Aullido metálico
Conciertos / Fasenuova

Aullido metálico

-- / 10
Carlos Caneda — 09-12-2016
Fecha — 07 diciembre, 2016
Sala — Sala Niágara, Santander
Fotógrafo — Carlos Caneda

Ha sido corto pero intenso” posiblemente fue la frase más repetida entre el público al terminar la actuación de Fasenuova. No fueron pocos los que se quedaron con ganas de más caña después de los 45 minutos de brutalismo sonoro del dúo de Mieres. Pero si esto fue así es porque todo cuanto había ocurrido antes resultó imprescindible.

El repertorio arrancó como una masa oscura de sonido con las reptantes “A la quinta hoguera” y “Hell Angel”, para pasar pronto a temas en los que ritmos más definidos se acercan al espíritu afilado de su último disco. Roberto Lobo, aferrado a sus sintentizadores, es el encargado de manejar la hiriente nitidez acústica. Es quien se vale de los bombos amenazadores de la máquina asesina para asfixiar las granulosas texturas analógicas. Es quien consigue modular las atmósferas de forma que los zumbidos abstractos del ambient se convierten en el instante preciso en súbitos arrebatos de gabber maléfico.
Junto a él, Ernesto Avelino lanza sus aullidos metálicos. A ratos escupió palabras con la ferocidad del vocalista de un grupo de hardcore, a ratos su cuerpo se retorció como poseído por una presencia extraña. A ratos, como en “Bailas perfectamente” o en “Carretera fluorescente”, llegó a mutar en algo parecido a un crooner de película de David Lynch.

Entre uno y otro conjuraron una vez más su música malsana, que funciona como un retrato perturbador, poético y violento de la alienación humana. Algo muy intenso, desde luego. ¿Corto? Quizás si hubieran contado con un telonero se podría haber aprovechado mejor la velada. O puede que no se les echara tanto en falta si no fueran tan difíciles de ver por estos lares: parece mentira que Asturias y Cantabria sean regiones vecinas. El caso es que, si el concierto supo a poco, es porque cada minuto de estos tres cuartos de hora dejó la impresión de ser inimitable, único y esencial.

niágara

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.