Cuando la voz es el mejor instrumento
Conciertos / Van Morrison

Cuando la voz es el mejor instrumento

8 / 10
Ángela Cantalejo — 20-11-2015
Empresa — Last Tour
Fecha — 10 noviembre, 2015
Sala — Teatro Circo Price
Fotógrafo — Juan Pérez Fajardo

Hay cosas que no cambian, afortunadamente. Una es el carácter arisco de Van Morrison; la otra, su espectacular voz, intacta a pesar de los años y que parece macerarse y brillar entre un montón de litros de mala leche.

Una modulación vocal, entre el blues y el soul, tan efectiva que el irlandés alcanzó el alma del oyente acompañado por una banda y corista a la altura del genio. También se arrancó con la armónica y el saxo, a pesar de que este último parecía un poco perezoso, en una velada marcada, en sus primeros temas, por versiones de clásicos en clave jazzística entre los que se incluyen “Brown Eye Girl”, “Moondance” o “Days Llike This”.

Nos faltó “Gloria” pero lo compensó con una espectacular versión blues de “Ballerina” donde dejó a sus músicos lucirse hasta el virtuosismo con solos de teclado y trompeta a manos de Paul Moran, los riffs lustroso del guitarrista David Keary, la espectacularidad del batería y la delicadeza y brillantez de su corista. El jefe ya no estaba mirando porque desapareció y eso, se notaba en unos músicos más sueltos y fluidos. Noventa minutos dan para mucho. Eso sí: ni “hola” ni “adiós” ni “gracias”. Ni falta que hizo.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.