5.- Maria Arnal i Marcel Bagés

“Verbena”

(Autoeditado/Fina Estampa)

(FOLK) La cultura en creative commons. Eso es lo que han explotado hasta ahora Maria y Marcel (“Remescles, acoples i melismes”, en 2015, y este “Verbena”). Eso y hacer de lo sonoro un péndulo en equilibrio entre una voz secular y una guitarra descarnada. Cultura compartida, cantos orales y talento, sobre todo mucho talento. Yeray S. Iborra

 


4.- Delafé

“La Fuerza Irresistible”

(Warner)

(POP) El mayor valor de “La fuerza irresistible” es descubrirnos que, tras Delafé, hay bastante más sustancia de lo que sus sonrisas, sus bailoteos, sus proclamas al optimismo, su conffeti y sus corazones de papel de seda nos habían hecho creer. Muchos lo sabíamos, pero ha sido necesario este ampliación de su universo musical para que el resto lo tenga claro. Joan S. Luna

 


3.- It’s Not Not

“Fool The Wise”

(BCore)

(POST-PUNK) Ya les tenemos de vuelta. Acaso con un sonido más pulido y lustroso, It’s Not Not insisten en su vocación por llevar el post-hardcore a la pista de baile. Noble tarea que emprenden propusaldos por una sección rítmica que trota como un rinoceronte en celo, para acabar barnizándola en unas guitarras en éxtasis y juegos vocales en tonos fluorescentes. Oriol Rodríguez

 


2.- El Petit de Cal Eril

“La força”

(Bankrobber)

(PSICODELIA) Esta vez el nuevo trabajo de Joan Pons, “La força” tiene más de sus primeros largos que de su anterior álbum, “La figura del buit”, o de su predecesor, “Vol i Dol” (10). Textos alucinados pero sonoridad que transita el folk rural que lo encumbró, añadiendo psicodelia y gusto por la melodía. Y un final que es un principio: “L’adéu”. Yeray S. Iborra

 


1.- Power Burkas

“Llarga vida al tarannà”

(Famèlic/BCore)

(GARAGE) Power Burkas son una ola de frescura y reivindicación. Irreverentes y sin miedo, no dudan en decir lo que quieren en cada uno de sus temas. Ahora proponen un viaje cargado de adrenalina por catorce temas redondos en los que juegan con el punk, el garage, el rock descarado y las letras provocativas, todo con sorprendente solidez lo-fi. Mireia Bellido