Editada por el realizador José Luis Ducid, la versión audiovisual de “Ni un alma en el cielo” sintoniza con el molde musical que distingue las conmovedoras canciones presentes en el  primer trabajo de Electra.

La localización elegida para el rodaje, el interior de un local devastado por el fuego, y la imponente presencia de Alvaro Dorda, cantante y frontman del grupo, han logrado materializar el tono sombrío que envuelve esta composición donde resuenan ecos de Corcobado y Birthday Party.

A continuación reproducimos la entrevista publicada el pasado mes de noviembre en la edición Impresa Galicia – Castilla y León,  con motivo de la publicación de su disco “Duelos y Quebrantos”  (2018)

Kozmic Muffin, Mandrágoras y Ultracuerpos; estos son los nombres de algunos legendarios grupos del underground coruñés de los años noventa donde militaron Enrique Otero, Miguel Martínez, Alvaro Dorda y Ramón Alonso, los músicos que, capitaneados por Pablo Rega, ahora dan vida a Electra. Con este último nos ponemos al habla para conocer más sobre el nuevo proyecto.

Desde hace años estás envuelto en proyectos musicales de corte experimental y formatos dispares, ¿Qué razones te han llevado ahora poner en marcha una banda de rock?
La vida. En este caso coincide con mi regreso después de casi quince años a  A Coruña, mi ciudad natal, en medio de circunstancias personales especiales. Regresar no ha sido fácil, me ha hecho mirar al pasado, remover cosas y encontré algo que quería contar. Soy muy coherente con esto. El lenguaje era obvio, yo empecé en la música aquí tocando rock y la banda son músicos de rock de mi quinta.

Las canciones seleccionadas para “Duelos y quebrantos” ya estaban compuestas con anterioridad o han ido tomando forma a partir de los ensayos?
Los temas se han ido haciendo lentamente con la banda, tienes algo que contar pero has de dar con la fórmula. He aprendido a hacer canciones otra vez, a intentar ser más conciso y trabajar para un cantante, cosas que cuando has estado tantos años haciendo música instrumental e improvisación se te olvidan. Nunca había asumido el papel de letrista, que comparto con Alvaro Dorda en este proyecto, con lo cual ha sido un viaje largo pero emocionante

Para la elaboración del sonido del grupo, ¿teníais el de otros artistas cómo referencia o ha sido un trabajo más minucioso?
Bueno, los músicos de la banda tienen su sonido muy cuidado y definido, esto ha hecho más fácil todo. Sí que hay referencias de otros artistas pero a la vez he descubierto cosas nuevas que me han influenciado y enriquecido el viaje. Tengo un background musical muy raro y disperso, me he perdido muchas cosas.

¿Cuáles consideras las aportaciones más destacadas de cada músico a la hora de definir vuestro estilo?
Pues todas, primero por el tiempo y el cariño que le han dedicado. Por haberme apoyado desde el principio y atreverse a una nueva aventura. Esto es una auto-producción, no es por dinero. Álvaro nunca había cantado en castellano. Se han involucrado y quiero pensar que hemos compartido esto y lo han hecho suyo. Mi forma de trabajar con los músicos en general es muy personal, les pido lo que son y si puedo algo más, soy muy pesado y muy manías, pero sé escuchar.