Diez cosas que hemos aprendido con "Janis"
Especiales / Janis Joplin

Diez cosas que hemos aprendido con "Janis"

Paula Arantzazu Ruiz — 03-03-2016
Fotógrafo — Archivo

Janis fue la gran dama blanca del blues, salvaje y tierna a partes iguales, cuya desgarrada voz hacía honor a los malogrados vaivenes emocionales que sufrió antes de morir de sobredosis de heroína en octubre de 1970. Para muchos, Joplin era un torbellino de temperamento y energía, pero ya en vida nos recordó que la procesión iba por dentro: “En el escenario hago el amor a 25.000 personas diferentes. Luego me voy sola a casa”, llegó a decir en una entrevista la cantante. Ahora, el rockumental "Janis", firmado por Amy Berg y que se estrena el 4 de marzo de manera simultánea en cines e internet (Filmin, Yomvi, VodafoneOno y Wuaki), nos acerca a la figura de la intérprete de "Cry, Baby" a través de su perfil más íntimo y vulnerable. Esto es lo que hemos aprendido tras verlo.


1

 1.- Janis era buena estudiante durante los años del instituto...

Nacida en Port Arthur, Texas, en 1943, durante sus años de instituto era una estudiante brillante. Se unió a varios clubs de estudio (entre ellos, el Future Teachers of America), pero pronto abandonó todos ellos para convertirse en una rebelde de aspecto beatnick.

 

2

2.- ...Pero fue víctima de crueles burlas durante la adolescencia

A Joplin sus amigos la llamaban Pearl y con ese nombre tituló su último álbum que se publicó en 1970 póstumamente. Pero Janis no siempre tuvo el cariño de los que la rodeaban. En el instituto se metían con ella por su aspecto desaliñado y que nada tenía que ver con el de reina del baile de graduación que se estilaba por entonces, provocando en la insegura Janis un mar de interrogantes en torno a su presencia física. Esa fue una de las razones por las que la cantante abandonó la idea de seguir estudiando. En Austin, donde se matriculó en la universidad, los chavales de una fraternidad la nominaron en la dudosa competición de “el tío más feo del campus”. Janis ganó. Su hermana apunta en la película que “cada vez le resultaba más difícil encajar, ya que los tíos no paraban de molestarla por ser como era”. ¿La respuesta de Joplin? Hacer las maletas y marcharse a San Francisco.

 

3

3.- Su primera estancia en San Francisco fue un desengaño

Durante su primera visita a San Francisco, Janis se fue a vivir con una de sus primeras amantes, empezó a cantar en bares y se echó un novio que finalmente la dejó tirada cuando el compromiso de casarse iba mucho más que en serio. Descubrió que tenía otra esposa en casa. También para entonces comenzó a drogarse con asiduidad, de tal modo que sus padres, preocupados por ella, la convencieron para que regresara a Port Arthur. Ya recuperada y limpia, decidió volver a Frisco para retomar su pasión por la música. Su encuentro con los miembros de Big Brother and The Holding Company fue decisivo y durante los tres años que compartieron escenario Janis se sintió por fin en familia. A pesar de que se granjeó el éxito con sus otras bandas, The Kosmic Blues Band y The Full Tilt Boogie Band, llegó a lamentar haber dejado a su primer grupo para emprender una carrera en solitario.

 

4

4.- Su incendiaria actuación en Monterey Pop Festival fue el detonante de su posterior éxito

Cuando Joplin se coronó como la gran dama del grito despedazado en el festival de Monterey Pop de 1967, compartiendo cartel ni más ni menos que con Otis Redding o The Who, ya era una cantante bastante conocida para el público, aunque esa actuación la catapultó hacia el estrellato. Todos sus compañeros de escenario se quedaron rendidos ante su honestidad como solista y su talento para atrapar a los espectadores sólo con su voz.

 

5

5.- Y pisó dos veces el escenario de ese festival

La razón se debe a que la primera actuación no quedó grabada. El festival estaba siendo registrado por D. A. Pennebaker y los miembros de Big Brother se opusieron a ser filmados por un tipo que no provenía de la escena de San Francisco. Cuando Janis se enteró de que su concierto no pasaría a la posteridad, y no precisamente por falta de méritos, insistió de tal modo que al día siguiente volvieron a actuar. Ese concierto es una de las joyas del rockumental de Pennebaker: el momento en que el cineasta enfoca entre el público para descubrirnos el rostro de Mama Cass, de The Mamas and the Papas, emocionada escuchando "Ball And Chain" ha pasado a la historia del género.

 

6

6.- Janis no se drogaba antes de los conciertos

Pese a que es de sobras conocida la adicción de Janis a la heroína, en el documental se subraya que la artista no se drogaba antes de los conciertos, pero sí una vez el bolo había terminado. Así lo asegura uno de sus compañeros de Big Brother: “No solía drogarse antes de comenzar a tocar porque a ella le preocupaba estar en plena forma. No era el tipo de energía que buscaba para antes de cantar”. Aun y así, vemos un concierto en el que Janis aparece bastante zombi y se nos cuenta que fue “presionada” por Peggy Casserta, su amante de entonces. También escuchamos a Caserta defenderse: “Nos drogábamos para divertirnos y se le fue de las manos”.

 

7

7.- Dick Cavett y Joplin flirtearon (y a lo mejor algo más)

Dick Cavett era el amo de las noches televisivas estadounidenses con su talk show en ABC y en el documental de Amy Berg hay varias escenas de las tres visitas de Janis a su programa. A pesar de que cada uno pertenecía a mundos distintos, la química entre ellos es palpable. Pero, ¿llegó a más ese flirteó catódico? En la película, el propio Cavett se atreve a seguir alimentando la leyenda: “Es probable o no que acabáramos..., intimando. Mi memoria es muy mala”. Un poco más adelante recuerda cómo le preguntó a Janis si había vuelto a las drogas y ella le respondió: “¿A quién le importa?.

 

8

8.- Cumplió el sueño de todo nerd americano: regresar al instituto convertida en una estrella

En 1970 Janis regresó a Port Arthur para asistir a la reunión de ex alumnos de su promoción. Se atavió con sus mejores boas y se cubrió de terciopelo a la espera de que sus antiguos compañeros reconocieran su talento y le pidieran perdón por haberla tratado tan mal en el pasado. En realidad, como recuerda su hermana, el rock and roll era algo que les quedaba muy lejos y tampoco se dejaron impresionar mucho. Al menos delante de ella. Como premio, le dieron un neumático por haber viajado desde tan lejos a la celebración.

 

9

9.- Alcanzó su primer número 1 con "Me And Bobby Mcgee" tras su muerte

Joplin fue muy popular durante sus años en activo, pero su primer éxito comercial fue póstumo: "Me And Bobby Mcgee", escrita por Kris Kristofferson e interpretada originalmente por el cantante country Roger Miller, alcanzó el número uno del Billboard en 1971, un año después de la muerte de la cantante. Se convirtió además en el segundo single que alcanzaba el top de los charts póstumamente tras el clásico de Otis Redding "Sitting On The Dock Of The Bay".

 

10

10.- Pink y Juliette Lewis confiesan la influencia de Joplin

Aunque nos hubieran gustado más testimonios sobre el legado de Janis, en los créditos vemos a Pink y Juliette Lewis dar su opinión sobre la importancia de la artista en el rock and roll actual. “Las mujeres eran más cobardes que ahora. Y Janis no tenía miedo a mostrar su dolor y su verdad. Esa actitud es lo que más me ha influido de ella, verla y pensar que no necesito a nadie para ser yo misma”, asegura Pink. Lewis, por su parte, explica: “Actuar como ella lo hacía, cantando esas canciones, y sentir que no hay nada de embustero en esas letras, es como si estuvieras fustigándote en el escenario y dejándote literalmente la piel”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.