Instrumentistas y cantantes ahora tienen la oportunidad de progresar y aprender diferentes conocimientos de interpretación, creación, producción y comercialización con el grado de ESART.

Que el panorama musical a día de hoy está en constante cambio es un hecho totalmente probado. Pero en contraposición, la educación superior de música en España hace lo contrario. Son solo los conservatorios superiores dirigidos a la interpretación del instrumento los que otorgan titulaciones de música superior. Por eso aparecen propuestas como la de ESART, un grado de música, expedido por la Bath Spa University, que tiene la voluntad de formar a los nuevos músicos en las dinámicas de la formación en la industria musical, la autoedición de música y en distintos aspectos de tecnología musical, producción, mezcla y mastering, entre otras disciplinas.

Las clases que ofrece ESART giran en torno a la creación y la interpretación. Songwriting, Composición, Tecnología Musical o Instrumento para ofrecer una formación musical sólida. Pero por otro lado, como ya se decía, también se forma en Industria Musical, Producción de Eventos o Desarrollo Profesional. Y además también dando un gran abanico de estilos dentro de la música popular.

Un tema muy importante que siempre preocupa a un estudiante cuando termina la carrera es el “y ahora qué”. En el caso de ESART, muchos estudiantes al terminar sus estudios siguen sus proyectos con sus bandas. Pero también hay otros que trabajan para sellos discográficos, organizan festivales o se dedican a producir a otros artistas, entre muchas otras opciones profesionales.