por David Tattersall, Franic Rozycki y Jonny Helm pertenece a la segunda clase, y sus presentaciones se apoyan ahora en canciones de mayor profundidad y clasicismo, con generosos y cuidados desarrollos, y en donde los medios tiempos con cuerpo se imponen como mayoría. La banda mantiene sin embargo ese encanto derivado de su naturalidad, que choca (en bonito contaste) con la precisión de los artistas y el virtuosismo evidente del guitarrista y vocalista David Tattersall. Un indie-folk con influencias que van desde Darren Hayman (y sus Hefner), Stanley Brinks, el blues tradicional o The Modern Lovers, hasta Violent Femmes, Daniel Johnston (versión incluida) o incluso Neil Young.

Una vez que el espectador asume que aquellas presentaciones cargadas de desenfreno y pogos forman parte del pasado, entonces puede centrarse en disfrutar de las múltiples virtudes inherentes a las actuales ejecuciones del combo. Y es en esos parámetros donde la formación (convertida en cuarteto para la ocasión con la inclusión de un miembro adicional en diferentes percusiones secundarias) ofrece un concierto incuestionable, creciente en implicación y de fuerte personalidad. Y es que, aunque por momentos se eche de menos la faceta más gamberra, lo cierto es que satisface comprobar cómo el grupo ha sabido evolucionar en directo.