El cuarteto barcelonés presenta un arrebatador disco de guitarras indie rock

Después de estrenar “Missing Flame” y “Benicàssim ’97” por fin llega la hora de escuchar completo el disco de debut del cuarteto barcelonés Black Islands, una formación que apuesta por el indie rock de guitarras y la energía sin limitaciones. Una de las recomendaciones especiales de esta temporada.

Bajo el player puedes leer también los comentarios canción a canción del propio grupo.

Black Islands comentan su disco tema por tema:

La idea era buscar un sonido lo más fiel posible al directo, sin filtros ni súper reverberaciones de voz. Creímos que Santi García podría entender bien estas canciones. Y así fue. De hecho, no hizo falta explicar casi nada, agachó la cabeza, empezó a colocar micros, subir y bajar potenciómetros y aquello empezó a coger forma. La verdad es que fue muy agradable y muy fácil trabajar con él, y con su hermano Víctor García. Aparte, los últimos días de grabación tuvimos la suerte de contar con la ayuda de Eli Molina de Fighter Pillow (Hang The DJ) y de Rick Froberg de Drive Like Jehu/Obits (Sub Pop). Aunque no todo fue grabar. En los ratos libres aprovechamos para hacer el ‘chorra’ y liberar tensiones. Y ya que estaban estos de visita por el estudio, de vez en cuando Pedro se escapaba al Mercadona a por botellas de Pacharán del más chungo que había, y claro, la cosa a veces acababa desvariando.

Missing Flame

Detrás de esta canción no hay más que ganas de que caiga una jodida tormenta y se lleve a muchos de los que dicen representarnos, aquí y fuera de este país. Todos estos años de rabia y frustración acumulada por las incesantes corruptelas han conseguido que al menos tengamos todos ganas de que cambien las reglas de juego de una vez por todas.

Lonely Nights
La rebeldía es una seña de identidad de la adolescencia. Parece que en estas edades exista una necesidad constante de desafiar todas las normas y en algunos casos superando lo límites de lo intolerable. Esta canción se escribió pensando en esa rabia y en la soledad que le viene a uno después de la tormenta. Una rabia que con los años se suele ir transformando en verguenza, sobre todo al descubrir que tus padres a veces se sienten más solos que tú.

Wine
Vivir en un pequeño y precioso pueblo en las montañas puede ser muy bucólico, pero hay momentos en los que puede convertirse en un ladrillazo espectacular. Sobre todo si sientes la necesidad de averiguar qué se cuece al otro lado del río. Para un adolescente, este sentimiento se puede acabar elevando a la quinta potencia. Llanamente, esto va de alcoholizarse con vino y whisky a los quince.

Rage
Es un epitafio a mi padre.

Jack K
Uno quiere que le quieran, y más cuando se acerca su hora. Sentirse aislado y solo en los últimos momentos de tu vida resulta terrorífico y ese miedo es una mina para componer canciones. Kerouac lo retrata perfectamente en sus diarios.

Frank Whitaker

Está inspirada en el personaje principal de la película “Lejos del cielo” de Todd Haynes. Se trata de un atractivo empresario americano de los cincuenta que intenta en todo momento proyectar una imagen de éxito en una sociedad de lo más puritana, mientras su vida familiar poco a poco se va desmoronando. Spoiler alert! El protagonista se acaba enrollando con chavalitos a escondidas mientras su estupenda mujer se lo monta con su jardinero de color (negro).

Kim
Pocas cosas hay más sexy e hipnotizantes que ver a Kim Gordon tocar el bajo con su ex-grupo. Había que
inmortalizar esa sensación de alguna manera. Es una declaración de amor.

Político X
La recuperación económica no existe. La recuperación son “los padres”. El país se desmorona y el político de turno nos pone la zanahoria cada vez más lejos. Y ésto es extrapolable a cualquier país que también esté endeudado hasta las trancas. Podríamos hacer un disco entero dedicado a este tema. Aunque tal y como esta todo, si lo hiciésemos acabaría sonando a grindcore.

Icon’s Lover

Creo que una de las películas que más veces hemos visto es “El crepúsculo de los dioses”, de Billy Wilder. Nos fascina ver una gran estrella del cine mudo recluida en su decadente mansión viviendo una realidad virtual en la que aun tiene esperanzas de revivir sus años de gloria. Ojalá pudiésemos conocer y hablar con esta
mujer. Mientras tanto nos conformaremos con hacerle preguntas en forma de canción.

Benicàssim ‘97

Desde que vimos a Ajo recitar, con Nacho Mastretta al piano, sus demoledores micropoemas en una antigua edición del BAM, se puede decir que nos hemos vuelto fans de esta mujer. De vez en cuando recordamos en el local algunos de sus frases más punk. No sé cómo, pero un día hablando de ella, acabamos recordando un montón de bandas de la década de los noventa que nos volvían locos y que ya habían desaparecido. Con ello salió el tema de la catastrófica edición del festival de Benicàssim en la que se produjo el famoso colapso del escenario donde tocaban Urusei Yatsura. Nos emocionamos tanto hablando de todo esto que acabamos creando nuestro particular y humilde homenaje a la gran micropoetisa Ajo y a todas esa bandas que infelizmente ya no volveremos a ver en un escenario.