De Argentina a Terrassa
Conciertos / Maleducats

De Argentina a Terrassa

8 / 10
João Borges & Natalia Silvan — 18-07-2022
Empresa — Èxits Management
Fecha — 15 julio, 2022
Sala — Recinto del Festival
Fotógrafo — Pau Griera

La primera edición del Maleducats empezó la tarde del viernes 15 de julio del 2022 en la Masia els Bellots, tras verse frustrados los intentos anteriores. A finales de 2019 nacía el proyecto de un festival de música urbana que "consolidara la nueva escena catalana" a ser celebrado en Terrassa, de donde es su principal impulsor, Lildami.

La recepción del proyecto Maleducats por parte de público y prensa local fue favorable desde el primer momento. La propuesta de convertir Terrassa en la capital internacional de la música urbana durante un fin de semana, es una consecuencia directa de que, una vez más, sea en los alrededores de grandes capitales como Barcelona, donde brotan manifestaciones artísticas rompedoras y originales.

Cuando la organización barajaba habilitar un tercer escenario por el alto ritmo de venta de abonos, estalló la pandemia del coronavirus, que obviamente obligó a aplazar el evento inicialmente previsto para el 9 de mayo de 2020. El año siguiente Maleducats no se llevó a cabo como festival, y sí como concierto -uso obligatorio de mascarilla incluido- del que habría sido uno de los cabezas de cartel en 2020, el argentino Trueno. Fue el 17 de julio de 2021 en el Teatro Coliseum de Barcelona, con la presencia de Lildami como artista invitado.

La fórmula se repitió pocos meses después con otro trapero argentino, WOS. Tal fue el éxito en la venta de entradas para el concierto en el Coliseum el 20 de noviembre, que se programó un segundo bolo al día siguiente en el mismo escenario. A finales de diciembre de 2021, Maleducats anunciaba la primera edición del festival el verano siguiente en Terrassa, con Bizarrap, Ptazeta y, cómo no, Lildami como primeros artistas confirmados del cartel.

Mucho llovió desde que nació el proyecto hasta que se llevó a cabo la primera edición. La popularidad del propio Lildami ha crecido entre el gran público desde hace meses, gracias a su participación como juez en el aclamado talent show musical de Televisió de Catalunya, Eufòria. Otro que ha visto su popularidad disparada desde 2020 es un artista que por aquel entonces apenas empezaba su carrera: Quevedo, una de los voces emergentes con más reclamo del cartel. La trayectoria de este canario en los últimos meses ha sido meteórica.

Cuando Maleducats reveló la alineación completa del festival en marzo de 2022, el single de 7 minutos de duración "Cayó la noche", en el que Quevedo canta junto a otros seis artistas canarios, era número 1 en todas las radios y plataformas mainstream. Este hit convertiría a Quevedo en el artista revelación del momento, con el que apostaron por colaborar estrellas internacionales de la talla de Duki o Ed Sheeran. A principios de julio del mismo año, la semana antes del Maleducats, llegó el salto definitivo de Quevedo como trapero de moda, tras protagonizar la Music Session #52 de Bizarrap, que rompería récords en la plataforma Spotify.

Todo eran buenas noticias para Maleducats, hasta que Quevedo anunció el viernes que la disfonía provocada por una laringitis aguda impediría su participación. Su baja era la segunda en las horas previas al principio del festival, después que la también canaria y colaboradora del productor argentino, Ptazeta asimismo saltara del cartel por motivos de salud. Esto obligó a que se realizasen cambios en el horario del sábado, ya que ambos actuaban ese mismo día. Existía el temor de que hubiera alguna otra ausencia sensible de última hora, pero por suerte la primera edición del Maleducats arrancó sin ningún contratiempo más.

La muchachada que se dio cita en la Masia els Bellots la tarde del viernes, en plena ola de calor, no hizo honor al nombre del festival, dado que se comportó de forma ejemplar y civilizada, sobre todo al inicio de la velada. Las dos colas de entrada se respetaron de forma impecable, una para mayores de edad y otra, que no tenía nada que envidiar a la primera, para menores, muchos acompañados por sus padres.

A las cinco de la tarde Maleducats abrió sus puertas, bajo un sol de bandera, regalando a cada asistente un tatuaje con el logo del festival del tipo de los que hay dentro de las bolsas de patatas fritas. Los encargados de prender la fiesta a toda pastilla en el escenario principal fueron uno de los grupos consagrados de la escena urbana catalana, 31 Fam.

El público coreó sus archiconocidas canciones con cierta timidez, seguramente todavía ubicándose y algo desconcertado por el potente despliegue de los de Sabadell, que presumieron de salud, energía y buena puesta en escena. Algo más anárquica y alborotada fue la exhibición de sus vecinos, los Flashy Ice Cream, que con alguna que otra soflama en el escenario Pocavergonya, dieron al Maleducats un toque de crítica política y policial.

A diferencia de las bandas masculinas que se oyeron en la primera jornada del Maleducats, las voces femeninas -Mushkaa, Aleesha, Emlia- presentaron su repertorio en solitario, como mucho acompañadas por bailarinas o algún colaborador de apoyo. Es una tendencia y no una norma: excepciones como Mi Amargo, que fue incluido en el cartel de última hora para suplir las bajas antes mencionadas, presentó su nuevo álbum "Palomitas en el suelo" y el navarrés Zetak también desarrolló el espectáculo entorno a su singular figura.

Otros artistas varones como Bizarrap y Beny Jr. actuaron en solitario, pero ocultando su rostro con gorra y gafas de sol, en el caso del primero; y pasamontañas en el caso del segundo, que además llegó escoltado por un escuadrón de colegas con la cara tapada que se mantuvieron completamente estáticos e impasibles durante la breve actuación.

Julieta abrió el segundo día, que empezó más tarde de lo planeado debido al ajuste de horarios: aproximadamente a la misma hora que la jornada anterior. La emergente barcelonesa interpretó varias de sus canciones, como “Si ha de ser, serà” y “A les fosques”, así como también “Trenca’m el cor”, un adelanto de su próximo disco que verá la luz en los próximos meses, según anunció la cantante.

Bizarrap apareció alrededor de las 2 de la madrugada del viernes al sábado, vestido con la nueva camiseta del Barça patrocinada por Spotify, con el logo del proveedor de material deportivo oculto y el dorsal 52 a la espalda (guiño al gran ausente de la ocasión, Quevedo, junto a quien está rompiendo récords en susodicha plataforma). Tanto en su presentación como en la de todos los argentinos, el público mostró numerosas banderas albicelestes.

Si la presencia de artistas argentinos fue notable la primera jornada de festival con Emilia, muy alentada por sus paisanos, y el propio Bizarrap, la segunda jornada tampoco se quedó corta con las presentaciones de Ca7triel & Paco Amoroso, WOS, Taichu y la "Bresh", una fiesta importada de Argentina que clausuró el Maleducats al ritmo de hits mainstream del presente y del pasado. La importante presencia del país latinoamericano habla del buen momento que vive la escena urbana de allí, fuente de inspiración para artistas y público catalanes.

Antes de la sesión musical final, tuvieron su momento otros artistas emergentes de la escena local como el mallorquín Xavibo, la madrileña Paula Cendejas y los gerundenses Doble & Hug Sound, además de por supuesto, Lildami. Muy diplomáticamente, el organizador del festival interrumpió su actuación para pedir un minuto de silencio por la trágica muerte de una niña de cuatro años, ahogada en una piscina municipal de Terrassa. Entre ovaciones y aplausos a todo su equipo, se despidió asegurando que el año que viene habrá segunda edición del festival Maleducats.

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.