Diez años de “Danger Days” de My Chemical Romance
Especiales / My Chemical Romance ...

Diez años de “Danger Days” de My Chemical Romance

María Rivas Collado — 18-11-2020
Empresa — Reprise / Warner
Fotógrafo — Archivo

Hace diez años conocimos a los valientes Killjoys. Party Poison (Gerard Way), Jet-Star (Ray Toro), Fun Ghoul (Frank Iero) y Kobra Kid (Mikey Way) aparecían en escena de la mano de Dr. Death Defying para derrotar a la controladora Better Living Industries. Nos lo contaban en Danger Days: The True Lives Of The Fabulous Killjoys (Reprise/Warner, 10), el último larga duración de My Chemical Romance, cuya edición cumple ya una década.

La banda de Nueva Jersey empezaron un viaje por la post-apocalíptica California de 2019 y nos hicieron cómplices a todos nosotros en “Danger Days: The True Lives Of The Fabulous Killjoys”, el último álbum de larga duración de la banda estadounidense. My Chemical Romance daban un giro de ciento ochenta grados a lo que habíamos conocido de ellos hasta el momento. Cambiaron la temática oscura y siniestra por los colores chillones y la lucha por la supervivencia. Tres años después de publicar su cuarto álbum de estudio, My Chemical Romance decidieron separarse. Así concluyó la primera era de la banda, no solamente caracterizada por sus trabajos conceptuales y su apuesta por la creatividad, sino también por el alcohol y las drogas, que acabarían afectando a los miembros de la banda. Un mes antes de su separación llegaron a publicar “Weapons”, cinco singles de dos canciones cada uno descartadas de las grabaciones de “Danger Days” y que conformaban en su conjunto “Conventional Weapons”.

En cierto momento se habló de que la banda volvería en 2019, justo en el escenario en el que discurría la historia de “Danger Days: The True Lives Of The Fabulous Killjoys”. Preparado o no, el caso es que la banda no falló y el grupo anunció su vuelta el 31 de octubre de 2019, con un primer concierto en Los Angeles y fechas anunciadas para todo el mundo que, desgraciadamente, han sido víctima de las innumerables cancelaciones a causa de la pandemia mundial. En todo caso, “Danger Days: The True Lives Of The Fabulous Killjoys” supuso el fin de una era y se cumplen ya diez años desde su edición, así que rememoremos las aventuras de aquellos aventurados Killjoys y sus aliados.

¿Qué sucede en Battery City?

Aunque desde el grupo se afirmase que no se trataba de un álbum conceptual, el hilo conductor de muchas de las canciones hacía pensar que sí lo era. La prueba más clara es la introducción, el interludio y la penúltima pista. En todas ellas aparece el locutor de radio y DJ Dr. Death Defying, aliado de nuestros protagonistas, los Killjoys, y quien pone banda sonora a toda la lucha contra el sistema. Detrás del mismísimo Dr. Death Defying está Steve, Righ?,bajista de Mindless Self Indulgence (banda en la que toza Lyn-z, mujer de Gerard Way).

La introducción, “Look Alive, Sunshine”, nos pone en contexto: estamos en plena batalla, hay que estar preparados. Esta se une en una transición perfecta con “Na Na Na” (y sus múltiples Nas), una canción crítica con el sistema impuesto por Better Living Industries (BL/ind.), los malos de la historia y que se distancia, en lo musical, estilísticamente de lo que nos tenía la banda acostumbrados. Desde 2012, tras los “Grandes Incendios”, se hicieron con el control de la ciudad. Con su medicación, que promete eliminar todo tipo de sentimientos para hacer la vida mejor, mantienen sumisa a toda la ciudad.

Este videoclip y el de “SING” cuentan una aventura en dos partes. Durante el primero, nos presentan a los protagonistas: los Killjoys y la niña (The Girl), esta última un elemento clave en la historia. El vídeo acaba con el secuestro de la niña, y continúa con el de “SING”. A diferencia de “Na Na Na”, “SING” tiene un tono más esperanzador y no tan lleno de rabia. Nos anima a levantarnos y alzar la voz contra todo aquello que nos afecta de forma negativa. Por nosotros, por los que vienen y los que ya no están. El videoclip nos muestra el kamikaze plan de los Killjoys, que se adentran en BL/Ind. para rescatar a la niña, aunque esto les pueda suponer la muerte. Todos mueren en el intento (todo por ayudarse los unos a los otros, porque al fin y al cabo están juntos en esto). Al menos, la futura heroína de Battery City está a salvo: Dr. Death Defying, junto a otros aliados, consiguen rescatarla de una huida mortal. Los Killjoys se convierten en símbolos de la revolución, en la muestra de que la lucha será costosa, pero que los ideales siempre van por delante. Como BL/ind. dicen (y de lo que los Killjoys se apropian): las consecuencias son secundarias.

v

Una de las canciones con el doble significado más claro es “DESTROYA”. En los comics de “The True Lives Of The Fabulous Killjoys”, Destroya es un dios robótico creado por los robots que habitan en la ciudad. La canción está llena de fuerza e ira, ya que habla de cambiar el mundo desde los cimientos. El mensaje está claro: no le gustamos a BL/ind, pero ellos a nosotros tampoco. Toda esta narrativa es aplicable a la sociedad actual, puesto que es una llamada a la toma del poder por parte de los de abajo.

En cuanto al interludio (“Jet-Star And The Kobra Kid/Traffic Report”), este nos recuerda que no estamos escuchando un simple disco: seguimos en la post-apocalíptica California. Es un pequeño reporte que informa a los demás rebeldes de que estén alerta, ya que dos de los Killjoys (Jet-Star y Kobra Kid) han muerto. En la penúltima pista (“Goodnite, Dr. Death”), nuestro narrador se despide. Sabe que es el momento de huir: sus compañeros han perecido en plena batalla, y él puede ser el siguiente. Es por eso que anima a los oyentes a seguir adelante pase lo que pase, a que se apliquen ese “Keep running” que suena en “SING”. Se despide con el himno de Estados Unidos, tal y como se despedían las emisiones de televisión en los noventa. Aunque esta vez el himno es interrumpido por un fuerte sonido distorsionado al final, dando pie a la última pista del álbum.

Referencias e inspiraciones

“Danger Days: The True Lives Of The Fabulous Killjoys” también destaca por la gran cantidad de referencias que se hacen a otros artistas durante el disco. Un ejemplo de esto es “Bulletproof Heart”. Este tema estaba en la primera versión de un disco que no tenía nada que ver con el resultado final. Pero a la hora de escoger las canciones de “Danger Days”, sentían que esta no podía faltar (al fin y al cabo había sido la primera canción que hablaba sobre pistolas láseres y huir de la policía). En una entrevista de 2010, Way hablaba de la posibilidad de que Jenny, la protagonista femenina de la canción, fuera la misma Jenny a la que The Killers cantaban en su “Jenny Was A Friend Of Mine”. Otra canción llena de referencias es “Party Poison”, bautizada con el sobrenombre de Gerard Way. Este tema, al igual que “Planetary (GO!)”, tiene muy presente la cultura japonesa y el baile. Pero el baile con un toque sarcástico, porque la vida no es una fiesta. Este himno punk anti-partying está lleno de referencias a Iggy Pop (“Street walking cheetah with a Capital “G”), que podría referirse a la niña (The Girl) que rescatan de BL/ind., o al “Save Your Generation” de Jawbreaker (“We’d be killing ourselves by sleeping in”).

Eventos del pasado vividos por los miembros del grupo también sirvieron de inspiración. Un ejemplo de esto es “The Only Hope for Me Is You”. La canción muestra que los Killjoys saben que no son inmortales y se les plantean muchas dudas. Pero también es una oda a la amistad y el compañerismo: tú eres mi única esperanza, déjame ser también la tuya. Dejando de lado el universo de “Danger Days”, la canción también puede inspirarse en el atentado del 11-S. Habla de armas, de bombas, de gente cubierta por cenizas. El horror vivido en 2001 fue la inspiración de Gerard Way para crear un grupo, ya que trabajaba en una tienda de cómics cercana a las Torres Gemelas. De ahí nació la primera canción de la banda, “Skylines And Turnstiles”.

¿Y qué hay detrás de “Vampire Money”? La famosa canción anti-“Crepúsculo” empieza con Gerard dirigiéndose a sus compañeros, al igual que el grupo Sweet hacía en su clásico “Ballroom Blitz”. Durante la época del boom de las películas de “Crepúsculo”, al grupo se les pidió una canción para la película “Luna Nueva”. My Chemical Romance no querían tener nada que ver con esa historia romántica de vampiros. De ahí nació “Vampire Money”, una mofa a la nueva generación de vampiros que estaba invadiendo los cines.

Un disco lleno de cambios

Ya hemos comentado que “Danger Days” supuso muchos cambios para la formación estadounidense. Un ejemplo de ello es “Planetary (GO!)”, la primera canción cien por cien bailable de My Chemical Romance. La banda llevaba tiempo queriendo hacer algo así, pero no se atrevieron hasta su cuarto álbum de estudio. Fue el primer single del álbum con un clip (con claras influencias del j-pop) que mostraba al grupo sobre el escenario, dirigiendo una gran fiesta de Killjoys que tuvo lugar en Londres.

My Chemical Romance experimentaron en un disco que llegó a incluir una canción psicodélica, con cierto tono nostálgico y que escondía una amarga historia, “S/C/A/R/E/C/R/O/W”. Gerard Way explicaba que la canción habla de un escenario post guerra nuclear que debe ser endulzado para un niño junto al que estamos buscando refugio. Scarecrow, además, es la fuerza policial de Better Lives Industries, los “espantapájaros”, gente controlada por la corporación y que va en la búsqueda de los rebeldes Killjoys. Por su parte, Ray Toro explicaba que “S/C/A/R/E/C/R/O/W” mostraba el lado más artístico de My Chemical Romance, y que este era su “Lucy In The Sky With Diamonds”.

También hay lugar para lo personal

Decíamos antes que la banda apuntaba que no estábamos ante un disco conceptual. De ahí que también encajasen las canciones autobiográficas como “The Kids From Yesterday”, un tema lleno de nostalgia con el que My Chemical Romance miraban al pasado. De hecho, el videoclip de la canción –creado por una fan– rememora la carrera de My Chemical Romance. Para el menor de los hermanos Way, la canción funciona como una máquina del tiempo que te permite recordar detalles del pasado que creías olvidados. Para ellos, ser un “niño del ayer” suponía simplemente otra forma de aceptar ser adultos. La canción favorita del grupo, que difiere mucho de su sonido inicial, pero que se convirtió finalmente en un himno personal.

También “Summertime” se escapa de la narrativa del disco, siendo la canción más íntima escrita por Gerard Way. La pieza habla sobre la relación con su mujer, Lindsey “Lyn-z” Ann Way, y está llena de referencias a su vida juntos. La más clara se puede escuchar durante el estribillo, cuando Way le confiesa a su pareja que puede escaparse con él siempre que ella quiera. Al principio de la relación, en la gira de “Projekt Revolution”, la bajista de Mindless Self Indulgence se escribía en el brazo la frase “Run away with me”, mientras que Way le contestaba escribiéndose en su cuerpo “Anytime you want”. La canción, una oda al amor, es la forma que tiene Gerard de confesarle a la madre de su hija todas las cosas que le hace sentir.

Y no nos podemos olvidar de la novena pista del álbum, “Save Yourself, I’ll Hold Them Back”. Fue la canción que más vueltas dio. Después de desestimarla dos veces, la retomaron para convertirla en el agresivo y empoderante tema que es. Una letra que, al igual que su himno “Welcome To The Black Parade”, habla sobre seguir con vida, de no ser unas víctimas de la sociedad y enfrentarnos a todo aquello que nos oprime. “Because this ain’t a room full of suicides, we’re believers, I believe tonight” es la frase estrella que resume prácticamente la carrera y la relación de la banda con sus fans. Una canción bastante personal, que muestra al grupo y a su música como un apoyo incondicional.

El cómic: The True Lives Of The Fabulous Killjoys

La historia del álbum no se quedaría ahí. El alma creativa de Way sabía que tenía que llevarlo más allá. Es por eso que decidió crear un cómic que siguiera las aventuras de los Killjoys, pero esta vez, teniendo a la niña (The Girl) como protagonista. Lo escribió junto a Shaun Simon y lo ilustró Becky Cloonan. Si hubiera existido un tercer videoclip con los Killjoys como protagonistas, esta habría sido su trama. La historia sucede doce años después de lo visto en el videoclip de “SING”: los cuatro Killjoys han muerto y la adolescente The Girl conduce a su propio grupo de rebeldes para acabar con Better Living Industries.

El último número del cómic se publicó en 2014, pero el pasado mes de septiembre, Gerard Way anunció que habría una secuela, “The True Lives Of The Fabulous Killjoys: National Anthem”, que hablaría de los orígenes de los cuatro miembros. El primer número (de seis) se publicó el pasado 14 de octubre.

Diez años después, el universo de “Danger Days” y la lucha de sus protagonistas aún siguen en marcha. Y aunque, por suerte, no nos encontremos en ese mundo post-apocalíptico del que nos hablaba My Chemical Romance, con las noticias sobre su vuelta nos han devuelto la esperanza.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.