La excusa para una nueva y siempre agradecida visita de los británicos a la capital maña era, en esta ocasión, la presentación de su último trabajo, “El Rey” (08). Lejos de centrarse en el controvertido elepé -del que destacaron “The Thing I Like Best About Him Is His Girlfriend” y sobre todo, “Spiderman On Hollywood”-, el cuarteto aprovechó los ochenta minutos que estuvo sobre el escenario para ofrecer un brillante repaso a su extensa carrera. Sin artificios y directos a la yugular, con una veintena de temas interpretados casi del tirón, obviando bises y demás teatralidades. “Kennedy” fue la encargada de inaugurar una velada que hizo paradas en míticas composiciones como “Lovenest” o “Getting Nowhere Fast”, y que incluyó también un atractivo tema nuevo llamado “Pallsades”. Con una excelente banda -en la que la presencia de la bajista Terry De Castro resulta cada vez más notable- ya asentada a su alrededor, David Gedge presentó el mismo aspecto y actitud austera de siempre, con su personal voz imprimiendo carácter a cada una de las elegidas. El músico incluso se permitió un guiño a la extinta aventura de Cinerama, en forma de “You Turn Me On”, mientras el público deseaba que “My Favourite Dress” o “Interstate 5” nunca terminasen. Un último vistazo al insuperado “Seamonsters” (91) en forma de “Delliance” y “Dare”, junto con “Boo Boo”, marcaron el tramo final de una actuación espléndida, sin conservantes ni colorantes.