Originaria de Los Ángeles, The Long Ryders es una de esas bandas que ayudó a definir lo que se conoció como Nuevo Rock Americano y que incluía a nombres tan variados como The Dream Syndicate, Los Lobos o Violent Femmes. Su sonido, basado en los grandes del country-rock de los setenta como Buffalo Springfield o Flying Burrito Brothers, tenía su base en las composiciones de su líder, Sid Griffin.

Tras su formación en 1983, rápidamente se les asoció al movimiento conocido como Paisley Underground junto a bandas como Green On Red, Game Theory o Rain Parade. Debutan en 1984, con el imprescindible “Native Sons”, al que seguirán otros álbumes espléndidos como “State Of Our Union” (85) o “Two-Fished Tales” (87) convertido en su último disco en estudio antes de su separación. La banda se convirtió, a pesar de su corta trayectoria, en un nombre de referencia para todos aquellos grupos que tenían en la música de raíces su punto de partida. Por ello, en los noventa, con la aparición del llamado sonido americana, su figura vuelve a ser reivindicada por bandas como The Jayhawks o Wilco. Tras su disolución, el grupo se reúne en 2004 para una breve gira europea, aprovechando para grabar un disco en directo, “State Of Our Reunion”, aunque desde entonces solamente han vuelto a tocar juntos en contadas ocasiones. Griffin aprovechó ese lapso de tiempo para desarrollar una interesante carrera como crítico musical que incluye la publicación de dos libros, “Rolling Thunder Years” y “Million Dollar Bash”, dedicados a una de sus grandes pasiones: Bob Dylan.

Disco imprescindible: “Native Sons” (84) es su disco de debut y un auténtico resumen de sus influencias: Hank Williams, Bob Dylan, The Byrds… Un catálogo de canciones esencial para entender qué era eso del Nuevo Rock Americano.

Una canción por la que empezar: “Ivory Tower” es un tema incluído en ese imprescindible primer disco. Es la única composición que aporta al trabajo Barry Shank y cuenta con la espléndida colaboración de Gene Clark a las voces.

Por qué han estado de actualidad: la banda, que tras su disolución en 1987 se reunió en 2004 para una gira europea, repitió experiencia en 2014 y visitó nuestro país en diciembre de ese mismo año.  Además, Sid Griffin publicó también en 2014  “The Trick Is To Breathe”, su primer disco en solitario en diez años, y se reeditó actualizado “Million Dollar Bash”, el libro que dedicó al análisis de las “Basement Tapes” de Bob Dylan y The Band. Además, Griffin se ha encargado de las “liner notes” del nuevo volumen de las Bootleg Series del mismo Bob Dylan.