Homenajes y despedidas
Conciertos / Dinero

Homenajes y despedidas

8 / 10
Bruno Corrales — 30-05-2014
Empresa — Sound Isidro
Sala — Charada Club/ Madrid
Fotógrafo — Alfredo Arias

Noche de celebraciones y despedidas. Difícilmente podrá olvidar un grupo aún en progresión como Dinero una cita como la de ayer, en la que confluían excusas de todo tipo con la despedida oficial del bajista Rubi Giménez eclipsando cualquier otro hecho. El concierto, enmarcado dentro del ciclo Sound Isidro y apadrinado por Mondo Sonoro en su 20º aniversario, partía de la idea de rescatar un clásico de por entonces, cuando esta publicación daba sus primeros pasos, para su revisión a manos de Dinero. El disco elegido sería “Su”, tercer episodio de la apabullante trilogía con la que Lagartija Nick se abría camino a comienzos de los noventa.

Podría decirse que realmente aquello no fue hace mucho, pero por entonces apenas daban sus primeros pasos los miembros de Kitai, teloneros de la noche, quienes han compartido gira con Dinero durante estos últimos meses, creando importantes vínculos gracias a una visión del rock basada en un innegociable derroche de energía y rabia convenientemente filtrada, con el objetivo de hacer bailar y saltar a su público.

Daban las diez de la noche cuando ya teníamos sobre el escenario de Charada a un trío que ha trabajado sin descanso durante este último lustro, llamados a ocupar un hueco sin dueño en esto del rock alternativo. Sean Marholm a la guitarra y a la voz, Ekain Elorza a la batería -en el día de su cumpleaños- y Rubi Giménez al bajo, despidiéndose de la banda. El concierto contendría dos partes diferenciadas, una primera en la que interpretraban íntegro el citado “Su”, y una segunda en la que echaban el resto con una selección de su repertorio.

Dinero se enfrentaba así a unas canciones y a un sonido no demasiado lejano, pero sí ajeno en intención, con el hándicap añadido que supone la difícilmente olvidable personalidad de Antonio Arias. Con todo, y crecidos en canciones como “Estratosfera” o “Conmigo crece el caos”, demostraban la potencia de la que son capaces, además de su entendimiento, que con la comentada baja tendrá que rehacerse. Acompañándoles sobre el escenario en esta fase, Alberto Torres (Niño Malalengua) o Amanda Tijeras, responsable del diseño de su último disco.

En la pista, algunos nostálgicos de Lagartija Nick desperdigados por las últimas filas y el grueso de fans de Dinero ocupando las primeras, sector este último que crecería con el transcurso de la noche y que enloquecería en la segunda parte del concierto, ya con canciones propias. De “Vaya panorama” a “El momento perfecto”, introducida con unas sentidas palabras de Sean para su compañero, que poco después recibía un cuadro con imágenes y fotografías a modo de resumen de los primeros años del grupo, de manos de los responsables de Tricornio Producciones, quienes han trabajado con ellos desde el principio. “En invierno” y una “Saboreal” que arrancaba con Sean cediendo nuevamente todo el protagonismo a Rubi en un karaoke colectivo ponían la guinda a una noche que no fue como otra cualquiera.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.