En 2014 se publicaba De asuntos perros, primer EP de Los Duques de Monterrey con Indy Tumbita y Linda Lamarr (Thee Tumbitas, Pedrito Diablo & Los Cadáveras,…) al frente.  El pasado mes de abril salía a la luz un nuevo compendio de corridos del noroeste bajo el título de Chili con grelos. Entre tanto una sentencia judicial ordena retirar de la circulación el libro Fariña y se estrena una tele-serie basada en este relato escrito por Nacho Carretero que retrata un tiempo  y un lugar.

-Al volver a escuchar El corrido de Don Pedro me resulta inevitable preguntaros por la exitosa serie de TV; ¿la estáis viendo?, ¿qué os parece?

Hemos visto algo y los actores están geniales. Hasta el punto que el acento das Rías Baixas se ha convertido en lo más “in” a pesar de que en España siempre se ha sido más del estilo “Xan Das Bolas”. Las historias que ahí aparecen son iguales  a las que se narran en nuestras canciones por eso es muy acertada la banda sonora, a base de Ferreiro, y otras viejas glorias de los 80. Si saliese lo nuestro sería redundante.

– Tal vez fuese Víctor Coyote el primer artista “indie” español que con aquella canción titulada 300 kilos reivindicaba la conexión hispano-latinoamericana. Vosotros habláis ahora de los corridos del Noroeste, contadnos algo más sobre ellos.

Me alegra que cites a Victor Coyote al que siempre hacemos un guiño en nuestros conciertos. Con él compartimos esa concepción pangalaicoamericana de la música. Parece que Galicia tiene más que ver con Portugal y América que con el resto del estado. De hecho la ciudad más grande de  Galicia es Buenos Aires. Los corridos del noroeste o corridos de batea son nuestra interpretación particular de la realidad gallega a ritmo de la música norteña mexicana.

 La influencia de los narcocorridos en vuestras composiciones es evidente pero el sonido tex-mex  parece que también deja poso  ¿Creéis importante señalar las referencias?  

Las referencias en Duques son vastas y variadas y no siempre relacionadas con la música. El objeto de atención es la realidad de nuestra tierra reflejada aquí en asuntos de narcotráfico  que siempre son más vistosos, pero que a la vez encierran la misma perversión que el chantaje a los ganaderos o el clientelismo de los caciques. Nos inspira Velázquez, que finge retratar al monarca de manera neutral cuando  realmente el cuadro contiene más mensaje. Igualmente influyente sería Bertold Brecht y su teatro distante, Buñuel y sus contradicciones, Chavela Vargas y no Paquita, demasiado chabacana, las poses de María Félix o Yma Summac, el marxismo, Beiras y Fraga, Trostky y Mercader, Frida Kahlo y Maruja Mallo y todo el rock que nos ha acompañado a lo largo de nuestras vidas, querido Elvis, queridos Cramps, queridos Ramones, queridos Pistols o queridos Lobos. Paro aquí u ocuparía el espacio de varios Mondo Sonoros.

– Me pregunto a qué sabe el “Chili con grelos”, ¿combina bien el sabor gallego con el mexicano?

El maridaje del amargor de nuestro grelo con la acidez de los sabores cítricos de la comida mejicana resulta perfecto. Si a esto unimos la conjunción del aguardiente de hierbas y el mezcal o tequila pueden saltar chispas. Por no hablar del chile de Padrón, la filloa con guacamole, o el Chapo Miñancos.

-Los arreglos de las canciones están hechos con detalle, ajustados a un sonido que no pierde la pegada del rock and roll pero dentro de los cauces característicos de las rancheras, ¿os resultó complejo desarrollar este paso?

Nosotros somos Rock And Roll macarra cien por cien y aunque algún día, esperemos que muy lejano, se nos diera por montar una banda de Free Jazz se notarían a leguas nuestras raíces. La guitarra siempre lejos de los sobacos y el volumen al once. No hay más.

-Toda la imaginería que rodea al grupo, desde las fotos promocionales a la portada del disco, pasando por vuestro vestuario en escena, está muy ligada a la tradición visual mexicana. ¿Es este  un elemento importante para Los Duques de Monterrey?

Por supuesto que lo es, a través de la estética se inocula el germen de la ideología y una vez propagada la infección, el público toma partido. No hay moralina en los Duques ni tampoco exaltación del narco, sólo exposición de hechos reales de los que cada cual extraerá su conclusión.

De la dirección, guión, fotografía, estilismo, montaje, y postproducción  del vídeoclip de A Santa Compaña se han encargado Linda Lamarr, Paco Serén, Indy Tumbita y Alberto S. Lozano. El maquillaje corresponde a Noa García y el audio a Eclipsis Estudios. El elenco de actores y actrices participantes lo componen Beatriz Taboada, Iria Pinheiro, María Llauger, Laura Valladares, Dani Valladares, Roberto Suzuka, Charlie Bass.

Los Duques de Monterrey son Andrés Cunha, Charlie Bass, Alberto Sánchez, Paco Serén, Indy Tumbita, y Linda Lamarr.