El músico británico Steven Wilson ha utilizado a Greta Van Fleet, básicamente, como ejemplo de todo lo negativo de la industria musical.

Greta Van Fleet son una banda con un éxito comercial indiscutible, como demuestra su capacidad para llenar estadios. Pero muchos, tanto a nivel de público como de prensa, han denunciado las carencias y la falta de originalidad de un grupo que, más allá de enmarcarse en el hard rock setentero, parece centrarse en imitar única y exclusivamente a Led Zeppelin. Steven Wilson está entre estos últinos, y no se ha dejado nada en el tintero a la hora de hablar sobre ello.

En una entrevista para el podcast danés myROCK el líder de Porcupine Tree comienza a hablar del cuarteto, dentro de un comentario más amplio sobre la industria musical, afirmando que “creo que son terribles. Creo que son una broma. Pero son un ejemplo de banda, porque son muy jóvenes, parecen una boy band, y tocan esta imitación de Led Zeppelin mierdosa y de tercera fila. Pero son guapos y han tenido toda la ayuda de los medios, la maquinaria comercial tras ellos, y han sido capaces de llegar a una audiencia masiva casi de un día para otro tocando música de tercera fila. Y no creo, ni por un momento, que nadie vaya a recordar quiénes son dentro de diez años”. Continúa llevando el tema a su propia carrera, declarando que “no soy naif. Entiendo que buena parte de la industria está basada en ser joven, guapo, tener la imagen adecuada y todo eso. Y no nunca he tenido ninguna de esas cosas”. Según Wilson, esa es una de las razones por las que la prensa ha sido “ligeramente reticente” con su trabajo.

Greta Van Fleet, precisamente, ocupaban titulares hace muy poco por el aplazamiento de su gira europea, comunicado el mismo día en que iba a arrancar en Barcelona. Steven Wilson, por su parte, vive un momento dulce gracias a “To The Bone”, el disco mejor recibido comercialmente de su carrera.