Acción, fiesta y rock’n’roll
Conciertos / Action Weekend

Acción, fiesta y rock’n’roll

-- / 10
Carlos Caneda — hace 3 años
Empresa — ACTION WEEKEND
Fecha — 11 marzo, 2017
Fotógrafo — Carlos Caneda

En esta edición el Action Weekend se ha visto reducido a una única jornada, pero a pesar de ello la cita no ha perdido su espíritu transgresor e imprevisible. Así que este año el festival se convirtió en una gymkana… en sentido literal de la palabra: una serie de pruebas guiaban a los asistentes entre las distintas localizaciones donde tenían lugar las pinchadas, proyecciones, comilonas y demás actividades programadas. Y es que por algo esta es la cita musical más demenciada de cuantas tengo noticia de que se celebren en la capital cántabra.

Pero no nos vayamos por las ramas, que ahora toca centrarse en las actuaciones de música en directo. Estas arrancaron a mediodía en el Pub Opium con Royal Podencos, grupo formado por unas cuantos viejos conocidos del r’n’r santanderino que le pegan al punk rock y al power pop con gusto y saber hacer. Habrá que estar pendientes de su segundo disco, que lanzarán en los próximos meses. Les siguieron La Familia Caamagno, con los que la cosa ya pasó a mayores. No por inevitables las comparaciones con sus paisanos Novedades Carminha dejan de ser odiosas… pero la energía de su garage-punk y la fiesta que montan no desmerece a la de aquellos: que a la hora de la sobremesa todo el público esté pendiente de sostener al vocalista que se lanza al público desde la barra, es un desmadre que bastantes festivales con más y mejores medios matarían por conseguir.

Ya de noche y en la Sala Black Bird, Bobkat ’65 volvieron a meter al público en situación con un sonido tan primitivo como resultón. Las dos componentes femeninas se alternaban al micrófono, marcando así los dos registros entre los que se mueve el sonido del trío: uno más amable y cercano al pop clásico, y otro algo más áspero y con un cierto deje a Patti Smith. Con ellos el ambiente se fue calentando hasta que Los Platillos Volantes salieron a escena. Estos leoneses desplegaron un repertorio lleno de rythm’n’blues y psicodelia, en el que buena parte del protagonismo se lo llevaron las versiones de clásicos, desde los Salvajes hasta los Amboy Dukes. Todo ello tocado con una energía y un gusto que, cuando se une con una audiencia ansiosa de disfrutar de sonidos clásicos, da como resultado un concierto explosivo.

Y a partir de ahí se sucedieron las pinchadas con las que el desmadre se prolongó hasta las profundidades de la noche, y que dejaron a los allí presentes con ganas de que no tarde en volver el finde más loco del año.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies