Arrancaba la primera edición del Festival Aislado con Dexist a la cabeza. La banda barcelonesa hizo vibrar al público mientras calentaba a los asistentes para lo que estaba por llegar. Univers dominó la noche con su particular sonido. Los riffs sobresalían entre el ruido y las voces acompasadas hacían saltar al público. Acción Diplomática, por su parte, fue el encargado de llevar la electrónica al Lennon’s Club, sonidos pegadizos y efervescentes que pusieron la guinda a la noche del viernes.

Y con el sábado llegó el plato fuerte. Después de treinta años, su primer concierto en Barcelona, unos curtidos Oviformia SCI hicieron explotar la pista. Sus aires ochenteros daban la bienvenida a una música que sin lugar a dudas no ha pasado de moda. Sin perder ni un ápice de los movimientos típicos de la época, la banda funcionó como el reclamo perfecto de la noche, que previamente habían amenizado Erisian y Nice Place. Sonidos oscuros y  post punk que dominaron el fin de semana de L’Hospitalet de Llobregat.