25.- Odio París

“Cenizas y flores”

(Mushroom Pillow)

(POP) Las sucesivas escuchas revelan todos los matices que el álbum es capaz de ofrecer a partir de un sonido ampliamente logrado, en el que la presencia de los sintetizadores delimita su aspecto analógico. “Cenizas y flores” es una entrega trabajada a conciencia a pesar de que incida con demasiada frecuencia en la misma dirección, apuntando a referentes evidentes como Los Planetas y Ride en una obcecación que resta algún punto a un conjunto, en cualquier caso, solvente y satisfactorio. Raul Julián

 


24.- El Último Vecino

“Voces”

(Canadá)

(POP) Tras la explosión de excitación que supuso “El Último Vecino” (13) en el underground pop catalán, Gerard Alegre y su banda se mantienen en una retaguardia que sabe apreciar estos nueve temas de pop de inspiración ochentas a medio camino entre The Drums, The Smiths y El Último de la Fila. Ernesto Bruno

 


23.- Butrön

“El legado de la barbarie”

(Varios sellos)

(PUNK) Mismas coordenadas, crust y powerviolence a toda hostia, pero un salto en todos los sentidos que se adivina nada más ver la portada de Bec Negre. La opresión y la violencia ejercidas por el Estado siguen siendo el eje temático del disco, aunque ahora dejan espacio a la introspección en temas como “Horizonte de sucesos”. Darío García Coto

 


22.- The Lazy Lies

“The Lazy Lies”

(Autoeditado)

(POP) Los nostálgicos de los sesenta están de suerte con este disco lleno de armonías vocales juguetonas resultado de la combinación de las voces extremadamente bien colocadas de Montse Bernad y Roger Gascón que se acompañan de líneas de bajo llenas de groove, riffs de guitarras eléctricas de doce cuerdas y un beat de Liverpool que apela a tus caderas sin piedad. Maria Fuster

 


21.- Barbott

“Curves”

(Hans/La Cúpula Music)

(ROCK) Tras los EP’s “Margarita” (13) y “Games For Two” (14), el quinteto barcelonés Barbott regresa con “Curves”, un disco en el que se fusionan arreglos electrónicos y ese sonido indie rock al que han sido fieles desde sus inicios. Un trabajo cocinado a fuego lento y que promete mayores logros en el futuro. Raquel Pagès

 


20.- Los Mambo Jambo

“Jambology”

(Buenritmo)

(ROCK) La necesidad de experimentar cosas nuevas y ampliar horizontes (sin pasarse, que nadie sufra) les han hecho a largarse a Euskadi a grabar este disco y a contar con la sorprendente producción de Jairo “Depedro” Zavala. Y la cosa funciona. Las siempre espléndidas composiciones suenan más que nunca como un todo, con un sonido compacto en el que cada instrumentista aporta su magia. Eduardo Izquierdo

 


19.- Paul Fuster

“Go/Between”

(Chesapik)

(ROCK) El imprevisible Paul Fuster tiene nuevo disco, “Go/Between”, que como casi siempre en su caso supone un nuevo cambio de rumbo en su carrera. Si en “Repte” (12) apostaba por el folk-rock en catalán ahora vuelve con un trabajo totalmente diferente, en inglés como lengua vehicular, y de curioso título. La de Fuster es una propuesta independiente y rupturista. Eduardo Iqzuierdo

 


18.- Univers

“Límit constant”

(Famèlic)

(POP) Tras “La pedregada” (12) y “L’estat natural” (14), la evolución del sonido Univers sigue en “Límit constant”, un trabajo, en parte inspirado en la obra del filósofo polaco Zygmunt Bauman, donde las cajas de ritmos cobran protagonismo. Es más, el disco se mira en el espejo de los primeros ochenta: la primera época de The Cure, en New Order y en el synth pop tenebroso de la era. Raul Julián


17.- Holy Bouncer

“Hippie Girl Lover”

(Autoeditado/Gran Sol)

(ROCK) El ingrediente secreto para la efervescencia de Holy Bouncer, al margen de una instrumentación más rica, es la aparición de la psicodelia, que igual mantiene ese genio rockandrollero con ADN clásico (“Wrong Raw Tongue, Rocks Wrong”) como se posa en el western (“Madeland”) o desata el espíritu soul (“Get Higher”). Así hasta completar un trabajo que ruge, emociona, incita a bailar… Kepa Arbizu

 


16.- Las Ruinas

“100& Maximum Heavy Pop”

(El Genio Equivocado)

(POP) Las Ruinas vuelven a la carga con su octavo álbum, el antepenúltimo antes de que el grupo, como prometió, llegue a la décima referencia y se disuelva. Las Ruinas suenan como si alguien hubiera irrumpido en un ensayo de The Kinks con una bolsa llena de Big Muffs y les hubiera dicho: “enchufaros a esto ya mismo”. Daniel Treviño