¿Fin a la censura?
Conciertos / Fermin Muguruza

¿Fin a la censura?

8 / 10
Alfonso Gil Royo — 05-07-2016
Empresa — Cultura Inquieta
Fecha — 30 junio, 2016
Sala — Polideportivo Municipal San Isidro
Fotógrafo — Andrés Abella

Doce años. Ese es el tiempo que Fermín Muguruza acumulaba sin poder actuar oficialmente en Madrid. Vetado por su pensamiento político, tampoco lo tuvo fácil esta vez, pero el festival Cultura Inquieta, en un excelente ejercicio en favor de la libertad de expresión, logró acabar con el largo boicot impuesto por ayuntamientos e instituciones al ex cantante de Kortatu y Negu Gorriak.

Así se presentó Fermín en la capital, abriendo el festival Cultura Inquieta 2016 (tras la actuación de Cabezafuego & Broken Brothers Brass Band) y sabedor de la expectación que creaba su regreso, ante un polideportivo con una buena entrada (especialmente para ser un jueves laborable) y muchas ganas de hacer volver a los presentes a aquellos maravillosos ochenta y noventa. Ya no es aquel joven de apariencia punk que protestaba por decreto, ahora Fermín se parece más a un bluesman (traje incluido), y en sus conciertos prima más la música que el activismo político (aunque tampoco faltó de esto último. Si no no sería Fermín Muguruza). Y es que no podemos olvidar que la figura de Fermín fue quizá la más importante de la época dorada del Rock Radical Vasco; con Kortatu introdujo en España los sonidos del ska y el oi! que aún eran desconocidos aquí (excepto para Decibelios), y con Negu Gorriak continuó un legado que más tarde culminaría en solitario, absorbiendo y fusionando su música con la de otros países y culturas, especialmente la jamaicana. Ideologías a parte, Muguruza es un músico genial; gran compositor y sin miedo a fusionar estilos. Y en directo se aprecia más aún, se muestra como un auténtico director de orquesta.

El concierto comenzó más a ritmo de blues y jazz que otra cosa, presentando a su excelente F.M. New Orleans Basque Orkestra, en donde hay que destacar la potente y espléndida voz de Chrishira Perrier, quien casi logró robarle el protagonismo al cantante vasco. Pero pronto cambió la cosa, porque Fermín sabía que el público acudió a Getafe a escuchar sus grandes clásicos, y se los dio. Comenzó con “After Boltxebike”, de su etapa de Kortatu, para luego dar paso a otros temas como “Euskal Herria Jamaika Clash” o “Big Beñat”, con los que arrancó los bailes de los allí presentes. Palestina también estuvo presente cuando salieron a escena Minsä, ex cantante de Hechos Contra El Decoro, y la rapera vizcaína La Basu para cantar “Yalah Ramallah”. Y tras ello el de Irún bajó un poco el ritmo del concierto, parón incluido, para que el público cogiese fuerzas para un final de concierto de sobresaliente .

Y le ponemos esta nota porque volver a escuchar en directo canciones como “Dub Manifest” bien lo merece. Una canción alegre y fiestera, perfecta para el directo y representativa de la época más creativa de Fermín, que fue seguida de una versión de “Killing In The Name” de Rage Against The Machine llena de fuerza y energía. Y que dio paso, para culminar, a la que seguramente sea la canción más célebre de la carrera del irundarra: “Sarri Sarri”, un himno al ska y la música oi! que hizo bailar y temblar el escenario getafense y fue el colofón perfecto para un concierto que cumplió sobradamente las expectativas.

Quizá se echaron de menos canciones como “Mierda de ciudad” o “En la línea del frente”, pero no había tiempo para todo. Aunque tras dos horas de concierto, de buen concierto, la banda bajó del escenario para tocar a pié de pista durante media hora más para los numerosos seguidores que se quedaron con ganas de más baile. Todo un homenaje a la música. Y es que de eso se trataba y eso fue lo que hizo Fermín doce años después: volver a hacernos disfrutar con su música. No parece algo tan peligroso, ¿verdad?

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.