Travis
Conciertos / Travis

Travis

1 / 10
Redacción — 12-06-2007
Empresa — Movistar
Fotógrafo — Archivo

Con la toalla sobre los hombros, y tras el opening cinematográfico de la Twenty Century Fox y parte del tema que suena cuando Rocky Balboa sube escaleras (“Gonna Fly Now”), Fran Healy y los suyos subieron al escenario (literalmente, porque estaban infiltrados entre el público) con la intención de dar un juguetón derechazo a sus fans. La veda se abrió con una revoltosa “Selfish Jean” y se lanzó al rescate de viejos (y tristes) temas recubiertos para la ocasión de un optimismo de osito de peluche (sonaron “Writing To Reach You”, “Love Will Come Through”, “As You Are” y la nueva “My Eyes”). Healy sonreía y lanzaba toallas y se metía a su entregado público en el bolsillo. Poco después llegaría el primer momento estelar de la noche: “Pipe Dreams” (el hit de “The Invisible Band”) puso en guardia a todos aquellos que creían que lo de Travis era flower power pasajero. Y arremetieron con la contundente “Side” (sin duda la canción más coreada de la noche, junto a la epatante “Turn”, su guiño a Radiohead del oscuro “The Man Who”) y con la esperada “Sing”. Entre ambas, Andy Dunlop saltó del escenario y se dejó pasear por las manos de sus fans mientras atacaba el solo de “All I Wanna Do Is Rock”, y colaron una retro “Good Feeling” con espectáculo para novatos incluido (la cuestión era gritar el nombre del pianista en el momento del solo) y el single de su bienhumorado “The Boy With No Name”. ¿La despedida? Un set acústico encabezado por “Flowers In The Window”, en plan pandilla. En definitiva, un buen rato.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.