Rock entre amigos
Conciertos / Loquillo

Rock entre amigos

8 / 10
Lluís S. Ceprián — hace 5 años
Empresa — Project
Fecha — 14 mayo, 2015
Sala — Razzmatazz 1, Barcelona
Fotógrafo — Fernando Ramírez

El final de la mini-gira de Loquillo junto a Nu Niles, enmarcado dentro del festival Guitar BCN, fue una fiesta de rock ‘n’roll en la sala Razzmatazz de Barcelona. Han sido doce conciertos en poco más de un mes que han servido para demostrar que este retorno a sus orígenes musicales ha supuesto todo un acierto, consiguiendo además colgar el cartel de sold out en prácticamente toda la gira.

El caso es que su último disco ha sido todo un pelotazo, de hecho el pasado mes de abril alcanzó el número 1 en ventas, y todo apunta a que la conexión con Nu Niles se prolongará por algún tiempo más. Lo que vimos anoche fue una mezcla de profesionalidad, ceremonia y celebración. La sala ya estaba abarrotada para ver a los teloneros The Velvet Candles, un combo de doo wop que nos teletransportaron en el tiempo a la América de los años cincuenta. Pero cuando, el público se volvió loco de verdad fue con la aparición en el escenario de la banda que arropó a Loquillo durante el concierto, conformada por Mario Cobo y Blas Picón (Nu Niles) y los habituales Josu García y Alfonso Alcalá, que empezaron el show con nada menos que la instrumental “Hawai 5.0”. A ellos se unirían posteriormente amigos como Igor Paskual y Dani Nel·lo.

Con la salida al escenario del maestro de ceremonias enfundado en un traje de negro de dimensiones inabarcables, los vítores del respetable ya no cesaron hasta el final del concierto. Loquillo se estrenó con “Eres un rocker”, una declaración de intenciones tanto sonoras como estéticas que sirvió para situar al personal. A partir de ahí fue alternando temas de “Código Rocker” con otros hits de su carrera, todos ellos versionados, eso sí, y peinados con tupé y brillantina. En los primeros acordes le costó un poco coger el tono, pero en un par de temas ya estaba a la altura del resto. Juntos interpretaron temas de diferentes épocas, como “Chanel, Cocaína y Dom Perignon”, “Tatuados” y “El Hombre de Negro”. Pero cuando realmente consiguió el gran clamor popular fue con los bombazos rockabilly, como “El crujir de tus rodillas” (con anécdota de cómo llegó a escuchar el tema), “Va por la ciudad” –de “La bola de cristal”– y “Vaqueros del espacio”. El set también incluyó algunas versiones de clásicos que, en castellano y sobradamente conocidas, encajaron a la perfección como “Luche contra la ley” (“I Fought The Law”), “El tren de la costa” (Train Keep A Rollin'”) o “En cualquier momento” (“Someday Someway”). Cada tema estaba perfectamente coreografiado, lo cual ayudó a mantener la atención en lo que acontecía en el escenario en todo momento.

Para la recta final, sacó la artillería pesada, en forma de “Quiero un camión”. Luego llegó un primer bis conformado por la instrumental de Nu Niles “Ya llegan” como introducción, y “Nena no me toques”- versión del “Please Don’t Touch” de Johnny Kidd & The Pirates”, la grandísima “Cadillac” –versión de “Brand New Cadillac” de Vince Taylor & The Playboys/The Clash-, y “Feo, fuerte y formal”. ¡Poca broma! Y como broche a la fiesta uno de los temas de su primera época, “Esto no es Hawaii”, en una versión para directo con presencia de todos los participantes en el concierto, incluidos los teloneros y Dani Nel·lo con su saxo. En definitiva, nota alta para la nueva propuesta de “El Loco”, en un momento en el que los sonidos pretéritos vuelven a estar de moda.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies